"El fútbol también es de mujeres, y la sociedad tiene que entenderlo", Estefania Banini, símbolo de la selección argentina de fútbol femenino

Estefania Banini, figura del seleccionado argentino de fútbol, juega en la liga de Estados Unidos pero está atenta a la situación crítica que vive el fútbol en el país
Estefania Banini, figura del seleccionado argentino de fútbol, juega en la liga de Estados Unidos pero está atenta a la situación crítica que vive el fútbol en el país Crédito: Twitter
Olivia Díaz Ugalde
(0)
20 de mayo de 2018  • 23:00

"No estamos enojadas, sino un poco cansadas de que en la Argentina, no en la selección ni en los clubes, sino en todo el país exista este prejuicio con el fútbol femenino. Necesita haber un cambio de mentalidad: el fútbol también es de mujeres y la sociedad tiene que entenderlo". Según Estefania Banini (27), el fútbol es su vida. Directa y segura de sus convicciones, la volante argentina se presta a una charla con LA NACION tras el regreso al plano internacional del equipo en la Copa América de Chile .

Banini es la Messi del equipo. Con una gambeta incomoda a sus rivales y facilita el juego de sus compañeras. En la cancha es la líder del juego con el que potencia a las demás. Para poder llegar allí tuvo que emigrar al fútbol internacional, al igual que otras cuatro integrantes del seleccionado, para alcanzar su máximo rendimiento.

Pero su única preocupación no es la pelota. Desde Maryland, donde vive desde septiembre para jugar con Washington Spirit, observa el desatendido fútbol femenino de la Argentina y reflexiona: "Se puede cambiar la imagen que tiene el fútbol femenino, pero necesitamos un buen proyecto y que se lleve a cabo". Consciente del presente nacional, del cual se siente parte, sabe que hace falta trabajo, cambiar los prejuicios y mucho apoyo económico.

-¿Cómo vive la situación del fútbol femenino en la Argentina?

-Falta mucho desarrollo, los equipos femeninos carecen del apoyo de los clubes, no hay sostén económico y hace falta una mejor organización y gestión. El fútbol no tiene sponsors, necesita que haya mejores y más canchas para que las jugadoras se puedan dedicar al deporte y no tengan que estar trabajando y puedan vivir del fútbol. La AFA necesita organizar mejor el torneo y exigir mejores condiciones a los clubes para con las jugadoras.

-Se habla mucho de la falta de inferiores, pero, ¿hay una verdadera intención por parte de la AFA para que esto avance?

-Sinceramente, que estén las inferiores no significa que se esté trabajando bien. Creo que con un buen trabajo a largo plazo se puede tener un gran desarrollo. Hay muchísimas chicas que quieren jugar y eso se tiene que aprovechar. Se puede cambiar la imagen que tiene el fútbol femenino, pero necesitamos un buen proyecto y que se lleve a cabo. No solamente que se presente el proyecto.

Estefania Banini, figura del seleccionado argentino de fútbol, juega en la liga de Estados Unidos pero está atenta a la situación crítica que vive el fútbol en el país
Estefania Banini, figura del seleccionado argentino de fútbol, juega en la liga de Estados Unidos pero está atenta a la situación crítica que vive el fútbol en el país Crédito: Twitter

-¿Hay un plan pensado para la selección en conjunto con la AFA para potenciar su nivel y el desarrollo del fútbol femenino en general?

-Nos han mostrado su intención de lo que tienen ganas de hacer. El plan que nos mostraron es empezar a trabajar con tiempo, aprovechar las fechas FIFA, organizar amistosos, juntar en más ocasiones a la selección. Eso se está pensando para progresar, pero sinceramente al llegar ese momento vamos a ver si se está haciendo o no. Ojalá que sí, porque realmente queremos que esto crezca. Hay muchos planes y proyectos, sólo esperamos que se pongan en marcha.

-¿Cuáles son las diferencias respecto del trato que se tiene con la selección masculina por parte de la AFA?

