Mundial Rusia 2018. Franco Armani cumplió todas sus metas, pero también desató conflictos

Fuente: LA NACION - Crédito: Prensa River
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
22 de mayo de 2018  • 00:35

Cuando en enero pasado Franco Armani eligió River , lo hizo aferrado a tres sueños: jugar en el "equipo más grande de la Argentina", ser campeón y dar el salto para ser parte de la lista de futbolistas que jugarán el Mundial. Hoy, poco más de cuatro meses después de la firma del contrato que lo devolvió al fútbol argentino, el arquero sabe que la decisión de abandonar Atlético Nacional de Medellín fue correcta: es el mejor jugador de los millonarios, fue la figura para que el equipo levante la Supercopa Argentina en la final ante Boca y ayer se confirmó su boleto para la Copa del Mundo de Rusia .

El llamado del seleccionador Jorge Sampaoli lo encuentra en el pico de exposición de su carrera. Pese a que fue amo y señor en el equipo colombiano por cinco años -con 13 títulos es el futbolista más ganador de la historia del club-, su presente en River lo propulsó como nunca. Con la valla invicta en 12 de 20 partidos, se filtró en la nómina y relegó a Nahuel Guzmán, un nombre recurrente en los últimos cuatro años de la selección.

Pero Armani todavía no puede enfocarse en Rusia: mañana jugará ante Flamengo el último partido del Grupo D de la Copa Libertadores, en el que River buscará asegurarse el primer puesto. Así, el jugador, de 31 años, recién en 48 horas se sumará al grupo que se entrena en el predio de la AFA; una decisión que se contrapone con la licencia que recibió el sábado pasado Juan Fernando Quintero, que ya se entrena con Colombia. La diferencia se dio exclusivamente porque el volante le solicitó al cuerpo técnico que lidera Marcelo Gallardo viajar antes a su país.

Según pudo conocer LA NACION, no hubo pedidos desde la AFA ni un llamado entre los directores técnicos Sampaoli y Gallardo, relación que ya animó cortocircuitos. Los chispazos comenzaron en junio del año pasado, cuando Sampaoli citó a Jonatan Maidana, Ignacio Fernández y Lucas Alario para su primera gira, del 9 y el 13 de junio, cuando se midió con Brasil y Singapur, respectivamente, y a ningún futbolista de Boca. El viaje a Australia se produjo en un momento en que los dos equipos eran protagonistas del campeonato argentino.

Los convocados se reincorporaron el jueves 15 y jugaron en la derrota ante Racing, resultado que dejó a River sin posibilidades de pelear por el título, situación que molestó. "Fuimos el único equipo argentino que cedió tres futbolistas en el tramo final del campeonato que estábamos peleando. No pasa en ningún lugar del mundo. Pero no lo pusimos como excusa, aceptamos y seguimos. Era un viaje muy largo como para ver o definir situaciones. Como entrenador no entendí lo que hizo", disparó Gallardo, meses después en una entrevista con el diario Clarín.

Tras una pequeña reunión en el River Camp y un llamado del DT del seleccionado al Muñeco, tras ganar la Supercopa Argentina, el 13 de abril surgió otro problema: Sampaoli citó a Armani y a Enzo Pérez para dialogar en el predio de la AFA. "Me sorprende que a nosotros no nos han notificado nada. Es viernes y los jugadores están concentrados en el partido del domingo. No me molestaría si son notificadas, pero no puedo pedir que se actúe como yo actuaría", ironizó Gallardo. Luego, desde el equipo de trabajo de la Argentina, le aseguraron a la nacion que un día antes se comunicaron con dos integrantes del Cuerpo Técnico de River para avisar de la reunión.

En medio de una escasa relación entre los técnicos, Armani disfruta su momento y hasta se permite imaginar con ser titular. "Decir hoy quién será el arquero sería imprudente", reconoció Sampaoli. Pero... ¿Quién le quita el sueño a Armani, si en 2018 logró todo lo que se propuso?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.