Más que un cuento de hadas, la boda de Harry termina de llevar a los Windsor al siglo XXI

El proceso de modernización que empezó tras la muerte de lady Di se completó con el ingreso de Meghan a la familia

20 de mayo de 2018  

LONDRES.- Talento típicamente británico, la capacidad única de aliar tradición, audacia y boato patriótico con apertura hacia otras culturas se desplegó ayer ante los ojos del mundo, cuando el príncipe Harry y la actriz norteamericana Meghan Markle juraron amarse "hasta que la muerte los separe" en el marco grandioso de la capilla Saint George del milenario castillo de Windsor, propulsando a la monarquía a una nueva era.

Símbolo de esa profunda modernización iniciada por la casa de Windsor, la novia no prometió "obediencia" a su esposo. A su vez, contrariamente a un privilegio real reservado a los hombres, Harry decidió llevar una alianza en signo de igualdad.

Los anillos. A diferencia de otros miembros de la realeza, el príncipe Harry llevará anillo de casamiento; otro gesto de modernidad fue que Meghan no le juró obediencia Fuente: AFP

"Estamos comprometidos a modernizar la monarquía británica. No lo hacemos para nosotros, sino por el gran bien de nuestro pueblo", sintetizó Harry en una reciente entrevista al semanario norteamericano Newsweek.

La boda de ayer puso término a un sutil proceso de aggiornamento de la corona, que comenzó en 1997 tras la muerte de la princesa Diana y concluyó ahora con el casamiento de su hijo Harry. Ese ciclo que duró 21 años muestra las características que tendrá la transformación radical que se aproxima.

Casándose con una actriz norteamericana, tres años mayor que él, birracial, divorciada e independiente, el príncipe Harry, sexto en la línea sucesoria de la corona, se convirtió ayer en vector del cambio radical de una monarquía que ha decidido adaptarse al mundo actual. El desarrollo de la boda, considerablemente influenciado por la cultura afroamericana, dejó en claro la intención de ambos de construir una nueva institución mucho más abierta e inclusiva.

Feminista declarada, Meghan Markle entró sola al templo, acompañada por un grupo de pequeños pajes y damiselas de honor, entre los que se encontraban el príncipe Jorge y la princesa Charlotte, hijos del príncipe Guillermo y su esposa, Kate . En ausencia de su propio padre, que no asistió a la boda tras un confuso episodio mediático, la novia hizo el último tramo del recorrido hacia el altar conducida del brazo por su suegro, el príncipe heredero Carlos de Inglaterra .

La recorrida. Tras ser investidos por la reina Isabel, subieron a un carruaje para realizar un paseo por Windsor, donde fueron vitoreados por un mar de admiradores en toda la ruta Fuente: Reuters

Harry apareció visiblemente encantado cuando condujo a su flamante esposa fuera de la capilla Saint George al término de la ceremonia. Esa sonrisa contrastó con su profunda emoción cuando vio por primera vez a su futura mujer, entrando en el templo en el simple y despojado vestido blanco que Markle había escogido para la ocasión : "Estás maravillosa. Te extrañé", le dijo al verla. El príncipe también dijo : "Gracias, pa", después de que su padre, el príncipe de Gales, acompañó a la novia durante una parte de su recorrido hacia el altar.

Por fin la emoción terminó transformándose en risa, compartida por los 600 invitados que asistieron a la boda, cuando Meghan le apretó la mano en momentos en que el oficiante arzobispo de Canterbury, Justin Welby, recordó al príncipe sus obligaciones matrimoniales, entre ellas, la fidelidad.

Durante la ceremonia, Meghan, vestida con un traje blanco, simple y despojado, llevó una diadema comprada por la reina María en 1925 al joyero británico Garrard, prestada por la reina Isabel. Su velo de encaje de casi cinco metros de largo estaba decorado con 53 flores, símbolo de cada una de las naciones del Commonwealth, en su mayoría exposesiones del Imperio Británico.

Boda real: el paseo en carroza de Harry y Meghan Markle

2:34

Concebida para simbolizar esa modernización, entre gospels y Schubert, entre inflamado sermón "a la norteamericana" y puritanismo anglicano, la ceremonia alcanzó su objetivo.

"He venido aquí a hablar del poder del amor", clamó el arzobispo de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos, Michael Curry, al comenzar su inflamado discurso.

