Macri: "Estamos lejos de una crisis como en el pasado"

Macri se mostró ayer con Vidal en Morón
Macri se mostró ayer con Vidal en Morón Crédito: Presidencia
El Presidente intentó llevar tranquilidad y convocó a la oposición a un acuerdo; fue su segundo mensaje sobre la situación financiera desde el anuncio del regreso al FMI
Mariano Obarrio
(0)
16 de mayo de 2018  

El presidente Mauricio Macri marcó ayer diferencias entre los problemas económicos del presente y una "crisis mayor como ya hemos tenido en el pasado" y convocó a la oposición para definir un mayor recorte del gasto en el presupuesto de 2019 y una reducción sensible del déficit fiscal que deberá estar muy por debajo del 2,2% del PBI que prevé la meta actual.

Fue el segundo mensaje de Macri sobre la situación financiera que atraviesa la Argentina, tras una jornada de mayor calma gracias a la renovación de Lebac y la estabilidad que mostró el dólar .

El primer mensaje presidencial había sido cuando anunció que iba a recurrir al FMI para conseguir un préstamo.

Según confiaron a LA NACION altas fuentes de la Casa Rosada, se convocará a todos los sectores: legisladores y gobernadores del oficialismo y de la oposición; empresarios, sindicalistas y sectores sociales.

"El gran desafío es hacer un gran ajuste del presupuesto 2019 y algo sobre 2018. El año próximo deberá bajar la pauta de déficit muy por debajo de la meta de 2,2%. No sabemos cuánto: hay que acordarlo", señaló un ministro allegado a Macri.

Esto se hará en forma simultánea con la negociación de un programa de crédito " stand-by de alto acceso" con el Fondo Monetario Internacional. El FMI pediría un ajuste leve para 2018, que podría estar unas décimas por debajo de la meta del 2,7% del Gobierno. Pero prevé uno más profundo para 2019, de mucho menos que el 2,2% de la meta actual.

En el Gobierno había conformidad con la calma cambiaria de ayer, aunque había cautela. La suba reciente del dólar está en línea con el pedido del FMI de abandonar el atraso cambiario para reducir los déficits comercial y fiscal.

El dólar cerró a 24,63 pesos luego de alcanzar los 25,53. Y el Tesoro colocó bonos en pesos por $73.249 millones a tasa fija del 20%, en una señal de confianza del mercado.

En ese contexto, Macri hizo un mensaje grabado al inaugurar tramos de metrobús en la localidad de Morón, junto a la gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich .

Para evitar nuevas crisis cambiarias como la de las últimas dos semanas y recuperar la confianza, se buscará reducir el déficit fiscal, que supera los $500.000 millones. Esto ya lo escucharon del Presidente los gobernadores, senadores del PJ y empresarios de diversos sectores.

"La Argentina no se divide entre Cambiemos y peronismo. Se divide entre los que queremos construir futuro y los que quieren destruir futuro. La verdad construye futuro, la mentira lo destruye, la mala política lo destruye", advirtió el Presidente.

"En ese camino le pido a toda la dirigencia que tenga responsabilidad", dijo. Y agregó: "La única manera de crecer en serio es de forma responsable con el uso del dinero, con la transparencia y con la verdad".

Si bien continuará la política de gradualismo, se acelerará el recorte del gasto improductivo. Los principales ajustes se acordarán sobre el presupuesto 2019 en los rubros de empleo público, gastos operativos, compras, licitaciones, subsidios a la energía, obras públicas no prioritarias y pensiones abusivas.

Las únicas partidas que no podrán ser ajustadas son jubilaciones, planes sociales, la asignación universal por hijo (AUH) y otras prestaciones sociales, que totalizan el 52% del presupuesto.

En el Gobierno señalan que en este contexto de acuerdo con el FMI los gobernadores del PJ deberán pedirles a sus senadores que no voten el proyecto de ley sancionado en Diputados que retrotraería los aumentos de tarifas. Se estima un impacto fiscal de más de $170.000 millones. Y parte de ese golpe lo recibirían las arcas provinciales.

Por eso, Macri dijo ayer que el ajuste del gasto "es responsabilidad de los dirigentes" y "no del laburante". Y señaló que "el laburante se levanta todos los días a las 6 de la mañana, toma transporte público durante horas, trabaja ocho horas, no falta nunca y no tiene subsidios de ningún tipo". Y dijo que ese trabajador "espera que le saquemos la mochila de este gasto excesivo que pone en peligro su trabajo y su progreso". Señaló además que nunca buscó "hacer lo que es políticamente correcto o lo que me conviene".

Para alejar fantasmas como el de la crisis de 2001, señaló: "Existe angustia y preocupación, con miedo a situaciones como las que vivimos puedan generar una crisis mayor como en el pasado; lo entiendo, pero estamos lejos de eso".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.