La devaluación frenó la suba de precios de las propiedades, que podrían bajar en los próximos meses

Fuente: Archivo - Crédito: Daniel Jayo
Operadores creen que terminó la tendencia alcista que habían traído los créditos
Sofía Terrile
María Julieta Rumi
(0)
17 de mayo de 2018  

En la maratón de los precios de las propiedades, 2017 constituyó un momento de velocidad y de recorrido de distancias largas. La carrera se complicó en el primer semestre de 2018: la zancadilla de la devaluación frenó el avance y, según los analistas, probablemente llegue un período de reacomodamiento. Luego de que el metro cuadrado en la ciudad de Buenos Aires tocó un máximo el año pasado -US$2750 para la zona norte de la Capital, el valor más alto en 37 años-, hoy tanto inmobiliarias como desarrolladores coinciden en que la tendencia alcista se terminó o, al menos, continuará muy tímidamente.

Hay tres vertientes de proyecciones con respecto al precio: que la suba se terminó; que seguirá, pero a menor ritmo, o que habrá bajas. También hay historias mínimas pero reales: corredores inmobiliarios que en los últimos 21 días de incertidumbre cerraron operaciones de usados con descuentos en el orden del 10%.

El primer escenario de estancamiento de precios se da especialmente en departamentos usados, cuya demanda está un tanto enfriada por los inconvenientes con los créditos hipotecarios. Hubo operaciones que se cayeron por la imposibilidad de juntar dinero extra, o tomadores que se retractaron ante un escenario menos estable.

"Hay contraofertas de los potenciales compradores, que piden descuento, y mayor predisposición de los propietarios a negociar más agresivamente los valores", analiza Gabriel Brodsky, director de la desarrolladora e inmobiliaria Predial.

Con respecto a las subas de precios más tímidas, Germán Gómez Picasso, cofundador de Reporte Inmobiliario, proyecta que el valor de los usados crecerá un 5% este año, frente al 10% del año pasado, que fue traccionado por la demanda del crédito, pero que las unidades a estrenar se mantendrán más estables durante un tiempo, al menos hasta que se reacomoden las listas con el costo de la construcción.

Ante la incertidumbre y la menor demanda, quienes venden para la clase media podrían bajar precios para encontrar compradores, ya que con los precios a los que estaban las unidades las ventas no ocurrirían. Ese es el caso del agente inmobiliario Santiago Magnin, quien aconsejó a sus clientes bajar los precios un 10% y ya tiene dos inmuebles reservados con esas bajas.

Alejandra Covello, de Covello Propiedades, también asevera que los valores descenderán. "Venimos de una época de empoderamiento del producto que se va a terminar, porque hay muchas unidades que se están construyendo y departamentos vacíos cuyos dueños van a querer vender para no seguir pagando expensas", señala.

"Se tomó conciencia de que los precios no van a seguir creciendo, y también de que el aumento de valores de las últimas épocas no estaba tan justificado", añade.

Para entender cómo fluctuarán los precios en el sector a medida que pase el tiempo, el economista Marcelo Plana propone imaginar un escenario en el que el valor real del dólar -es decir, aquel que excluye el aumento de precios- aumente luego de que la volatilidad se estabilice. "Normalmente, lo que esto produce es una caída en los valores de la propiedad medidos en dólares, pero para eso hay que esperar a ver cómo evolucionan la inflación y el tipo de cambio", resume el experto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.