Tamara de Lempicka: Google celebra el 120° aniversario del nacimiento de la pintora

Crédito: Captura de pantalla
(0)
16 de mayo de 2018  • 02:32

La pintora Tamara de Lempicka nació en Varsovia, Polonia, en 1898. En su infancia, pasó un verano en Italia con su abuela, quien inspiró su amor por los grandes pintores renacentistas de ese país. Más adelante, tras el divorcio de sus padres, la enviaron a vivir con su tía en Rusia.

En ese entonces, Lempicka convivió con la nobleza y conoció a su futuro esposo, Tadeusz Lempicki. Pocos después de casarse, comenzó la revolución rusa y se mudó, como refugiada, de San Petersburgo a París. Fue allí, en el apogeo del post-cubismo, donde comenzó su formación artística formal bajo la influencia de los pintores franceses Maurice Denis y André Lhote.

Lempicka se caracterizó por adueñarse de un estilo único para el que utilizó una mezcla de estilos: el neoclásico tardío y el cubismo refinado. Su afinidad por el lujo también la llevó a fijarse en los retratos de artistas, estrellas y aristócratas que, junto con su considerable encanto y estilo de vida exótico, iluminaron el mundo del arte y los círculos sociales de la época.

En el 120° aniversario de su nacimiento, Google decidió homenajearla con un doodle creado por el director de arte del gigante de Internet Matthew Cruickshank, quien dijo que "pocos artistas encarnaron a los exuberantes y deslumbrantes años veinte más que la artista polaca Tamara de Lempicka". Además, destacó que, la primera vez que vio el trabajo de la polaca -en el 2004 en la Real Academia en Londres-, quedó impresionada por la escala y la habilidad de sus pinturas al igual que por cómo se veía reflejado, en ellas, su estilo de vida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.