Desde Milán: 5 tendencias en cocinas

Neolith Calacatta silk (mate) sobre mueble de Hacker (Alemania)
Neolith Calacatta silk (mate) sobre mueble de Hacker (Alemania)
(0)
22 de mayo de 2018  • 00:01

Hay un nuevo estilo de cocinas. En principio más funcionales, pero también más elegantes y sobrias en contraposición al carácter vintage, incluso campestre, que si bien continúa vigente convive ahora con esta imparable ola minimalista. La novedad no es en absoluto casual: la revolución de los materiales ha sido un espectacular motor de cambio en este ambiente, hoy más que nunca integrado a la vida cotidiana. La feria de interiorismo más importante del mundo -la del Mueble de Milán, que se llevó a cabo del 17 al 22 de abril- tomó nota de estas tendencias y fue así como pabellón tras pabellón supo exhibir unas cocinas sociales y abiertas, dotadas de nuevas soluciones tecnológicas y cuyas superficies, además de duraderas, resultan ante todo sustentables.

Neolith deslumbró como el material furor tanto en mesadas, pisos y toda clase de revestimientos, la superficie más resistente y versátil que ofrece hoy en día el mercado. Pero también otros materiales entre los que se destacan especialmente los mármoles, granitos, cuarcitas y Silestone, que tuvieron oportunidad de mostrar sus propiedades en la feria que una vez más dejó miles de visitantes, novedades y entre otras, estas tendencias:

La cocina monolítica

Neolith Zaha Stone aplicado en mueble de Next 125 (Alemania)
Neolith Zaha Stone aplicado en mueble de Next 125 (Alemania)

El uso de un mismo material en mesadas, muebles, pisos y hasta bachas -solución que aporta a toda la cocina un aspecto limpio, y sobre todo homogéneo- viene reportándose desde hace varias temporadas, aunque es este el momento en el que se han sorteado todas las dificultades técnicas para su instalación. "La tendencia es buscar materiales que con una misma estética permitan solventar todas las necesidades de funcionalidad y mantenimiento de una cocina", explica el arquitecto Martín Zanotti. "Y eso el Neolith lo resuelve muy bien, porque al tener con un mismo acabado diferentes espesores se puede usar una placa de tres milímetros para revestir la puerta de un mueble y el mismo material, pero de dos centímetros, para una mesada, un piso o incluso una pileta de lavado", agrega, y señala que como se trata de superficies compactas, cuya porosidad es nula, "su mantenimiento es mucho más fácil".

Las texturas mate

Neolith Carrara Silk por Schuller (Alemania)
Neolith Carrara Silk por Schuller (Alemania)

La cocina brillante seguirá teniendo sus adeptos, pero a la par va dejando lugar a unas texturas más crudas y naturales que, como el satinado o el acabado leather en piedra natural, se imponen cada vez con más fuerza. ¿Ventajas? Para empezar, ofrecen un tacto agradable y cálido, son elegantes y marcan mucho menos las huellas. "Hablamos de unas superficies sensuales. Uno al tocarlas siente la sensación de cuero, más allá de que hablamos de piedras de altísima durabilidad", dice la diseñadora de interiores Matty Costa Paz, que remarca que "son materiales para nada fríos".

Los electrodomésticos "invisibles"

Neolith Basalt Grey por Elam (Italia)
Neolith Basalt Grey por Elam (Italia)

"En este concepto de que un mismo material arma todo, los electrodomésticos ya no son algo que se agrega a una superficie. Ahora está la posibilidad de incluirlos en el mueble, como un lavavajillas que se panela con la misma piedra de los revestimientos y entonces pasa inadvertido en el frente, contribuyendo a esta idea de cocina monolítica", precisa Zanotti. "También -añade- se vieron hornallas de Pitt Cooking que se instalan directamente sobre la mesada en un pequeño traforo de tres centímetros, con lo cual la estructura del quemador queda por debajo. Estos materiales nuevos resisten perfectamente el calor y tienen un excelente funcionamiento".

Los colores dramáticos

Neolith Pietra Grey por DOCA (España)
Neolith Pietra Grey por DOCA (España)

La cocina totalmente blanca, tipo laboratorio, parecería quedar atrás, en tanto se abre un mundo de posibilidades de la mano de una paleta que suma grises, negros, verdes y ocres. Claro que se vieron materiales blancos, aunque en estos casos los diseñadores optaron por piedras naturales con vetas entre los que se destacan el mármol de Carrara y las cuarcitas Mont Blanc y Calacatta Quartz. "Los colores teatrales, muchas veces oscuros, así como las piedras cada vez más lujosas, colaboran para convertir la cocina en un lugar unido a un espacio integrado, sea un living o un espacio de trabajo", advierte Matty Costa Paz.

Los materiales duraderos y reciclables

Marmol Antracite Dark con quemadores Pitt Cooking por Boffi (Italia)
Marmol Antracite Dark con quemadores Pitt Cooking por Boffi (Italia)

Integrar la cocina a la vida cotidiana de una casa requiere de la presencia de unos materiales de gran durabilidad y resistencia, y Milán no fue ajena a esta tendencia: tanto Neolith como otras piedras naturales -mármoles, granitos, cuarcitas- dejaron plenamente demostrado que son aptas para todo tipo de aplicaciones, uso interior y exterior, resistentes como nada e íntegramente reciclables. "Las cocinas lucen su protagonismo junto a estares y lugares de reunión: son espacios sociales de la vivienda", afirma la arquitecta Geraldine Grillo, del estudio Zunino + Grillo. Y concluye: "Por eso su materialidad muta para alcanzar la misma elegancia, de cocinas blancas pasamos a espacios cálidos, con piedras más oscuras, grises, visones y negros, veteadas con mucha personalidad y brillos opacados, así como mesadas, piletas y puertas de muebles del mismo material".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?