A seis meses de la tragedia del ARA San Juan

Al margen de las enormes dificultades para esclarecer la desaparición del submarino, se impone brindar un merecido reconocimiento a su tripulación
(0)
16 de mayo de 2018  

Se cumplieron ayer seis meses de la última comunicación registrada con el submarino ARA San Juan , el 15 de noviembre de 2017. Medio año de angustias, de un largo silencio y de profundas incógnitas sobre qué fue lo que realmente sucedió y dónde se encuentra la nave o lo que haya quedado de ella. Hasta el momento, no ha podido surgir una respuesta única y contundente ni de los múltiples esfuerzos locales ni de los innumerables operativos llevados adelante gracias a la inestimable ayuda de la comunidad internacional. Y, aunque resulte doloroso admitirlo, muy pocas esperanzas existen de que algunas vez puedan hallarse explicaciones certeras sobre lo sucedido y ubicar los restos del navío y de sus heroicos tripulantes.

A lo largo de estos difíciles meses, familiares y allegados de los 44 integrantes de la tripulación, así como los de quienes integran la Armada Argentina, han sufrido cotidianamente a la espera infructuosa de alguna novedad. Lamentablemente, el submarino no ha podido ser localizado ni se han aclarado las circunstancias en las cuales desapareció de los radares. En su afán por aclarar lo ocurrido, los familiares rechazan cobrar los seguros de vida que ofreció el Estado, pues temen infundadamente que, de hacerlo, se dé por muertos a los tripulantes y, entonces, se abandone definitivamente la búsqueda.

Más allá de algunas explicaciones del ministro de Defensa, Oscar Aguad, los días transcurren en un mutismo solo interrumpido por los dolientes reclamos de las 44 familias afectadas, así como por los homenajes de la Armada de España, que, entre otras demostraciones recogidas en el exterior, provocan una enorme emoción.

Los homenajes de la Armada de España

1:50
Video

Los tripulantes eran, en la amplísima mayoría de los casos, los principales sostenes de sus familias. Muchos niños en edad escolar se han quedado sin uno de sus padres, por lo que el Gobierno dispuso el otorgamiento de una serie de becas educativas y otro tipo de ayudas para asistirlos en esta difícil situación.

Se está llevando adelante también un proceso de contratación directa para asignar a una o más empresas la tarea de búsqueda del submarino. A partir de la semana próxima, una comisión creada especialmente deberá evaluar a los oferentes, realizar las consultas técnicas y expedirse. Uno de los puntos que más inquietan a los familiares es si, cumplido ese trámite administrativo, la búsqueda puede reanudarse de forma inmediata. En el Gobierno responden que sí.

En cuanto al aspecto institucional, la Comisión Bicameral Investigadora de la Desaparición y Búsqueda del ARA San Juan tomó declaración ayer a quien revistaba en el momento en que se produjo el triste hecho como jefe del Estado Mayor de la Armada, Marcelo Srur, cuyo desempeño ha sido fuertemente cuestionado.

Se impone, entretanto, un debido reconocimiento a todas las mujeres y hombres de uniforme convocados a defender a la patria y a dar su vida por ella, como quienes custodiaban nuestra soberanía marítima.

Esta tragedia, la más grave desde el hundimiento, en 1982, del crucero General Belgrano, durante la Guerra de las Malvinas, debe servir para reflexionar sobre el papel que le asignamos a nuestra defensa, pieza clave en un país tan extenso como pródigo en recursos de todo tipo.

Vestir un uniforme para defender a la patria es un acto de hidalguía y entrega que ha de entenderse como una de las grandes vocaciones ciudadanas de servicio al país.

Los 44 miembros de la tripulación del ARA San Juan constituyen un ejemplo claro de esa vocación. Todos los argentinos tenemos con ellos una deuda enorme. Para cada uno de esos héroes vayan nuestra gratitud y nuestro recuerdo, y para sus familias, el apoyo permanente en la búsqueda de la verdad.

Los 44 tripulantes del submarino

  • Pedro Fernández, capitán de fragata
  • Jorge Bergallo, capitán de corbeta
  • Fernando Villarreal, teniente de navío
  • Fernando Mendoza, teniente de navío
  • Diego Wagner, teniente de navío
  • Eliana Krawczyk, teniente de navío
  • Víctor Maroli, teniente de navío
  • Adrián Zunda Meoqui, teniente de fragata
  • Renzo Silva, teniente de corbeta
  • Jorge Mealla, teniente de corbeta
  • Alejando Tagliapietra, teniente de corbeta
  • Javier Gallardo, suboficial principal
  • Alberto Sánchez, suboficial primero
  • Walter Real, suboficial primero
  • Hernán Ramón Rodríguez, suboficial primero
  • Cayetano Vargas, suboficial segundo
  • Celso Vallejos, suboficial segundo
  • Hugo Herrera, suboficial segundo
  • Víctor Coronel, suboficial primero
  • Víctor Enríquez, suboficial segundo
  • Ricardo Alfaro Rodríguez, suboficial segundo
  • Daniel Fernández, suboficial segundo
  • Luis Leiva, suboficial segundo
  • Segundo R. Medina, cabo principal
  • Jorge Valdez, cabo principal
  • Cristian Ibáñez, cabo principal
  • Mario Toconas, cabo principal
  • Franco Espinoza, cabo principal
  • Jorge Ortiz, cabo principal
  • Hugo Aramayo, cabo principal
  • Luis García, cabo principal
  • Sergio Cuellar, cabo principal
  • Fernando Santilli, cabo principal
  • Alberto Arjona, cabo principal
  • Enrique Castillo, cabo principal
  • Luis Nolasco, cabo principal
  • David Melián, cabo principal
  • Germán Suárez, cabo principal
  • Daniel Polo, cabo principal
  • Leandro Cisneros, cabo principal
  • Luis Niz, cabo principal
  • Federico Alcaraz Coria, cabo principal
  • Jorge Monzón, cabo principal
  • Aníbal Tolaba, cabo segundo

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.