Gang of Four, el post-punk en estado puro

La legendaria banda inglesa hizo un alegato estético y ético aún vigente
La legendaria banda inglesa hizo un alegato estético y ético aún vigente Crédito: José Navarro
José Navarro
(0)
16 de mayo de 2018  

Los pedazos de guitarras desperdigados sobre el escenario de Niceto fueron el epílogo perfecto de la primera visita de Gang of Four a la Argentina. Recordemos: Leeds, Inglaterra, finales de los años 70, simbología comunista y colores teñidos de tonos rojizos se mezclan para dar forma a un producto que años después sería utilizado por generaciones de músicos ávidos de encontrar una vía de expresión en la que la exploración cuasi antropológica sería una norma. El pasado está ahí. Hiriente, luminoso. Y hay que tenerlo en cuenta.

Hoy, Gang of Four sigue pisando escenarios a pesar que de solo queda el guitarrista y compositor Andy Gill de sus miembros originales, tras la partida de Jon King -el cantante original- hace un par de años. Es indudable que ante ese elemento cuasi decisivo, las sospechas sobre el recital se elevaran por encima de los recuerdos y las citas notables. En consecuencia, el resultado final ya de por sí sería convincente a medias. La relectura de los clásicos de la banda como "Not great men" o "Damaged goods" obligaron al público a un viaje mental. La base de batería y bajo aún suena contundente, sólida. El cantante, el joven John Sterry, hace sus mejores esfuerzos de impostación y energía, pero en algunos momentos, justamente eso, le jugó un poco en contra e hizo que el fantasma de King sobrevolase peligrosamente el escenario.

Un capítulo aparte fue el trabajo de Andy Gill. Armado (nunca mejor utilizado este término) con un set de cuatro guitarras, una de las cuales la destrozó en el primer tema, supo no solo llevar a la banda a un puerto seguro y demostrar in situ que las navajas filosas que escupen sus seis cuerdas están presentes, sin pretenciones, sin solos egocéntricos, ni nada que agregar. Durante el show pudo identificarse sin mucho esfuerzo la gran influencia que tuvo Gang of Four en las escenas musicales posteriores y logró transportar al público por una hora y media a ese lugar común donde supuestamente los valores estéticos y éticos eran diferentes. Las cáusticas letras que acompañan los embates musicales de la banda quizá quedaron en un segundo plano, pero su vigencia es indiscutible. Y un recordatorio lúcido, que allá por 1979, el mundo aún quedaba lejos. Al menos para nosotros.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.