Muy fáciles, fórmulas caseras contra las plagas de las plantas de interior

Los preparados caseros son eficaces y como son ecológicos no dañan el medio ambiente
Los preparados caseros son eficaces y como son ecológicos no dañan el medio ambiente Crédito: Catalina Romero
(0)
8 de noviembre de 2018  • 15:55

Las plantas ganan cada vez más terreno dentro de casa . Son decorativas, purifican el airey tener una cerca, siempre mejora el ánimo. El gran desafío es mantenerlas sanas ya que las condiciones que favorecen el crecimiento en algunos casos son similares a las que necesitan ciertas plagas para instalarse y afectarlas. Por lo tanto, debemos estar atentos y revisar periódicamente su estado, observar el envés de las hojas y atender el origen del decaimiento, de las manchas. Ante los primeros síntomas de un ataque, conviene aplicar estas fórmulas naturales y que no fallan.

Cómo reconocer a los invasores

Estas son algunas de las plagas más comunes que atacan a las especies de interior.

  • Cochinillas: Son insectos chupadores, inmóviles, con una cubierta protectora como un caparazón. En general, se localizan en los puntos de unión de hojas y tallo, y en la cara inferior de las hojas, aunque también aparecen en la cara superior. Las hojas comienzan a amarillear y suele verse un líquido pegajoso asociado al ataque
  • Pulgones: Son insectos pequeños, a veces transparentes, verdes, amarillos, negros o blancos, de cuerpo blando. Su actividad succionadora produce un líquido azucarado; las hojas se ponen amarillas o se deforman, y pueden mancharse de negro por la aparición de un hongo asociado que produce fumagina. En general, se localizan en los brotes nuevos, en zonas de activo crecimiento.
  • Ácaros o arañuelas: Muy pequeños, proliferan en condiciones de muy baja humedad y calor. Se concentran debajo de las hojas o donde las hojas se unen con los tallos. La alimentación produce motas en la superficie de las hojas, por lo que las plantas se ven descoloridas. También aparecen telarañas cuando hay una gran infestación y generalmente es el síntoma más fácil de detectar.

Más recetas fáciles

Crédito: Inés Clusellas

Mezclar una cucharada de polvo de hornear con un litro de agua y agregar ralladura de jabón blanco. Este preparado sirve para combatir pulgones, cohinillas, y oídio. Aplicar con pulverizador una vez por semana.

Dejar en agua tres días 100 g de tabaco en un 1 litro de agua y agregar 15 g de jabón blanco. Agitar hasta que se disuelva y colar. Diluir el extracto en 4 litros de agua y pulverizar la planta. Pulverizar una vez por semana. Repele pulgones e insectos en general.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?