Vis a Vis: la hostilidad de una cárcel de mujeres expuesta con toda crudeza

Maggie Civantos es la ingénua Macarena que deberá adaptarse a un ambiente muy hostil
Maggie Civantos es la ingénua Macarena que deberá adaptarse a un ambiente muy hostil
Ricardo Marín
(0)
19 de mayo de 2018  • 00:41

Creadores: Daniel Écija, Álex Pina, Iván Escobar, Esther Martínez Lobato/ Elenco: Maggie Civantos, Carlos Hipólito, Roberto Enríquez, Cristina Plazas, Berta Vázquez, Alba Flores, Inma Cuevas, María Isabel Díaz, María Salgueiro, Ramiro Blas, Alberto Velasco / Dirección: Jesús Colmenar, Jesús Rodrigo, Sandra Gallego, David Molina, Álex Rodrigo/ Disponible: las tres temporadas completas en Netflix / Nuestra opinión: muy buena.

La historia que cuenta Vis a Vis es la de Macarena Ferreiro (Civantos), una joven ingenua que, manipulada por su jefe, cometió varios delitos de malversación de fondos en la empresa en la que trabajaba. Fue descubierta, acusada de varios cargos y recluida preventivamente en una cárcel de mujeres. Ella intentará adaptarse a un lugar en el que nadie es inocente y donde ningún favor es gratis. Mientras tanto, afuera de prisión, su familia hará lo que sea para ayudarla. En la cárcel descubre que las posibilidades de sobrevivir a los siete años que pide su condena, pasan por cambiar, evolucionar y convertirse en otra persona muy distinta a lo que era ella antes de entrar. El programa muestra el día a día de las presas y de un grupo de funcionarios en una penitenciaría de gestión privada en España y hace foco en la transformación de una persona inofensiva, aparentemente incapaz de hacer daño, en una superviviente que abandona sus escrúpulos.

Trailer de Vis a Vis - Fuente: YouTube

2:01
Video

La primera impresión que genera la serie es que se trata de una realización muy parecida a Orange is the New Black . Un gran error, porque antes de terminar el primer episodio se ponen de manifiesto las diferencias entre esta propuesta y la de la serie norteamericana. La más evidente de estas diferencias, pasa por la crudeza con que se muestran ciertas situaciones en este relato y la libertad que demuestran sus guionistas para no escatimar expresiones groseras propias del lenguaje carcelario, así como tampoco se ahorra temperatura a la hora de filmar escenas calientes que lo requieran.

Entre los aciertos del programa se cuenta sin dudas la elección del elenco, que realiza un muy buen trabajo actoral de manera prácticamente unánime, con caracteres muy bien logrados que son un aporte fundamental para conseguir convertirse en un programa adictivo, una característica diferencial de esta propuesta. En este campo el enfrentamiento de caracteres entre la protagonista con el personaje de Zulema (Nimri), la más peligrosa de las reclusas, es un duelo continuo que ofrece sorpresas y momentos de tensión notables con resoluciones inesperadas. Tampoco pueden obviarse elogios a personajes como el de la gitana que encarna Alba Flores, el del padre, que interpreta Carlos Hipólito y la villana a la que da vida Inma Cuevas.

Finalmente el punto flojo de la serie son los pasajes que intentan explicarlo todo a fuerza de flashbacks en los que se presenta información redundante por las dudas que no se haya entendido. Otro de los problemas son algunas escenas muy jugadas que, con la intención de no mostrar los hechos rebajados en su crudeza, a veces van más allá de los límites necesarios y se vuelven exageradas. Algo que no desluce una propuesta de calidad y sobre todo capaz de atrapar con firmeza a la audiencia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.