"Estoy hablando de su verdadero poder", prosiguió. "El poder de cambiar el mundo. Si no me creen... Y bien, hubo algunos antiguos esclavos en el sur norteamericano que explicaron la dinámica del amor y por qué tiene el poder de transformar", insistió.

El saludo. Harry y Meghan a la salida de la capilla ante la atenta mirada de los fotógrafos; detrás salen el padre de él y la madre de ella Fuente: AFP

Del otro lado de la nave, sentada justo enfrente de la reina Isabel, estaba la madre de la novia, Doria Ragland, descendiente de esclavos en las plantaciones del sur estadounidense.

A la derecha del templo, bajo una profusión de espadas y cascos medievales, una constelación de celebridades norteamericanas, como Oprah Winfrey, George y Amal Clooney y la tenista Serena Williams, escuchaban con deleite el apasionado sermón. La reacción no fue la misma en las filas de la nobleza, probablemente apabullada por el exceso de expresiones afroamericanas utilizadas por el pastor.

Símbolo suplementario de una boda multirracial, un coro de cantantes de gospel entonó más tarde "This Little Light of Mine", un canto de inspiración bíblica utilizado durante la lucha norteamericana por los derechos cívicos.

También hubo, desde luego, música de Fauré y de Schubert, interpretada por el británico Sheku Kanneh-Mason y músicos de tres orquestas nacionales. Uno de los momentos más destacados fue un pasaje bíblico leído por la hermana de la princesa Diana, cuyo recuerdo estuvo presente durante la ceremonia. Pero el mensaje fue claro: se estaba celebrando una boda disruptiva, que oficializaba el ingreso de la diversidad a la Casa de Windsor.

El príncipe había llegado a la capilla a pie, junto a su hermano mayor y testigo, el príncipe Guillermo, provocando una salva de aplausos del público, que demoró unos instantes en darse cuenta de la identidad de ambos.

"Estoy bien", respondió Harry a su hermano, preocupado por su eventual estrés. "Pero me ajustan los pantalones", bromeó. Ambos vestían el uniforme negro de los Blues and Royals, similar al que llevó Guillermo en su casamiento con Kate Middleton en 2011.

Boda real: cómo se vivió la ceremonia afuera de la capilla

2:39

Pero tal vez sería un error creer que Meghan Markle es solo una actriz norteamericana, hija de una pareja mixta. La intérprete de la serie Suits se mostró durante la ceremonia tal cual es en la vida real: cómoda en su nuevo papel de duquesa, espléndida, hasta sorprendente, mientras que su futuro esposo oscilaba entre las lágrimas reprimidas y la felicidad.

La nueva embajadora de la elegancia británica también aseguró la promoción del French touch, no solo con su vestido de novia -un modelo de la británica Clare Waight Keller, directora artística de Givenchy-, sino también con sus aros y su pulsera de brillantes, creación de Cartier.

El saludo. Harry y Meghan a la salida de la capilla ante la atenta mirada de los fotógrafos; detrás salen el padre de él y la madre de ella Fuente: AFP

Tras el oficio religioso, los novios salieron en carroza descubierta a saludar a las más de 120.000 personas que llegaron a la pequeña ciudad de Windsor a asistir a la boda. Decenas de miles de participantes provenían de todos los países del Commonwealth y de Estados Unidos.

Fueron sobre todo esos extranjeros quienes vivieron la jornada como un auténtico cuento de hadas. Los conciudadanos del joven príncipe, el más popular de todos los miembros de la casa real, son conscientes de que la llegada de Meghan Markle abre un período de profundas incógnitas. Como bien lo resumió la comentarista de la realeza Emma Duncan, ahora se trata de saber "si la nueva duquesa de Sussex se convertirá para Gran Bretaña en su mayor ventaja o en su peor peligro".

"Es elegante y tiene un corazón solidario", así describe el público a Meghan Markle

1:17

May los saludó por Twitter

Pese a que los novios no habían invitado a ningún político, se pudo ver entre los asistentes al exprimer ministro británico John Major. En cambio, la actual primera ministra, Theresa May , transmitió a la pareja sus mejores deseos por Twitter. "A todos los que se unan a este día de celebración nacional con fiestas en las calles y otros eventos, que tengan un gran día", tuiteó.