¿Estafaron a Lázaro Báez? Denuncian a un cuidador que alquilaba las cabañas del empresario preso

El complejo de cabañas de Baéz con vista al Lago Fagnano
El complejo de cabañas de Baéz con vista al Lago Fagnano Crédito: Luis Champonnay
Mariela Arias
(0)
21 de mayo de 2018  • 20:04

RIO GALLEGOS.- La justicia de Tierra del Fuego investiga al encargado de un complejo de cabañas atribuidas a Lázaro Báez en la localidad de Tolhuin quien ante la ausencia de sus dueños, decidió alquilarlas pero sin rendir el dinero al empresario detenido en Ezeiza desde abril de 2016.

Las once cabañas de piedra y madera construidas al costado de un camino de ripio que conecta la cabecera del lago Fagnano con el centro de Tolhuin, fue una de las múltiples inversiones que Báez realizó en la isla, cuando encaró la expansión de su emporio de alquileres, rentas, y actividades diversas.

Las once cabañas se encuentran alquiladas, pero no a turistas, sino a vecinos de Tolhuin que pagan $ 8.500 por mes, según pudo corroborar La Nación. Las cabañas fueron puestas en alquiler en los clasificados de la pequeña localidad de 7 mil habitantes y fueron alquiladas rápidamente. Lo que ahora la justicia trata de investigar es quien es el destinatario final del pago de esos alquileres.

La investigación fue impulsada por el juez federal Sebastián Casanello, quien procesó a Báez por lavado de dinero y realizó una investigación exhaustiva del patrimonio del empresario santacruceño en todo el país. En octubre del año pasado, los enviados de Casanello llegaron hasta Tolhuin, -localidad ubicada a 102 km al norte de Ushuaia en el corazón de la isla-, allí se encontraron que el cuidador de las cabañas cobraba el alquiler por su cuenta, de una propiedad ajena. Por esta razón, el juez federal derivó la causa al juzgado fueguino.

La justicia de Tierra del Fuego investiga al encargado de un complejo de cabañas atribuidas al empresario detenido
La justicia de Tierra del Fuego investiga al encargado de un complejo de cabañas atribuidas al empresario detenido Fuente: Archivo

Se trata, de Ruben Siles, un empleado municipal de 44 años, quien quedó en el medio de la investigación por presunta estafa o lo que en términos jurídicos se denomina "defraudación por administración infiel", en la causa que se tramita en el juzgado de Instrucción de Río Grande a cargo del juez Daniel Césari Herández y el fiscal Pablo Candela. Cuando la Policía Federal se presentó en el complejo el año pasado, el fue quien abrió la puerta de las cabañas y de la hostería "Lo de Vilma", que también fue allanada y tasada como parte de las propiedades del empresario santacruceño.

Según detalló un informe de la agencia Télam, presente en el allanamiento, Siles explicó que el lugar había sido administrado hasta 2015 por Alfredo Zárate, un empresario vinculado a Báez en la isla.En el acta de allanamiento, el empleado municipal reconoció ante la policía federal que el era el encargado del predio, pero que desde 2015, quien lo contrató no apareció más dejándole deudas por su trabajo.

Por esta razón, decidió alquilar las cabañas por su cuenta "y el dinero que obtenía como ganancia lo utilizó para abonar los salarios de dos empleados del lugar", según consta en el acta de allanamiento y aclaró que con el sobrante cancelaba las facturas de luz, agua y gas del predio.

A partir de esta situación, Casanello decidió que se continúe la investigación en la isla para determinar quién cobraba el dinero que debía llegar a Báez. El expediente llegó a Ushuaia hace unas semanas y desde allí circuló hacia Río Grande. Sin embargo, Siles o no fue notificado aún o prefiere no hablar del asunto que lo involucra. Cuando fue consultado por La Nación, la comunicación fue cortada en forma abrupta en dos oportunidades.

Según precisaron fuentes judiciales, la fiscalía solicitó que sean identificados, Siles, las dos personas que también trabajan en el predio y el empresario Zárate mencionado por el cuidador de las cabañas. En tanto que se requirió al Registro de la Propiedad Inmueble que certifique el nombre del titular del complejo turístico, que hoy funciona como complejo de viviendas residenciales.

Antecedentes

Según reveló una investigación de la agencia Télam sobre los bienes de Báez en Tierra del Fuego, las cabañas que no tienen un nombre de fantasía, están identificadas catastralmente como "Sección T Macizo 35 Parcela 1" y figuran igual que otras propiedades, a nombre de Badial SA, una de las constructoras de Báez.El complejo cuenta con "una entrada principal, un edificio de administración, recepción y quincho".En total son once cabañas: seis con vista al Lago Fagnano, que son las más antiguas y cuentan con un comedor, dos habitaciones y un baño. Las otras cinco, corresponden a una construcción más nueva.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.