3 hoteles off road del interior a los que solo se llega en barco, avión o a pie

Vista aérea del San Alonso. Fuente: Lugares Crédito: Florian Von Der Fecht
29 de mayo de 2018  • 15:08

Remotos e inaccesibles por carretera, han hecho de la dificultad su mayor fortaleza. Separados de tierra firme por ríos, lagos o kilómetros de senderos de montaña, son ideales para quienes huyen de las multitudes. Están tan alejados que quienes los elijan como destino, es muy probable que estén solos, o casi. Están en tres extremos del país: esteros del Iberá, cerros tucumanos y el Lago del Desierto en Santa Cruz. Pero coinciden en un perfil de público aventurero, que aprecia el confort (están lejos de ser campings) y que no se preocupa por cuál es el puesto sanitario más próximo o si hay señal de celular. Van contentos sabiendo la respuesta: no hay.

1) SAN ALONSO

Esteros del Iberá, Corrientes

Tuvo su popularidad a principios de junio cuando dos cachorros de yaguareté nacieron en el centro experimental que la fundación Conservation Land Trust de Douglas y Kris Tompkins tiene en esas 10.000 hectáreas de islas y esteros en el corazón de los Esteros del Iberá. El aislamiento natural de la estancia es ideal para el proyecto, que pretender reintroducir la fauna nativa -incluyendo osos hormigueros, venado de las pampas y pecaríes- en los esteros.

Cae la tarde y se encienden las luces en San Alonso, en el corazón de los Esteros del Iberá. Fuente: Lugares Crédito: Florian Von Der Fecht

Se accede por agua o por aire. Las costas de la isla se bañan, en parte, en las aguas de la laguna Paraná y el resto del contorno es puro estero. Fue históricamente manejada como una estancia de producción ganadera extensiva hasta 1996, cuando fue adquirida por CLT con fines conservacionistas. Allí, Tompkins abrió una hostería en 2006, que había cerrado sus puertas en 2012. En 2017, las tierras fueron cedidas a Parques Nacionales. Y como parte del proyecto sustentable, decidieron reabrir San Alonso en mayo de 2018.

La casa de huéspedes es sencilla y elegante, revestida en madera. Una amplia galería a la sombra de lapachos y timbós la mantiene fresca aún en los días de verano. Tiene tres habitaciones con capacidad máxima para 10 personas (una doble en suite, dos departamentos para 4). La cocina ofrece platos correntinos. La isla se puede recorrer a pie, a caballo, en bote o en kayak bordeando la costa para lograr buenos acercamientos y avistajes.

Un ciervo frente al avión que llega hasta San Alonso. Fuente: Lugares Crédito: Florian Von Der Fecht

CÓMO LLEGAR A SAN ALONSO

Por vía terrestre y luego una navegación de media hora. El acceso es desde San Miguel, a donde puede llegarse por vía terrestre. Desde allí San Alonso provee servicios de traslado incluido en la tarifa desde un punto de encuentro cercano a San Miguel. Van en vehículo hasta el Portal San Nicolás y de allí en lancha hasta la estancia.

Airbera Opera desde Resistencia, Posadas, Corrientes y Posadas con un Cessna 182 y un Piper Azteca, conectando la pista privada de San Alonso con los aeropuertos comerciales de la región.

CÓMO LLEGAR A SAN MIGUEL

Vuelo comercial y traslado terrestre. Los aeropuertos más cercanos son: Corrientes (a 162 km); Resistencia (a 194 km) y Posadas (202 km). Luego tomar un traslado hasta el punto de encuentro cercano a San Miguel.

Auto particular. Una vez en San Miguel se puede dejar el auto en un estacionamiento o continuar hasta el paraje Mboy Cuá. Allí en la posada Mboy Cuá, puede dejarse el vehículo. Son 7 km más por el camino que va hacia San Nicolás.

Bus de línea hasta San Miguel.

Más información

San Alonso. Laguna Paraná, San Nicolás, Corrientes. T: (+54-11) 5272-0343. ibera@dyt-central.com.ar Están desarrollando el sitio web. Mientras tanto, los datos de reserva son los mismos que Rincón del Socorro, estancia que también pertenece a The Conservation Land Trust. Programa de dos noches con pensión completa: U$S 600 por persona en base doble. Incluye traslados de entrada y salida desde San Miguel, combinando traslado terrestre y navegación hasta San Alonso. Dos noches de alojamiento con pensión completa y bebidas sin alcohol durante las comidas (3 almuerzos, 2 desayunos, 2 cenas). Actividades programadas durante la estadía.

2) LAS QUEÑUAS

San José de Chasquivil, Tucumán

Llegar a esta posada que se esconde en una reserva privada de San José de Chasquivil, en los cerros tucumanos, es la recompensa después de dos días de exigida cabalgata. También puede hacerse en versión trekking.

