Cris Morena: "Muchas veces no me sentí escuchada por ser mujer"

Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Con múltiples proyectos televisivos en marcha, la guionista, productora y compositora se concentra en la educación
Paula Soler
(0)
21 de mayo de 2018  

Alta, delgada, con inquietud juvenil, Cris Morena inclina su cabeza para escuchar, en medio del bullicio, a quienes se le acercan y quieren compartir su visión acerca de lo que acaba de exponer en una charla sobre educación en uno de los auditorios de LA NACION. Cris Morena -con una bota ortopédica que combina con su vestido negro y su borceguí de taco bajo- se abre paso de a poco, de manera elegante, entre las personas que se le siguen acercando para saludarla, pasarle sus datos o compartir alguna sonrisa. Dice que tiene poco tiempo, pero, dispuesta, se entrega al diálogo.

Con esa misma impronta juvenil, la mujer que era la secretaria linda y divertida, casi naíf, de Mesa de noticias en los 80 y hoy es una poderosa productora de una serie de exitosas tiras infanto-juveniles habla de manera calma sobre sus mil proyectos, sobre las negociaciones que mantiene con productoras nacionales e internacionales y sobre sus ficciones que verán la luz en inglés. Y si bien al escucharla surge la pregunta de cómo hace para lidiar con tantos frentes a la vez, ella se muestra tranquila y entusiasta, bien parada por el camino emprendido y aprendido.

"No paro de aprender y los chicos son los que más me han enseñado", explica. Aprender fue el eje de la charla, en el marco de la quinta jornada de Management 2020, organizada por LA NACION y Accenture. Y ese aprender es el que suena cuando opina sobre una televisión abierta frente a un Netflix arrasador; cuando asegura que el rating no importa si algo está bien hecho, y cuando habla del proyecto de su vida, un método de aprendizaje que asegura revolucionará las escuelas.

Luego de sus éxitos televisivos como Floricienta, Casi ángeles y Aliados, Cris Morena se concentra en proyectos de animación, una tira orientada a los jóvenes y otra para adultos que causa expectativa tanto a nivel local como internacional.

-¿En qué etapa están los proyectos con los que volverías a la televisión?

-Están en proceso. Estamos con Floricienta animada, que nos va a llevar varios años terminarlo, junto a Discovery Kids, gente de Canal (á) y Mundo Loco, que es la productora asociada con Juan José Campanella en todo lo que es proyectos de animación. La otra producción es un largometraje musical animado que estamos generando también con Campanella y yo le estoy haciendo toda la parte musical. Además, tengo otro proyecto con el Cirque du Soleil, que es una serie de chicos para Canadá. Estos tres proyectos los estoy haciendo en inglés, así que imaginate, es todo un trabajo. Otro proyecto para salir, ojalá en la pantalla abierta local, es uno para adultos. Estamos en una etapa interesante, se acaban de hacer los screenings en Los Ángeles y generaron mucho interés. Ahora hay que hacer coalición entre varios grupos, un canal de Colombia con otro canal de afuera, para lograr hacer un producto de un nivel de calidad alto. Eso es complicado de lograr a la hora de armar el producto. La serie se llama Otro mundo y es para jóvenes, muy linda. Es una gran historia de amor con mucha música, creatividad y fuerza vital. Y la otra es Finderland, que es una miniserie de 13 capítulos. Es un proyecto en el que estoy hace ya dos años, pero en otros lados me piden 60 capítulos, entonces estamos entre una enorme productora del mundo que quiere la miniserie, pero se quiere unir con la que pide 60 capítulos, así que estamos viendo si en vez de 60 son 30 y la hacemos.

-¿Ya tenés los elencos?

-Todavía no. En Otro mundo es un elenco nuevo. A mí me encantan los semilleros, los autodidactas y no tanto porque hay mucha gente que viene estudiando teatro, canto y baile, porque justamente todo se trata de aprender. Claro que van a estar rodeados de actores importantes para que los acompañen, sean sus maestros o guías. Para Finderland, que es para adultos, tenía unos nombres, pero como pasaron unos años creo que hay que cambiarlos.

-¿Cuál de estos proyectos es el más cercano a verse en la pantalla?

-Están los dos ahí.

