Arriazu: "En el Gobierno hay distintas visiones sobre cómo funciona la economía"

Ricardo Arriazu, economista
Ricardo Arriazu, economista Crédito: Ignacio Sánchez
El prestigioso economista advirtió que "hay muchos CEO" en el gabinete, y cuestionó el manejo de la política monetaria para contener la crisis
Sofía Diamante
(0)
17 de mayo de 2018  

El economista Ricardo Arriazu habla poco en público, pero cuando lo hace los hombres de negocios escuchan. "Vivimos en un país hermoso, que tiene potencial, pero que es decadente, ineficiente y corrupto", dijo, ayer, al comenzar su disertación en un hotel céntrico, donde se llevó adelante el tradicional almuerzo de los miércoles del Rotary Club de Buenos Aires.

"El país tiene el problema de los famosos déficit gemelos; el del sector público y el de cuenta corriente de la balanza de pagos. En el último caso, es de cinco puntos del producto, todavía más grande que en 1998", señaló, para poner en contexto cómo se llegó a la actual crisis financiera.

Para el titular del estudio Ricardo H. Arriazu y Asociados, haber bajado la meta del déficit fiscal al 2,7% del PBI es una buena señal para el mercado. Hasta se atrevió a pronosticar un gasto aún menor. "El Gobierno está transfiriendo el gasto de capital a las provincias", respondió, cuando le preguntaron en dónde se está haciendo el ajuste.

Y agregó sin dar nombres: "Este ministro [por Nicolás Dujovne] es mucho más duro que el anterior [por Alfonso Prat-Gay]. Es necesario mostrar este tipo de tendencias de bajar el déficit fiscal".

Luego indicó que "más que un problema de comunicación, en el Gobierno hay distintos puntos de vista sobre cómo funciona la economía. Cuando no hay un ministro fuerte, el que toma las decisiones económicas es el Presidente. Funcionaría bien que haya un ministro fuerte que tenga muchos asesores que lo ayuden; acá hay muchos CEO", acotó, y se animó a recomendar tres "economistas serios" para ocupar ese rol: Juan José Llach, Roque Fernández y Mario Teijeiro.

Luego, nuevamente sin dar nombres, criticó el accionar de Federico Sturzenegger: "Hay una persona, que no voy a nombrar, que piensa la economía en pesos. Afuera es considerado un Dios, pero tiene que cambiar la visión de cómo funciona la economía. Subir la tasa de interés solo hace que vengan fondos especulativos para comprar Lebac".

"La forma en que se intervino en el mercado fue mala. Estamos en un país donde si se interviene en pesos es bueno, pero si se lo hace en dólares es malo. Subieron el tipo de cambio, la tasa de interés y las operaciones de futuro, hasta que finalmente hicieron lo que tenían que hacer y ofrecieron 5000 millones de dólares", agregó.

"La jugada de ir al FMI hizo aumentar el poder de fuego del Banco Central, ya que ahora tiene mucho más reservas ante el mismo pasivo. Pero lo hicieron tarde. Y encima, el mismo día que anunciaron que acudirían al Fondo, el Banco Central salió a reafirmar su régimen monetario basado en el uso de la tasa de interés. ¿Para qué pido dólares si mantengo la tasa de política monetaria?", cuestionó el exdirector ejecutivo alterno del FMI, y advirtió que "el ajuste no lo hace el Fondo, ya lo hizo la falta de financiamiento".

Finalmente, dijo que "la inflación en el corto plazo no es un problema monetario, porque hay que corregir primero los precios relativos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.