La sorpresiva maniobra que usó el Gobierno para ayudar a contener al dólar

El Ministerio de Finanzas licitó BOTE, bonos del Tesoro en pesos a tasa fija
El Ministerio de Finanzas licitó BOTE, bonos del Tesoro en pesos a tasa fija Fuente: Télam
Sofía Diamante
(0)
15 de mayo de 2018  • 16:41

La administración de Mauricio Macri jugó hoy una carta sorpresiva para contener la escalada del dólar en el marco de otras medidas que desplegó en la misma dirección.

El mismo día del megavencimiento de Lebac, las letras del Banco Central (BCRA), el Gobierno salió a licitar bonos del Tesoro Nacional en pesos (Bote) a tasa fija con vencimientos a cinco y ocho años, y logró aumentar la oferta de dólares con el ingreso de capitales extranjeros.

Qué son las Lebacs y por qué influyen en la cotización del dólar

1:01
Video

El Ministerio de Finanzas había anunciado al mediodía la reapertura de los Bote con tasa fija de 16% anual para el bono que vence en 2023 y con tasa de 15,50% para el de 2026, y una duración de la licitación de solo cuatro horas: desde las 13 a las 17 de hoy. La jugada le salió bien al Gobierno que recaudó en total $73.250 millones: $36.872 millones para el bono con vencimiento en 2023 a una tasa final de 20% y $36.378 millones para el de 2026 con tasa a 19%.

El llamado a licitación fue sorpresivo en el mercado, ya que no estaba marcado en el calendario como generalmente anuncia con anticipación el ministerio que dirige Luis Caputo . Por ejemplo, Finanzas tiene ya anunciado los próximos vencimientos y renovaciones de los Letes, los bonos del Tesoro en dólares. Los no residentes, a diferencia de con las Lebac, no pagan renta financiera por comprar estos títulos.

"Quiero destacar que pudimos hacer la licitación en lo que fue el peor día para los mercados emergentes", dijo Caputo, hoy en conferencia de prensa, en relación con la suba del rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años por arriba del 3%, lo que hace más atractivo este activo y limita la liquidez de capital internacional. "No es común ver algo así", agregó.

Asimismo, el ministro indicó que dependiendo de las negociaciones con el FMI, el Gobierno no necesitará buscar financiamiento externo en 2019. Para este año, Caputo ya había confirmado que no buscaría más deuda en el extranjero.

"Ya nos prefinanciamos en los dos primeros meses del año y evitamos una mayor turbulencia. El resultado de la licitación muestra que había financiamiento para el país: emitimos un bono en pesos a largo plazo, no es que fue en dólares y a corto plazo. Es una muestra más de la confianza que imprime el presidente Macri", indicó.

Al momento, con una inflación anual de más del 22%, la tasa fija a 19% tiene un rendimiento negativo. Sin embargo, dejaría un rédito cada vez más interesante si la Argentina alcanza una inflación menor a ese número por el tiempo de duración del bono.

Uno de los fondos de inversión qué más dólares desembolsó para la compra de bonos fue BlackRock, la gestora de activos más grande del mundo, que en noviembre pasado se reunió con el presidente Mauricio Macri en Nueva York. Otro fondo fue Templeton, que administra activos por US$770.000 millones y que comenzó a operar en el país el 28 de febrero pasado.

Caputo dijo que si bien no pueden saber cuánto de los inversores son extranjeros, ya que la compra de bonos se hace a través de bancos locales, el ministro aseguró que no hubo participación de entes del sector público.

"Los Bote son bonos sin liquidez de tasa fija en pesos de duración larga. Los compran solamente fondos de afuera, que tratan de hacer carry trade de corto plazo, pero están expuestos a un riesgo más fuerte porque son bonos de larga duración", dice Federico Furiase, director del estudio Eco-Go.

El mecanismo de carry trade es usado por l os inversores y especuladores financieros que venden divisas (dólares), compran pesos y luego los invierten en bonos para aprovechar las altas tasas que ofrecen estos títulos, mientras se mantiene el tipo de cambio.

"Fue una artillería fina de Caputo que lanzó la licitación de bonos en pesos una vez que el mercado entendió que tenía un techo de corto plazo con el dólar a $25. De esta manera, buscó incentivar la entrada de fondos de afuera, como de BlackRock y Templeton, para cambiar los dólares por pesos, bajar la tensión cambiaria en medio de la situación de Lebac y entrar en los BOTE", agregó Furiase.

Por su parte, Mariano Sardáns, CEO y Fundador de FDI, indicó que es "fantástico que el Ministerio de Finanzas haya sacado esta licitación de la galera". "No estaba en agenda la reapertura de tasa de emisiones. Últimamente habían estado muy castigados estos bonos. La licitación ayudó a bajar el tipo de cambio, sumado a la recolocación de Lebac que fue un éxito también", dijo.

"Podría ser el fin de la histeria del mercado de lo que fue una crisis cambiaria, que también repercutió en los bonos argentinos. Generalmente la gente no distingue mucho y confunde una crisis cambiara, que se arregla con reservas, tasas y tiempo, con crisis en todo", agregó

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.