-Diferencias con la selección masculina seguramente haya muchas. Como la disponibilidad de canchas, la ropa, pero no sé si meterse con esas diferencias suma. Creo que nosotros tenemos que pelear por lo que queremos, pelear por estos proyectos y que se lleven a cabo. Compararnos con el equipo de hombres me parece que no sirve, y la AFA no debería hacer eso. Nosotras tenemos que mirar lo nuestro y pensar en grande. Sí copiar los buenos ejemplos de otras selecciones. Lo importante es lo que nosotras pedimos, queremos y que eso se lleve a cabo. Estos planes que han presentado los directivos, espero que sumen para el fútbol femenino y se empiecen a realizar.

-Desde el llamado al paro que hicieron las chicas en septiembre, ¿cambió algo?

-No hubo muchas diferencias desde ese paro hasta lo que fue la Copa América. No sabría decir con exactitud porque no estuve. Pero lo que nosotras buscamos es algo bueno, que el fútbol femenino crezca y resulte. No queremos tomar este tipo de medidas públicas, para que se empiecen a hacer cosas. No estamos enojadas, sino que estamos un poco cansadas que en la Argentina, no en la selección ni en los clubes, sino que en todo el país exista este prejuicio con el fútbol femenino. Necesita haber un cambio de mentalidad: el fútbol es de mujeres, y la sociedad tiene que entenderlo.

La vuelta de la selección al plano internacional

En abril se desarrolló la Copa América, y fue un torneo donde el rendimiento del equipo fue de menor a mayor para el equipo. Ganó la etapa de grupos, y se clasificó al cuadrangular final -lo que le dio el boleto a los Juegos Panamericanos de Lima 2019- pero perdió dos partidos claves (3-0 con Brasil y 4-0 con Chile) y se quedó sin su plaza mundialista. En diciembre llegará el repechaje, pero antes, hace falta mucho trabajo y toma de consciencia que para alcanzar los objetivos no se puede improvisar.

-¿Qué conclusiones sacás del torneo?

-Nos unió bastante como equipo. Teníamos que suplir la falta de entrenamientos y todas las cosas que no habíamos tenido, como la falta de roce internacional o partidos amistosos, que a la larga te pasa la cuenta. Pero creo que hicimos un papel muy bueno, y demostramos que había equipo para dar pelea. Y acorde a las circunstancias en las que llegamos, conseguimos buenos resultados.

-¿Fue justo el resultado obtenido, teniendo en cuenta en las circunstancias en las que llegaron al torneo?

-Haber perdido con Brasil en el cuadrangular final, nos dejó un sabor amargo porque creíamos que podíamos clasificar. Pero porque nos fuimos ilusionando en el torneo. No siento que el equipo estuviese preparado para tanto en este torneo, había muchas selecciones que se habían preparado internacionalmente durante años para llegar con grandes condiciones a Chile. Y lo nuestro fue un crecimiento a medida que fueron pasando las fechas, nos fuimos ilusionando a medida que íbamos ganando, jugando y nos empezamos a ilusionar. Pero sostengo que fue por falta de trabajo y no siento que el equipo haya perdido por otra cosa. En algún momento del torneo nos iba a golpear la realidad.

Emigrar para alcanzar el sueño

"Juego en la National Women's Soccer League, para Washington Spirit desde septiembre. Es un fútbol totalmente diferente. Mucho más directo, rápido y más físico. La competencia que hay acá no existe en otro lado. Pasé por Valencia y me sentí muy bien, pero es un estilo mucho más técnico de fútbol, pero me incliné por esta liga porque la competencia que hay y las jugadoras que hay no se ven en ninguna otra parte. Decidí volver por un desafío personal de jugar con las mejores del mundo", dice Banini, quien no es la única de la Selección que vive en el exterior. Son en total cinco las jugadoras: Agustina Barroso en Brasil (Asociación Ferroviaria de Deportes FC), Soledad Jaimes en China (Dalian Quanjian), Mariela Coronel y Yael Oviedo en España (Granada).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.