Las pymes alertan sobre el impacto que tendrá en la actividad la corrida cambiaria

"Le pedimos al Gobierno más flexibilidad con los programas de pago", reclaman los empresarios fundadores de pymes
"Le pedimos al Gobierno más flexibilidad con los programas de pago", reclaman los empresarios fundadores de pymes Fuente: Archivo
Sofía Diamante
(0)
20 de mayo de 2018  • 20:29

"No hay mal que dure 100 años", responden los empresarios fundadores de pymes que están a cargo de su negocio desde hace medio siglo. "Vivimos todas las crisis, esta es una situación más. Hay expectativa por el futuro, pero le pedimos al Gobierno más flexibilidad con los programas de pago para que nosotros también tengamos nuestro gradualismo", dicen.

Si bien la confianza empresarial del sector de las pequeñas y medianas empresas no está en los bajos niveles observados en la crisis de 2008-2009 o durante la recesión de 2014, el continuo aumento de tarifas, la deprimida demanda interna, las importaciones con un dólar barato y las altas tasas de interés hicieron que la confianza bajara de un nivel de 57,9 puntos, en la última medición de 2017, a 44,9, en la actual (-23% trimestral, -13% interanual).

En el último trimestre de 2017 y en el primero de este año las industrias pymes tuvieron un respiro tras sucesivos meses de contracción y crecieron 8,6% y 7,3% interanual, respectivamente. Sin embargo, el crecimiento surge de bases de comparación muy bajas, y luego de las últimas tres semanas de incertidumbre financiera la expectativa inmediata no es alentadora.

"El crecimiento fue por pura productividad, no hubo creación de empleo. Veníamos de una base muy baja, pero se había acelerado muchísimo en el último trimestre. Ahora estamos en una incertidumbre total. Las expectativas ya habían caído en abril, y en mayo van a estar aún más bajas por el cimbronazo. Este segundo trimestre no va a ser bueno", proyecta Vicente Donato, director de la Fundación Observatorio Pyme.

Sobre la corrida cambiaria, el economista dijo que estuvo bien resuelta y que ahora hay que ver cuánto tarda en resetearse la economía. "Es bueno que se haya devaluado la moneda para ganar competitividad, pero no se tiene que trasladar a precios, porque si no, se anula el efecto. De eso y de que no se frene el crédito va a depender la actividad económica. Igualmente, las empresas no van a poder cargar mucho a precios porque la situación no es la mejor", agregó.

Un informe presentado por la entidad señala que si bien el incremento de costos de producción en el primer trimestre fue del 8%, el precio de las principales manufacturas pyme aumentó un 4%, es decir, el traslado a precios fue la mitad.

Ernesto Ponieman es presidente y fundador de Atomplast, una empresa que diseña y fabrica productos plásticos desde 1955. Esa industria es una de las que más crecieron en los últimos meses. Sin embargo, como a todo el sector pyme, el aumento de tarifas es lo que más está afectando su rentabilidad.

"Nosotros consumimos energía de forma intensa. Las compañías de luz aumentaron en un año y pico un 600%. Es un costo muy difícil de trasladar a precios. También la materia prima que consumimos de agosto a la fecha subió 600% porque está ligada al dólar. Le pedimos al Gobierno que nos dé un plan de pagos para pagar en varias cuotas hasta que enderece un poco todo lo que creemos que está haciendo bien, porque sabemos que no se puede hacer en 24 horas. Nosotros acompañamos al Gobierno, pero que ellos no acompañen también a nosotros", dijo Ponieman.

Asimismo, la tasa de política monetaria de 40% que implementó el Banco Central para contener el desarme de ahorros en pesos para pasarse a dólar hizo incrementar el costo de las empresas de acceder a liquidez. "La tasa de interés es gigante, espero que esto dure un mes y no más, porque destruye la economía de las pymes y de muchos sectores. Si se mantiene, puede producir un cimbronazo recesivo muy fuerte", explicó Donato.

Por su parte, Gustavo Fontenla, presidente de Gusdaval, una empresa especializada en la fabricación de herramientas diamantadas, dijo que la pyme de metalmecánica está en una "situación crítica". "Desde fines de 2015 nos aumentaron las tarifas más de 12 veces. Eso nos impactó de lleno. Hay líneas de producción que dejamos de hacer. Además, con las tasas de interés altas se hace muy difícil la operatoria. El crédito por descubierto en cuenta está arriba del 60% anual. Eso hace caer las expectativas, porque el día a día de las empresas se empieza a complicar. Sumado el escaso volumen de trabajo que hay, al final uno termina trabajando a pérdida", dijo.

"Hace 43 años que estamos en el mercado. Pasamos por todas las crisis, desde el rodrigazo [1975] para adelante. A pesar de todo, tenemos buenas expectativas a largo plazo, pero el problema es el corto plazo, donde se hace difícil solventarlo", concluyó.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.