América Latina, con posturas divididas

Por ahora solo Guatemala y Paraguay trasladarán sus embajadas a Jerusalén; podría sumarse Honduras
(0)
16 de mayo de 2018  

MONTEVIDEO (AFP).- Mantener su embajada en Tel Aviv o trasladarla a Jerusalén. Los países de América Latina quedaron descolocados tras la polémica decisión de Estados Unidos de mudar su representación diplomática a la ciudad santa.

Donald Trump reconoció en diciembre a Jerusalén como capital de Israel y anteayer trasladó allí su embajada, lo que derivó en la jornada más violenta en la Franja de Gaza desde 2014, con 52 palestinos muertos por los disparos de los soldados israelíes.

Dos países latinoamericanos, por ahora, pretenden seguir los pasos de Trump. Guatemala, con su presidente Jimmy Morales a la cabeza, instalará su embajada en la ciudad santa hoy. Morales llegó ayer a Israel acompañado por su esposa, Patricia Marroquín, y por varios ministros de su gobierno, para una visita oficial de dos días.

Paraguay también anunció que iba a trasladar este mes su embajada a Jerusalén, pero ayer el presidente electo, el oficialista Mario Abdo Benítez, dijo que la decisión iba a ser analizada con "madurez" por su equipo de gobierno, porque se trató de "una decisión que no se consultó" con su sector y fue tomada hace una semana por el todavía mandatario Horacio Cartes.

¿Cómo explicar estas decisiones? "Es una acción servilista de un presidente [Morales] que definitivamente está con las manos atadas frente a la política exterior" de Estados Unidos, afirma Marcio Palacios, director de la escuela de Ciencias Políticas en la Universidad de San Carlos, en Guatemala.

El hecho de que el jefe del Estado sea evangelista también pesa según Palacios, que se lamenta de "que el presidente Morales no haga una separación entre lo que representa y lo que cree [en religión]".

Los evangelistas, según uno de sus dogmas, quieren ver a los judíos reconstruir su templo en Jerusalén, lo que debería facilitar el regreso de Cristo.

La decisión de Morales también puede verse como un gesto de apoyo a Washington, tras haber recibido acusaciones de la Justicia de su país y de una misión antimafias de la ONU de haber financiado ilegalmente su campaña presidencial.

Guatemala y Paraguay "siguen la agenda de Estados Unidos. Mientras más débiles son, más presionados se encuentran", resume Patricio Navia, asesor académico del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal).

¿Podrían seguir otros países el ejemplo de Guatemala y Paraguay? "No me sorprendería que otros países de América Central sigan la agenda de Estados Unidos, pero me parece más difícil que lo hagan países más grandes y poderosos de la región", añade Navia, profesor también en la Universidad de Nueva York.

Honduras, que ya se alineó con Estados Unidos e Israel el 21 de diciembre durante el voto de las Naciones Unidas de la resolución que condena la decisión estadounidense, aún no ha decidido qué hará con su embajada.

Sin embargo, ayer Brasil, Chile, Ecuador, Venezuela y Uruguay condenaron el "uso desproporcionado de la fuerza" por parte de Israel al reprimir las manifestaciones que dejaron 52 muertos en Gaza.

El más duro de todos fue el presidente venezolano, Nicolás Maduro. "Hoy todos somos Palestina. Sus muertos, sus heridos y sus esperanzas, son las nuestras. Condenamos la barbarie y las medidas tomadas por Estados Unidos e Israel. ¡Palestina vencerá!", escribió en Twitter.

Además, la mayoría de los países latinoamericanos condenaron a finales de 2017 la decisión del Estados Unidos, a la vez que confirmaron que no mudarían su embajada de Tel Aviv.

Los países de la región expresaron también su compromiso con las resoluciones de la ONU al reiterar que el estatus final de Jerusalén deben negociarlo israelíes y palestinos.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.