Ahora sí, de la mano de Jaguares se está escribiendo otra historia

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
(0)
19 de mayo de 2018  • 23:59

Jaguares 2018 en algunos momentos del partido de este sábado ante Bulls, en el reencuentro con el público argentino después de la exitosa gira por Oceanía que cambió el mapa y el rumbo del equipo.

  • Presión asfixiante en los dos primeros minutos. Los sudafricanos no pueden salir. De esa defensa ofensiva, Agustín Creevy recupera una pelota en el suelo y apoya en el ingoal. El try es anulado por un imperceptible knock-on que observa el TMO. Sigue el hambre. Doscientos cuarenta segundos después, Nicolás Sánchez -de excelente temporada- corta la línea y abre el marcador.
  • Cuarenta minutos. Suena la bocina. Jaguares está en ataque ganando 13-10. ¿Se viene el drop? ¿Se duda como fue costumbre hasta hace cuatro partidos? Nada de eso. Gonzalo Bertranou busca el ciego. Doble salteo -casi prohibido en los últimos años- y try de Bautista Delguy en la bandera. Golpe anímico al rival. Envión propio.
  • Comienzo del segundo tiempo. Todo el equipo unido y en bloque a destruir al rival. Sometiéndolo físicamente. Sí, un equipo argentino doblegando físicamente a uno sudafricano. De varias fases y pick&go, llega un penal de Sánchez y, enseguida, una embestida de Marcos Kremer después de un tremendo contraataque, estira -y define- la lucha a 30-10.
  • El try de Kremer despierta la mayor ovación del año. La gente se pone de pié y aplaude un largo rato. También es la máxima concurrencia de la temporada: 12.592 personas. El rugby le gana al cotillón. La mejor noticia del Súper Rugby.
  • No hay quedo ni descanso. La cabeza está a full. Hay locura por ganar y por destrozar al rival. Y por lograr por primera vez el bonus ofensivo. Llega el punto extra con un try -otro- de Delguy y se rubrica con uno de Matías Orlando, que desde que volvió Jerónimo De la Fuente juntos armaron una valiosa dupla en el centro de la cancha. La que también se necesitaba.
  • Hay más. Otra jugada de toda la cancha tras un try de Bulls. Corta Guido Petti, Sánchez participa de nuevo -¿cuántas veces la tocó esta noche?; ¿se equivocó en alguna?- y otra gran conquista del otro wing, Sebastián Cancelliere. Y como en este sábado no podía faltar el tryman, Emiliano Boffellli sella el 54-24. Treinta puntos de diferencia y siete tries a tres ante un rival que llegaba con la misma cantidad de puntos.
  • Ahora sí hay olor a playoffs, para los que se clasifican los primeros cada una de las tres zonas y los cinco mejores siguientes. Faltan cuatro partidos: dos en Vélez -el próximo es el feriado del viernes; el otro después de la ventana de junio- y los restantes en Sudáfrica. Jugando así, Jaguares está para seguir creciendo.
  • ¿Qué agregó la paliza de anoche? Otro hito en este Súper Rugby. No solo cinco victorias seguidas, sino ante equipos de los tres países. Desde aquel 7 de abril ante Crusaders, cuando pese a la derrota se vieron claros signos de recuperación, Jaguares pasó a ser un equipo temible.

Faltan un solo partido del Súper Rugby y 19 días para que vuelvan los Pumas. Será el 9 de junio, en San Juan, ante un Gales sin varios de sus titulares. Luego otro test frente al Dragón (el 16, en Santa Fe) y más tarde, el 23, con Escocia, en Resistencia. Los Jaguares le han dibujado una gran sonrisa a los Pumas. Ahora sí se está escribiendo otra historia.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.