Mami albañil, la instagramer experta en construcción que la rompe en las redes

Berni, una autodidacta con mucha onda
Berni, una autodidacta con mucha onda
Cansada de que le cobraran fortunas por hacer arreglos en su casa, una joven madre de 3 aprendió por cuenta propia a hacer todo tipo de trabajos de albañilería.
Inés Pujana
(0)
24 de mayo de 2018  • 00:01

En el inmenso mar de influencers que que abunda en las redes , encontrar a alguien que hace algo diferente es similar a dar una dar una gran bocanada de aire fresco en un ambiente viciado. Eso logra transmitir Bernardita Siutti con su cuenta de Instagram, @mami.albanil, un espacio digital al que sube videos y fotos llenas de información útil sobre cómo poner manos a la obra y hacer por cuenta propia los arreglos de la casa, ahorrando pesos y demostrando que, cuando hay voluntad, nada es imposible.

¿Ya se te había dado antes por la albañilería o es algo más bien reciente?

Siempre me fascinó hacer cosas. Hace unos siete años nos mudamos con mi familia a una casa un poco viejita que necesitaba amor y mucho presupuesto. Al principio alquilábamos y luego de un par de años pudimos comprarla. Fue en ese momento que empecé a hacer cosas más complejas, porque antes solo pintaba alguna pared o retapizaba una silla, porque la casa no era mía y de hecho me daba pánico usar el taladro y romper algún caño de agua.

¿Te dedicás a alguna otra cosa? ¿Qué estudiaste?

Terminé el colegio en el 2001 y estudié cocina en el colegio de cocineros del Gato Dumas. Además trabajé un tiempo en un restaurant de Donato de Santis, pero por esas vueltas de la vida caí en el mundo de la publicidad y trabajé los últimos quince años en mi propia empresa de locaciones, alquilando casas para cine y publicidad. Hasta que un día decidí venderla y dedicarme a esto, que amo y me divierte mucho.

¿Cómo te instruís? ¿Mirás tutoriales, llamas a expertos, hiciste cursos?

Soy una persona muy autodidacta, en todo, no solo en la albañilería. Uso muchísimo internet para sacarme cualquier tipo de duda y miro muchísimos tutoriales en Youtube. Cuando no sé hacer algo o lo que miro no me cierra, pido ayuda a amigos arquitectos o a los mismos albañiles que hicieron cosas en casa antes de que yo me amigara con el fratacho (la tabla lisa de madera que tiene un asa en uno de sus lados y se usa en albañilería para alisar el revoque de las paredes).

¿Qué fue lo que más te costó hacer?

¡El borde de la pileta! Pensé que no lo iba a poder hacer y en un momento dije "basta, esto es imposible", y casi llamo al albañil. Es que la base del piso estaba desnivelada y me costó mucho que que las baldosas térmicas quedasen parejas. Pero finalmente lo logré y cuando terminé no lo podía creer.

¿Y lo que menos te costó? Algo que no podés creer que la gente cobre fortunas por hacer...

Lo que menos me costó fue el hidrolaqueado del piso de mi cuarto. Es una pavada. Alquilé una pulidora, pulí todo como si pasase una aspiradora y después sumé la laca para hidrolaquearlo, todo por $2500.

¿Con qué obra te ahorraste más plata?

El cuarto de mis hijas mide 9x5 y cualquier cosa que averiguaba no bajaba de los 30 mil pesos. Empecé a ver tutoriales de microcemento y mientras los veía pensaba: "Pará, no puede ser tan fácil y barato hacerlo yo misma". Y así fue. Un sábado a la mañana compré en la pinturería un kit de microcemento por $2500 y en dos días resolví el problemón.

¿Te criticaron alguna vez un trabajo que mostraste por redes? ¿Cómo te asegurás de que lo que estás haciendo esté bien?

Mil veces me equivoqué. De hecho armé mi cuenta de Instagram con el fin de mostrar cómo iba aprendiendo y resolviendo cosas en mi casa. Igualmente siempre trato de transmitir que hay cosas que solo un gasista matriculado o un arquitecto pueden hacer. Por ahora sólo me escribieron cosas súper positivas, e incluso muchos albañiles me cuentan que están usando algunos tips en sus obras.

¿Qué les dirías a las más temerosas a la hora de arrancar con la albañilería?

Lo más importante es perder el miedo. Todos podemos hacer pequeños o grandes arreglos en nuestras casas, sólo hay que estar dispuestos a aprender, sabiendo que más allá de que nos equivoquemos, todo tiene arreglo. No sólo van a ahorrar plata, sino que, una vez que terminen de poner un piso nuevo o de pintar una pared, van a sentir una satisfacción impagable por haberlo hecho.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?