Guardiola, el ladrón de ideas: de las aceitunas de Sacchi al Footbonaut del Borussia Dortmund

Guardiola, un incesante buscador de ideas para innovar
Guardiola, un incesante buscador de ideas para innovar Crédito: Prensa Hojas del Sur
Christian Leblebidjian
(0)
18 de mayo de 2018  • 23:59

La creatividad avanza también en el fútbol. "Guardiola, el ladrón de ideas", de Germán Castaños, es un interesante viaje que dispara distintos pensamientos a partir del análisis del juego desde las innovaciones tecnológicas, la táctica, los entrenamientos, el rol del director técnico y hasta las evoluciones en la toma de decisiones. Es un disparador de vivencias y situaciones con las que todos los amantes del fútbol pueden toparse desde el rol que les toque.

Por eso señala que "Guardiola es el Edison del fútbol. Un creador que también se apoyó en las creaciones de otros para tener las propias. A Edison se lo reconoció como una persona con gran capacidad para comprar, adaptar y vender los inventos en el mercado, ya que muchas de sus mil patentes fueron obras originales de otros. Quizás Guardiola se ha inspirado en Picasso, quien solía decir: Los buenos artistas copian, pero los grandes roban".

Siempre es bueno tener maestros que dejen una huella, como lo describe Fernando Signorini citando al poeta Hamlet Lima Quintana: "Hay gente que es así, muy necesaria". Entonces surgen frases como la que entregó el propio Guardiola : "Las ideas son de todo el mundo y yo he robado lo máximo posible". Claro, luego empiezan a jugar otras situaciones: las adaptaciones, los contextos, qué ideas pueden ser aplicables en función de las posibilidades de cada DT, cómo es posible mezclar la psicología con la táctica y la técnica con el Big Data.

Arrigo Sacchi , cuando dirigía al Milan, usaba las aceitunas de las pizzas que comían en las concentraciones para representar los movimientos tácticos de los jugadores, y una vez elaboró una estrategia dibujando sobre el vapor de las ventanillas de un coche. Hoy todo evoluciona al punto de que fue innovador cuando se conoció la "jaula" del Borussia Dortmund y su sistema Footbonaut, por el cual un futbolista en un círculo central recibía una pelota de una máquina (a partir de una señal sonora o visual) y la debía entregar en otro de los 16 cuadrados (en función de la señal visual colorida que recibía). Esto luego fue replicado por otros clubes como el Hoffenheim. Todo sea para trabajar la velocidad y precisión en la recepción (el control de la pelota) y en los pases. Pero todo va más allá. Mark Jarvis, director de soluciones de rendimiento del Instituto del Deporte en Inglaterra, opina que la mayoría de los deportes se sostienen en la toma de decisiones: "La diferencia entre ganadores y perdedores está en las decisiones que toman". Y afirma que si la inteligencia artificial sigue avanzando, posiblemente la habilidad del cerebro de detectar estímulo y encontrar una solución será superada por las máquinas.

En el fútbol también todo avanza y está relacionado. El tema es, a partir de una idea, saber adaptarla analizando los contextos propios y tocando la tecla justa en el momento indicado. Ni antes ni después.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?