-¿Por dónde se verían?

-Seguramente si Otro mundo lo hago en Colombia, se va a ver más rápido en Latinoamérica. Posiblemente se vea al mismo tiempo en la Argentina si logro hacer la triangulación con un canal de acá que aún no puedo decir cuál es. Sería en TV abierta y también en otras plataformas, con mucho Internet, que es lo que siempre hacemos ahora para llegar de otra forma, muy disruptiva.

-¿Cómo ves a la televisión argentina frente a Netflix? ¿Es un competidor o una oportunidad?

-No veo como competencia a Netflix, no estamos compitiendo con Netflix porque es imposible. Creo que la TV abierta argentina está en un proceso complicado, porque las pautas publicitarias se fueron a otros espacios que tienen que ver con las redes y la búsqueda de llegar más a la gente. Hoy por hoy, yo, que trabajo para niños y jóvenes, sé que están todos en las redes. Entonces hay que tener un pensamiento mucho más global, abierto y disruptivo y enraizado en lo que ellos están buscando. Pero a mí me encantaría que este proyecto Otro mundo pudiera salir en TV abierta, porque, por ejemplo, a 100 días para enamorarse le fue bastante bien. Me río un poco con esto de decir que algo "anduvo muy bien", porque el "anduvo muy bien" de hoy es lo que hace no tan poco era un fracaso. Hay que adecuarse a lo que está pasando.

-¿Adecuarse sin entrar en pánico? Hoy se levantan ficciones velozmente cuando los números no cierran...

-Sí, no hay que entrar en pánico para nada. Hay que olvidarse del rating y hacer las cosas bien. Cuando las cosas están bien hechas, funcionan.

-Se han dado producciones en la TV Pública a las que les ha ido bien y han pasado a Netflix, como El marginal, ¿sería un ejemplo?

-Sí, claro. Y me gusta cómo está trabajando la TV Pública. Estuve en reunión con gente del canal y están trabajando con la plataforma on demand Cont.ar [donde además de series y películas argentinas se podrán ver los partidos del Mundial], donde se van a ver contenidos originales de la Argentina. Es algo muy interesante y eso es lo que hay que tener en la cabeza.

-¿Ves alguna diferencia entre las generaciones con las que trabajaste, de los años 90 a esta parte?

-Diferencias no veo. Me angustia ver cómo algunos se van quebrando, no en el caso mío porque toda la gente que pasó por nuestros equipos es gente muy empoderada. Y son sumamente muy agradecidos por haber vivido y trabajado con adultos y tomado decisiones con adultos que los respetaban mucho. Y yo me encargué de que fueran respetados.

-Debería ser la norma crear en todo tipo de ámbito espacios de respeto y empoderamiento, en el nivel de los adultos también, que es algo que buscan los movimientos de mujeres actuales. ¿Qué opinás de estos movimientos?

-Creo que estamos en un momento interesante donde muchas cosas están saliendo a la luz. Quizá de una manera muy desprolija. En la charla hablando de educación con otros expositores también surgían estas cosas. A veces las palabras que se eligen no son las correctas porque uno está dolido y dice cosas no tan exactas. Y cuando uno está dolido dice cosas que perturban al otro.

-¿Algún ejemplo?

-No quiero ponerle nombre, pero los movimientos que hacen avanzar siempre tienen este tipo de estallidos que parecen violentos, pero a veces son necesarios. Como fue el movimiento gay, que para algunos era violento porque era muy expresivo, salían a las calles con sus marchas. Pero ahora todo es muy natural y alabado sea Dios que nos estamos entendiendo entre todos.

-Como mujer ejecutiva y creativa, trabajando en ambientes masculinos...

-Siempre estoy en ambientes masculinos.

-¿Algunas veces sentiste que no eras escuchada por ser mujer?

-Muchísimas veces, pero cada vez menos. También cuando uno va elevando su nivel de conciencia van apareciendo las personas que estás esperando que aparezcan. A veces uno aprende que hay batallas que no hay que dar. Cuando uno es más joven y más impetuoso las da y pone mucho el físico y el alma. Hay que elegir qué batallas dar y para cuáles guardarte e investigar profundamente para después darlas con más fuerza y seguridad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.