"Alfredo Lijo le llevaba dinero a su hermano", dijo su exesposa

Les contó a diputados oficialistas que Freddy Lijo le llevaba dinero a su hermano
Les contó a diputados oficialistas que Freddy Lijo le llevaba dinero a su hermano Fuente: Archivo
Iván Ruiz
(0)
17 de mayo de 2018  • 11:48

Dinero en cajas de seguridad del banco ICBC, un Audi y una moto Harley Davidson. Esos son los supuestos bienes del juez Ariel Lijo que estarían a nombre de su hermano, el operador judicial Alfredo "Freddy" Lijo, según la información que se desprende de un intercambio de correos electrónicos entre Carla Lago, la excuñada del magistrado, y los diputados oficialistas Elisa Carrió y Pablo Tonelli.

En un fragmento de esos cruces -a los que accedió LA NACION-, Lago afirmó que "Alfredo les llevaba dinero al juez y a otros personajes de la Justicia". El intercambio informal, que ocurrió durante los últimos días, ya se comenta en la mesa judicial del Gobierno.

Durante la investigación contra el destituido camarista Eduardo Freiler, la excuñada del juez sostuvo que los hermanos Lijo son socios en el haras La Generación, ubicado en Dolores. A raíz de sus afirmaciones, el Consejo de la Magistratura abrió una investigación hace seis meses. Pero Lago nunca volvió a ser citada a declarar.

En los papeles, el haras es propiedad de Freddy, que estampó su firma en la compra del terreno en Dolores y también puso a su nombre los caballos, según pudo reconstruir LA NACION entre documentos oficiales. Mientras su patrimonio se multiplicaba, el juez Lijo frecuentaba las instalaciones casi todos los fines de semana y hasta posó para las fotos con los caballos ganadores en siete entregas de premios en el hipódromo de La Plata.

Las primeras medidas de prueba del Consejo ratificaron que Freddy firmó la compra del terreno y los caballos. Pero no hay bienes de La Generación a nombre de su hermano juez. La semana pasada, el diputado oficialista Tonelli impulsó una última medida de prueba: revisar todas las transferencias bancarias de Lijo para establecer si existieron contactos con su hermano.

Ariel Lijo informó en su última declaración jurada una caja de ahorro y una cuenta corriente en el banco ICBC, pero no detalló la existencia de cajas de seguridad. También declaró dinero en efectivo por $684.000. En cambio, no declaró autos ni motos.

"¡No usaban cuentas bancarias! Los manejos son en negro. Pasan de mano en mano", afirmó la exesposa de Freddy en otro fragmento del intercambio de mensajes con los diputados. La modalidad fue confirmada en noviembre por el propio hermano del juez. "La mayoría de los abogados cobran sus honorarios en negro. No tengo cuestionamiento ni legal ni moral porque soy abogado", sostuvo en una entrevista con LA NACION. También confesó haberse acogido al blanqueo.

Durante el fragmento más crítico del intercambio de mails, Lago acusó al oficialismo de frenar la investigación en el Consejo a cambio de beneficios en la causa del Correo, que instruye Lijo y que tiene como principal imputado al presidente Mauricio Macri.

El juez recibió hace dos meses un pedido para investigar las reuniones que mantuvo el Presidente, pero todavía no ordenó ninguna medida de prueba. Lijo, además, había mantenido en pausa todo el conflicto del Correo Argentino al quedarse con los expedientes de los procesos en el fuero Comercial y Contencioso Administrativo durante, al menos, unos siete meses. Esto, prácticamente, paralizó el concurso.

Desde el oficialismo confesaron que no esperan que la última medida de prueba sobre las cuentas bancarias de los Lijo detecte transferencias cruzadas.

A partir de sus relaciones con jueces y fiscales, Freddy Lijo se convirtió en un operador judicial del poder, lo que le allanó el camino para pasar de vendedor de empanadas a millonario. Su primer gran salto patrimonial ocurrió en 2012: compró un piso de 250 metros cuadrados en Las Cañitas por, al menos, US$720.000.

Por: Iván Ruiz

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.