Las Queñuas, enclavado en los cerros tucumanos de San José de Chasquivil. Crédito: Denise Giovaneli

Por encima de los cuatro mil metros, solía crecer una rosácea de altura que se expandía en quebradas y cañadones del Norte. Esta especie casi extinta se llama queñua y se la puede apreciar en numerosa colonia en la propiedad que el ingeniero tucumano Roberto Martínez Zavalía compró y acotó como reserva privada. Así, Las Queñuas es esa realidad absolutamente aparte donde también se construyó una posada de piedra y madera, a la que es posible llegar a caballo o en duro trekking de varios días; la vía más corta es llegar hasta Anfama en 4x4, antes de seguir al paso o a pie. Esto implica sortear arroyos, faldeos rocosos, cornisas inverosímiles. cuesta arriba y cuesta abajo a través de una sucesión de paisajes de poderosa belleza.

Cóndores, yales azules, chingolos y aguiluchos puneños sobrevuelan los cielos de estos parajes serranos, y entre las escabrosidades del terreno late una vida salvaje de zorros colorados, pumas, gatos del pajonal, guanacos y llamas.

Las Queñuas, enclavado en los cerros tucumanos de San José de Chasquivil. Crédito: Denise Giovaneli

Pero lo que de verdad asombra, una vez que se llega a este lujo escondido en lo alto, es saber que heladera, freezer y demás enseres existentes al servicio de los huéspedes, fueron traídos a lomo de mula en travesías de no menos de diez horas. Todo, salvo los muebles, que fueron hechos in situ por Rufo Navarro, el encargado del lugar. La posada no nació como tal, sino que fue concebida para uso estrictamente familiar, pero de a poco fue cobrando sentido la idea de convertirla en una meta de viajeros no convencionales, el refugio soñado al que se llega después de varios días de andar al paso montaña traviesa. Es, qué duda cabe, el mejor de los hospedajes serranos donde confort, estilo y la cálida atención de quienes allí reciben son ley, donde el día arranca con aromas a pan y sabor a dulces caseros junto al té y al mate cocido.

Eso sí, para acceder a todo lo dicho, es preciso anotarse a una de las cabalgatas que organiza Nicolás Paz Posse a ese destino. La próxima salida es el fin de semana largo de agosto.

Más información

Habitación en Las Queñuas. Después de la cabalgata, el descanso con confort resulta más que bienvenidos. Crédito: Denise Giovaneli

Cabra Horco Expediciones. C: (0381) 15 678-8399 / 15 517-9486. Programa de 4 días. Incluye traslados aeropuerto in-out, pensión completa con bebidas, dos noches en Las Queñuas y una noche en un puesto de montaña + guías + caballos + alforjas individuales + servicio de cubiertos y vajillas: u$s 750 por persona. No incluye seguro médico, propinas, ni extras. Descuentos para grupos familiares. Mínimo 4 personas, máximo 8.

Conviene saber que:

* El grupo cuenta con un guía + un baqueano cada 4 jinetes.

* En todos los destinos hay centros sanitarios y contacto vía radio.

* Los guías y baqueanos van con celulares y GPS.

* Antes de cada salida, se informa a Aeronáutica de la provincia del itinerario día por día, y nombre de los integrantes de la cabalgata.

* Hay caballos de reemplazo.

3) AGUAS ARRIBA LODGE

El Chaltén, Santa Cruz

Sorprendente lodge a orillas del Lago del Desierto al que se accede sólo por vía lacustre o a pie, en un trekking de tres horas por el bosque.

El deck del Aguas Arriba Lodge. Fuente: Lugares Crédito: Cecilia Lutufyan

Patricia García e Ivor Matovic son los anfitriones de este ecolodge perdido en un bosque de lengas que parece encantado. Camuflado entre 800 hectáreas de follaje destinadas a la conservación del huemul y del medio ambiente, para construirlo la pareja emprendió 2.500 viajes en lancha. Durante esa etapa, que se demoró cuatro temporadas, tuvieron que ser transportados por vía lacustre los clavos, la madera, los artefactos y los muebles con los que equiparon las cinco habitaciones con vista al Fitz Roy.

La sala del Aguas Arriba Lodge. Fuente: Lugares Crédito: Cecilia Lutufyan

Inaugurado en 2011, en este refugio hay un hogar a leña siempre encendido, música suave y aroma a cocina hecha en casa. Los días bien pueden discurrir entre el dolce far niente -libro en mano en la terraza o frente al hogar- y la actividad más plena. Para los que no pueden quedarse quietos, hay un equipo de guías dispuestos a sugerir distintos senderos, según el entrenamiento del pasajero y el tiempo disponible. Por la noche, todos se reúnen en el comedor y disfrutan de una rica cena. Cuando hay luna llena, su luz se refleja en el cordón Vespignani.

Más información

Aguas Arriba . Lago del Desierto. T: (+54 9 11) 6134-8452. Lodge, T: (+54 11) 4152-5697. Reciben mayores de 12 años. Desde U$S 585 + IVA por persona en base doble con pensión completa, una botella de vino cada dos personas en las comidas, traslados lacustres, paseos guiados, pesca con mosca embarcado, viandas para paseos de día completo. Cerrado desde abril hasta noviembre.

Mirá la ubicación en el mapa de los tres lugares:

Otras notas que te pueden interesar: Reabrieron Colomé y Casa Colorada, dos lujos de Salta y Jujuy

TEMAS EN ESTA NOTA