Villa Kirchner

Graciela Guadalupe
Graciela Guadalupe LA NACION
(0)
20 de mayo de 2018  

"Seguro que la llamarán Villa Chávez o Villa Kirchner"

(Tuit sobre la mansión que compró Pablo Iglesias, líder de Podemos, en España.)

El bonito chalet tiene 280 metros cuadrados construidos y 2000 de parque. Cuenta con tres dormitorios, pisos de mármol travertino, una cocina abierta, barra americana, piscina, un enorme jardín y casa para invitados. Su dueño dice que lo compró por 600.000 euros, aunque quienes conocen las afueras de Madrid -donde está ubicada la vivienda- intuyen que cuesta mucho más.

Su dueño es Pablo Iglesias, líder político de Podemos, en España, la fuerza que se presenta como vocera de los pobres y explotados, y cuya campaña recibió fondos del chavismo; la que abreva en la fuente del kirchnerismo y empina la botella de la victoria nacional y popular con el engolamiento de los que reivindican el combate al capital.

El propio Iglesias tuiteaba en 2012 contra los otros "Iglesitas" canallas de la dirigencia española: "¿Entregarías la política económica del país a quien se gasta ? 600.000 en un ático de lujo?". Una lectura tal vez no tan lineal de sus dichos de antes y sus acciones de ahora revelaría que a este hombre no lo entusiasman los ministerios. Y, menos, el de Hacienda.

En su defensa ante las críticas que recibió ("Seguro que la llamarán Villa Chávez o Villa Kirchner", se leía en redes sociales), Iglesias dijo haber sacado una hipoteca a 30 años, que saldará con su pareja, vocera de los "Indignados" en el Congreso. Otra lectura no tan lineal nos lleva a pensar que, opositor y todo, Iglesias confía en la estabilidad de su país. De lo contrario, ¿a quién se le ocurriría endeudarse con un "Ahora 30... años"?

Mientras don Pablo festeja la firma del boleto, sus socios chavistas se aprestan a cantar victoria en los tramposos comicios que se harán hoy en Venezuela. Más al sur, entre nosotros, el campo nac&pop también está de fiesta: una agrupación kirchnerista declaró a Julio De Vido "Patriota de la Patria", redundante distinción que, entre otros, ya recibieron Amado Boudou, Jorge Taiana, Guillermo Moreno, Gabriel Mariotto y Carlos Kunkel.

Y, también, celebran algunos gremialistas poniendo en offside al Gobierno. Dijo Juan Carlos Schmid, de Dragado y Balizamiento: "Nadie firmó por el 15% [de aumento salarial]. Cuando uno mira la letra fina de los acuerdos se da cuenta de que todo el mundo cerró por arriba. Acá puede haber tramposos y tipos mal entretenidos, pero tarado no hay ninguno en los campos sindicales". Señor juez, no más preguntas...

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.