Una fiesta con muchos famosos en la que también cantó Elton John

David y Victoria Beckham. El exfutbolista y la exintegrante de las Spice Girls estuvieron entre los famosos invitados Fuente: Reuters
20 de mayo de 2018  

Luego de la ceremonia de casamiento entre el príncipe Harry y Meghan Markle , lejos de los ojos de los medios y de la gente, en el castillo de Windsor, se celebró un almuerzo ofrecido por la reina Isabel II.

La novedad del almuerzo fue que los platos principales se sirvieron en grandes boles, una moda venida de Asia y adoptada por jóvenes aficionados a la gastronomía como Meghan.

En el menú hubo productos británicos tan tradicionales como los langostinos y el salmón ahumado escocés, los espárragos de Cotswolds o el jamón curado de Cumbria.

Amal y George Clooney. El vestido de la abogada de derechos humanos fue destacado por varios medios Fuente: Reuters

El cantante Elton John tocó para los invitados.

Al caer la noche, el padre del novio, el príncipe Carlos de Gales, ofreció una fiesta para 200 invitados en Frogmore House, a la que Harry y Meghan acudieron en un Jaguar azul, con la matrícula E19052018, la fecha del casamiento.

Meghan tenía previsto hablar durante la recepción, otro gesto de modernidad, según los expertos. "Tiene su propia voz, su propia personalidad, y creo que eso ha impresionado a todos" en la familia real, comentó Shrabani Basu, un historiador.

Entre los 600 asistentes a la ceremonia estaban el cantante Elton John, la presentadora de televisión Oprah Winfrey, los actores George Clooney e Idriss Elba, el exfutbolista David Beckham, la tenista Serena Williams y las exnovias de Harry Chelsy Davy y Cressida Bonas.

El popular conductor y actor James Corden también integró la exclusiva lista de invitados. El comediante británico dejó su casa de Los Ángeles, donde se instaló desde que mudó su programa a Hollywood, y viajó especialmente a Windsor para celebrar el enlace.

Dos argentinos entre los asistentes

Tal como lo había confirmado el día anterior en el programa Good Morning America, el polista argentino Ignacio "Nacho" Figueras fue uno de los primeros en llegar ayer al casamiento de su amigo Harry.

Figueras, quien comparte con el príncipe la pasión por el polo y la solidaridad (es embajador de Sentebale, una ONG que el hijo menor de lady Di creó para apoyar a los chicos con VIH del Lesoto), eligió para la ocasión un traje azul y corbata, mientras que su mujer, Delfina Blaquier, optó por un vestido con talle princesa de vuelo irregular que combinó con una pamela y sobre.

Figueras y Blaquier fueron los únicos argentinos en la boda. En varios viajes que hizo a la Argentina el príncipe se alojó en una propiedad del polista.

Una ceremonia que tuvo toques de innovación

Boda real: la lectura del cura descendiente de esclavos que se robó la atención de todos

01:25

La ceremonia religiosa en la capilla Saint George tuvo mucha tradición y un toque de innovación. Con espíritu renovador, desde Chicago, Illinois, llegó el reverendo Michael Curry, el primer obispo afroamericano en convertirse en presidente de la Iglesia Episcopal de su país. Fue él quien pronunció un discurso titulado "El poder del amor", que comenzó con las palabras del líder de los derechos civiles Martin Luther King: "Debemos descubrir el poder del amor, el poder redentor del amor. Y cuando lo hagamos, podremos hacer de este Viejo Mundo un Nuevo Mundo. El amor es el camino".

Acto seguido, the Kingdom Choir, un grupo de gospel del sudeste de Inglaterra, interpretó la canción "Stand By Me", que emocionó y causó sensación entre los invitados.