Cómo viajar con bebes y no morir en el intento

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Debbie Maniowicz
Qué cosas hay que tener en cuenta para viajar en avión, elegir el hotel y hacer que sea una experiencia placentera para toda la familia.
Deborah Maniowicz
(0)
18 de mayo de 2018  • 00:00

¡Buen viernes tribu!

A la hora de planificar las vacaciones familiares hay que tener en cuenta un montón de variables: qué tipo de viaje queremos hacer (disfrutar de la playa, recorrer lugares nuevos, hacer compras), cómo hacer para que los chicos se diviertan y nosotros podamos descansar, o al menos, recargar energías, qué tipo de rutina queremos seguir, qué llevar y cómo hacer para que el viaje en avión sea placentero.

Hoy les escribo desde mis vacaciones, después de estar una semana en la playa, recuperando horas de sueño y energía. Cuando conté que me iba de viaje recibí una catarata de mensajes pidiendo consejos para viajar con bebés (Julieta tiene 3 años y Camilo 5 meses), así que con la info bien fresca les paso los tips. ¡Tomen nota!

¿CÓMO ELEGIR EL DESTINO?

Amo viajar, me parece la plata mejor invertida, y soy una convencida de que se puede viajar con bebés y con chicos pequeños desde el momento cero. Desde que somos padres, nosotros viajamos con la misma frecuencia que antes, solo que ahora armamos el itinerario pensando en ellos. Por ejemplo, cuando Julieta tenía un año y medio nos fuimos a Londres pero en lugar de ir a museos o planear largas caminatas, fuimos al zoológico, al acuario, visitamos varios restaurantes temáticos y hasta hicimos un picnic en un parque de juegos.

Esta vez, con un bebé tan chiquito, elegimos Playa del Carmen. Queríamos un destino que sea amigable para ir con bebés, con un mar tranquilo de agua cálida, un centro para poder pasear y comprar lo que sea necesario y con las facilidades de una ciudad (hospital, supermercado, farmacia). Además, en la Rivera Maya hay un montón de actividades acuáticas y con animales para hacer con los chicos así que elegimos ese destino.

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Unsplash

Yo creo que lo más importante a la hora de elegir el destino es pensar si está armado para ir con chicos, si permite mantener la rutina familiar y si se consiguen los alimentos habituales que consumen nuestros hijos.

Con menores de dos años, yo evitaría los destinos muy exóticos o con temperaturas extremas.

EL AVIÓN

Al momento de comprar los tickets, lo ideal es reservar los asientos y pedir la cunita en caso de necesitarla. Nosotros intentamos sacar siempre la fila del costado, para estar más tranquilos y tener mayor intimidad. También les aconsejo llegar al aeropuerto temprano ya que muchas veces la cuna es por orden de llegada.

Los días previos al viaje podés anticiparle a tus hijos que se van a ir de vacaciones, contarles con qué medio de transporte van a viajar y adelantarles de qué se trata eso de viajar, por ejemplo, en avión, contarles que van a tener que estar sentados varias horas, que van a poder ver películas o jugar con sus juguetes en el asiento, que van a poder comer algo si tienen hambre y que pueden usar el baño en caso de necesitarlo.

Nosotros siempre bajamos algunas películas en nuestros teléfonos para que Juli pueda ver durante el vuelo y le llevamos auriculares tipo vincha para que pueda escuchar bien. También suelo comprarle algún libro para que tenga una historia nueva y crayones y hojas para dibujar.

¿HOTEL, ALL INCLUSIVE, POSADA O DEPARTAMENTO?

El hospedaje depende mucho de la dinámica familiar y lo que a cada uno le resulte cómodo. Desde que tenemos hijos, y siempre que el destino ofrece esa opción, nosotros optamos por hoteles con modalidad "todo incluido". Antes de tener hijos solo había ido una vez pero la verdad que con chicos te resuelve ¡un montón! Cuentan con atracciones dentro del complejo, hay muchísimas opciones de comidas, suelen tener pileta y hay personal para asistirnos ante cualquier eventualidad.

Además, nos gusta tener la playa y la pileta pegada a la habitación (y no tener que ocuparnos cada mañana de hacer camas o preparar el desayuno). Esta vez nosotros paramos en uno de los hoteles de Iberostar, pero hay un montón de alternativas de hoteles según lo que uno esté buscando.

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Debbie Maniowicz

Muchas me preguntaron por el tema “primeras comidas”. La realidad es que yo dilaté un poco el inicio de la alimentación complementaria y Camilo tomó todo el viaje teta, pero en los hoteles suelen tener varias opciones naturales para bebés. De todas formas, les recomiendo llamar antes de ir para que les cuenten bien cómo funciona ese tema.

El departamento también es una gran opción para las familias a las que les gusta cocinarse, y muchos incluyen servicio de limpieza.

VALIJA Y BOLSO DE MANO, QUÉ COSAS HAY QUE TENER EN CUENTA

En el bolso de mano, además de los auriculares y los juegos para que los chicos se entretengan en el avión, hay que llevar: cambiador, pañales, toallitas de higiene, dos mudas de ropa por cada chico (yo también recomiendo llevar una remera de más para cada adulto por cualquier imprevisto), bolsas de plástico (para guardar pañales o ropa sucia), algo para comer (nosotros le llevamos cereales, galletitas, un chocolate y una banana) y agua. Si los chicos toman leche también hay que contemplar cuántas llevarle en función del tiempo de vuelo y teniendo en cuenta posibles retrasos (en la aduana no te hacen problema por los alimentos y bebidas de los chicos). Si está acostumbrado a dormir con algún muñeco o trapito también les recomiendo que lo tengan a mano.

Además de la ropa, en la valija está bueno llevarles elementos de su rutina diaria (algún juguete para el momento del baño, un libro que le guste, su vasito de agua preferido). Si bien en todos lados se consiguen pañales y leche, yo recomiendo llevar un stock en la mochila para los primeros días, por si justo no conseguimos la marca que suele consumir nuestro hijo. Además nosotros sumamos: mosquitero para el cochecito, capota de lluvia, un vaso térmico, off y citronella, protectores solares y jabón de glicerina para el bebé).

Por último, les recomiendo realizar una consulta con su pediatra antes de viajar para que los asesore en cuanto a qué remedios llevar al viaje (esto dependerá del destino y de cada chico).

Para que el viaje sea placentero, mi mayor recomendación es respetar las rutinas de los chicos, sus horarios, hábitos y siestas. Además, a nosotros siempre nos salva llevar cochecito, mochilita o fular para portear a los chicos cuando se cansan (y esto vale para todos chicos de 0 a 4 años).

¿Tienen pensado viajar en vacaciones de invierno? ¿Qué otros tips sumarían? ¿Alguna otra fanática del Caribe y los All Inclusive? No se pierdan también Todo lo que tenés que saber antes de salir a la ruta con chicos.

Debbie

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.