Ángel Correa. Un aporte constante, al servicio del Atlético cuando el Cholo lo necesite

Ángel Correa, una de las cartas ganadoras de Simeone
Ángel Correa, una de las cartas ganadoras de Simeone Fuente: LA NACION
Claudio Mauri
(0)
16 de mayo de 2018  

El argentino más influyente en el Atlético de Madrid no está dentro de la cancha, sino afuera, elucubrando planteos y contagiando pasión y compromiso. El buen suceso del Aleti en los últimos seis años y medio se explican y justifican en Diego Simeone. La exigencia del Cholo no hace concesiones conlos compatriotas. A lo largo de la temporada se fueron el que perdió lugar en la formación (Augusto Fernández, luego de un par de lesiones importantes) y los que nunca lograron afianzarse (Luciano Vietto y Nicolás Gaitán).

Quedan el arquero Axel Werner, suplente que no le hace sombra al imponente Oblak, y Ángel Correa (23 años), que en su tercera temporada va en camino a establecerse como un fijo en la alineación, tras ser una pieza valiosa a tiempo parcial en varios partidos. Lo que suele catalogarse como un revulsivo. De acuerdo con datos de Bwin, sus campañas en España registran 10 goles ingresando desde el banco; ocho de ellos sirvieron para que el Atlético sumara de a tres puntos. En ese rubro específico supera el aporte de una leyenda como Fernando Torres, que contribuyó con nueve tantos desde la suplencia. En el curso 2017/18 contabiliza 2657 minutos en 46 encuentros oficiales (promedio de 57 minutos por cotejo)

El perfil futbolístico de Correa no admite el encasillamiento: tiene gol, pero no vive de él ni es un especialista; también puede desequilibrar por velocidad y gambeta. Y con Simeone agregó la cuota de sacrificio de la que nadie puede renegar.

La dupla de ataque tiene nombres propios de peso en Antoine Griezmann y Diego Costa. Por la derecha, Correa muchas veces es el más ofensivo de la línea de cuatro volantes, que hoy se completaría con Koke, Gabi y Saúl.

En este temporada acumula nueves goles y ocho asistencias. Participó en los 14 cotejos del Atlético en las copas europas (seis por Champions y ocho por League), pero solo completó los 90 minutos frente a Qarabag y Lokomotiv (marcó un gol en el 5-1 por los 8os de final).

En la Copa Libertadores que San Lorenzo ganó en 2014 estuvo hasta los cuartos de final. Después del Mundial de Brasil, Atlético se lo llevó por 5,6 millones de euros. La revisación médica de rigor por la transferencia reveló una insuficiencia cardíaca que obligó a una operación. Un duro golpe a una carrera deportiva que había tenido origen en una infancia con carencias y riesgos en la villa Las Flores, de Rosario. Allí, en el club Alianza Sport, lo descubrió Jorge García antes de que cumpliera 12 años. "Vivía muy precariamente en la villa, algo de lo que nunca renegó. La pensión de San Lorenzo no era muy confortable, pero le iba a servir para salir del barrio. Juró que salvaría económicamente a su familia y va en camino de ello", agregó García.

Hace un tiempo, Simeone lo elogió: "Es un futbolista diferente para los últimos metros. Gira muy bien en las cercanías del área, ahí es muy peligroso. Tiene visión de juego, sobre todo en espacios reducidos, y cuenta con la desfachatez y rebeldía necesarias".

También le dio un toque de atención hace poco, como para que no se estanque: "Angelito es una ilusión continua, pero necesitamos que dé un paso más". Correa asume el desafío: "Simeone exige mucho, tuve que mejorar tácticamente". Y aprendió a estar al servicio para cuando se lo necesite, como se lo reclama un equipo en el que lo colectivo está por delante de todo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.