Maduro, el elegido de Chávez que mostró estar dispuesto a todo por el poder

Daniel Lozano
Daniel Lozano PARA LA NACION
Maduro fue elegido por Chávez para sucederlo
Maduro fue elegido por Chávez para sucederlo Fuente: Archivo
(0)
20 de mayo de 2018  • 19:55

CARACAS.- Cuentan las leyendas populares que el chavismo pelea a muerte en su interior. Que Diosdado Cabello acumula poder y riquezas mientras el vicepresidente Tareck El Aissami coloca a sus alfiles en posiciones ganadoras. Que María Gabriela, la hija del medio de Chávez instalada en Nueva York, es la viva imagen de su padre y perfecta candidata gracias al amor de sus seguidores. Que el gobernador Héctor Rodríguez está llamado a grandes gestas revolucionarias y que la musculatura militar del general Vladimir Padrino López lo convierte en el hombre fuerte del país.

Todos esas bromas, como las llaman en Venezuela , olvidan quién manda, y mucho, en el país: Nicolás Maduro . Como ya dijera en su momento el anciano presidente dominicano Joaquín Balaguer, "la corrupción se detiene en la puerta de mi despacho". En el caso de la revolución bolivariana, la corrupción abarca todas sus esferas, pero los soldados de la revolución saben que a la puerta del despacho presidencial del Palacio de Miraflores solo se toca cuando hay algo muy importante que decir.

Está prohibido molestar al presidente, candidato al que solo su poder lo hizo mantenerse al frente de la boleta electoral revolucionaria, pese a que cualquier análisis estratégico hubiera impuesto su sustitución por una cara distinta. Quienes soñaban con hacerlo se rindieron ante la evidencia.

"A mí me han hecho todo lo que le hicieron al comandante Chávez en 14 años. Me lo han hecho en tres años y un poquito más y aquí estoy, más duro que nunca", resumió el "hijo de Chávez" la primera parte de su mandato. Hoy, reforzados sus plenos poderes por la Asamblea Nacional Constituyente y con el manejo de todo los resortes de la economía gracias al Decreto de Emergencia Económica y de Estado de Excepción, este conductor de óminbus de 55 años saborea su triunfo electoral consciente de que sus maestros en la escuela de cargos del Partido Comunista de Cuba (PCC) estarán plenamente orgullosos de su discípulo, aquel jovencito que se la pasaba bailando salsa y seduciendo a todas las chicas que se le acercaban. Un trato afable que sigue manteniendo hoy, según quienes le tratan, pese a que no duda en demostrar su poder siempre que lo estima oportuno.

Maduro se aseguró cinco años más de gobierno
Maduro se aseguró cinco años más de gobierno Fuente: Archivo - Crédito: John Zerpa / DPA

Maduro ganó las únicas elecciones que podía ganar, unos comicios armados a su medida. La coronación del antiguo dirigente de la Liga Socialista y ferviente cristiano, además de seguidor del polémico gurú indio Sai Baba (al igual que la mujer de Daniel Ortega, la vicepresidenta Rosario Murillo), es la confirmación de que todo es posible dentro del surrealismo trágico revolucionario. Poco importa la peor crisis política, social, económica y migratoria de la Historia de Venezuela y una de las más dramáticas del continente, con un índice de rechazo del 75% y un incontestable estado de catástrofe general.

La derrota parlamentaria de 2015 le confirmó que no bastaba con el ventajismo de siempre más los nuevos trucos de su laboratorio electoral. Había que perfeccionar la máquina y para ello tocaba comenzar eludiendo el revocatorio constitucional, encargo que le dejó a sus jueces. En 2017 llegaron las protestas antigubernamentales y la repetición de un titular ("Maduro contra la pared"), que no se ajustaba a la realidad. Las tres elecciones del año pasado sirvieron para renovar la vieja maquinaría electoral y ponerla a punto: el "hijo de Chávez" ya estaba preparado para la nueva batalla, para la cual no ha dudado en disparar la cifra de presos políticos hasta los 330 actuales.

"A veces me doy cuenta que soy yo mismo cuando me miro al espejo", dijo de forma enigmática el presidente reelecto. Apoyado en una dialéctica bipolar, Maduro es capaz de pasar en pocos segundos del amor fraterno y de la defensa de la Humanidad a descalificar con insultos tan inapropiados para el presidente de un país como basura, imbécil, idiota, mariconzón o parásito.

Todos ellos empleados en las constantes intervenciones televisivas que marcan su mandato, en las que ha superado a Chávez en casi todo. El "conductor de victorias", como reza la canción de su campaña, "hombre obrero y de los barrios", sabe que no le basta con la supuesta victoria de ayer. Hoy mismo comienza una nueva batalla.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.