EE.UU. y China liman asperezas y baja el riesgo de una guerra comercial

El viceprimer ministro del consejo de Estado de China anunció en rueda prensa que las autoridades buscan favorecer el desarrollo de ambos países y distanciarse de las amenazas de un alza de los aranceles
El viceprimer ministro del consejo de Estado de China anunció en rueda prensa que las autoridades buscan favorecer el desarrollo de ambos países y distanciarse de las amenazas de un alza de los aranceles
Presentaron un documento conjunto en el que se comprometen a reducir el déficit norteamericano
Rafael Mathus Ruiz
(0)
19 de mayo de 2018  

WASHINGTON.- Estados Unidos y China , las dos economías más grandes del planeta, atenuaron los temores de una guerra comercial que ponga en riesgo la bonanza global al comenzar a tejer los primeros avances hacia un acuerdo.

Tras dos días de negociaciones en Washington, ambos gobiernos anunciaron ayer en un comunicado conjunto que adoptarán medidas para "reducir sustancialmente" el déficit comercial de Estados Unidos con China, que ronda los 375.000 millones de dólares anuales y se ha convertido en una de las obsesiones de la presidencia de Donald Trump .

"Para satisfacer las crecientes necesidades de consumo del pueblo chino y la necesidad de un desarrollo económico de alta calidad, China aumentará significativamente las compras de bienes y servicios de los Estados Unidos", reza el comunicado de la Casa Blanca, difundido al cierre de una nueva ronde de negociaciones.

"Esto ayudará a apoyar el crecimiento y el empleo en los Estados Unidos", agrega.

Las dos potencias especificaron que acordaron "aumentos significativos" en las exportaciones agrícolas y energéticas de Estados Unidos, además de fomentar la inversión en ambos países y "esforzarse" por crear reglas de juego "justas y equilibradas" para la competencia.

La declaración conjunta ofreció la señal más contundente de que Washington y Pekín parecen decididos a pulir sus diferencias económicas y evitar una guerra comercial, tal como llegó a temerse semanas atrás cuando los gobiernos de Donald Trump y Xi Jinping -quienes han mostrado buena sintonía- cruzaron amenazas de tarifas por miles de millones de dólares.

Pero, a pesar de los avances logrados tras horas de negociaciones, la falta de detalles dio a entender que aún queda un largo camino por recorrer para llegar al acuerdo final. El compromiso estampado en el comunicado llegó sin números ni alguna medida concreta.

El mandatario chino, Xi Jinping, junto con Donald Trump
El mandatario chino, Xi Jinping, junto con Donald Trump Fuente: Reuters

China, según la información filtrada por los medios, ofreció esta semana una reducción en el déficit de 200.000 millones de dólares, pero no hubo mención de esa cifra en el comunicado. Solo se indicó que Estados Unidos enviará "un equipo" a China para "trabajar en los detalles".

Aunque el anuncio dio cuenta de los avances en las negociaciones, los escépticos advirtieron sobre el riesgo de que las promesas chinas terminen en la nada o queden diluidas en el tiempo. Una de las estrategias que se barajaron para elevar las ventas estadounidenses al gigante asiático es la eliminación de barreras pararancelarias, un camino que suele exigir un lento tránsito por los túneles de la burocracia.

Trump recibió críticas al reconocer, en medio de las negociaciones, que el acuerdo podría llegar a contemplar también beneficios para China, en concreto, para la mayor telefónica del país, ZTE, que ha sido sancionada por el gobierno norteamericano.

Los funcionarios de Trump encargados de pulir el acuerdo final son el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin; el de Comercio, Wilbur Ross, y el representante Comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, que también tiene a su cargo las negociaciones por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, según sus siglas en inglés) y las tarifas del acero y el aluminio.

Las negociaciones han abierto una interna dentro del gobierno de Trump entre funcionarios proclives a hacer concesiones y quienes quiere adoptar una línea dura ante China, como el asesor Comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, quien, según reveló el sitio Axios, tuvo una fuerte discusión al respecto con Mnuchin en Pekín en la primera ronda de negociaciones.

Melania vuelve a la Casa Blanca tras ser operada

  • La primera dama estadounidense, Melania Trump , regresó ayer por la mañana a la Casa Blanca después de haber estado internada debido a una intervención por un problema benigno en el riñón
  • "Genial tener a nuestra increíble primera dama de vuelta en la Casa Blanca", dijo en Twitter el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que añadió: "Melania se siente realmente bien. ¡Gracias por todas sus plegarias y mejores deseos!"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?