La verdad sobre el asiento vacío en la boda del príncipe Harry y Meghan Markle

El asiento reservado en la primera fila no era para Lady Di
22 de mayo de 2018  • 17:48

Durante la boda real del príncipe Harry con la actriz estadounidense Meghan Markle en la capilla de St. George, se realizaron una serie de pequeños homenajes a Diana, la fallecida madre de Harry y William.

Varios medios británicos especularon con que dejaron un asiento vacío en primera fila para homenajearla, pero se desveló el misterio: no era para Lady Di.

Así lo señaló revista People, donde aseguraron -para decepción de muchos- que ese puesto no estaba reservado para ella, sino que respondía a otro fin.

Según indican, simplemente se mantuvo ese lugar vacío para que la reina Isabel tuviese una visión perfectamente clara de la ceremonia desde la segunda fila.

Cabe destacar que en la boda del Príncipe William y Kate Midleton, la Reina no necesitó otro asiento porque en esa ocasión estaba sentada en la primera línea.

Pero aunque lo del asiento no fue un homenaje a Diana, sí hubo pequeños detalles que la recordaron. Por ejemplo, se entonó el tema Guide Me O Thou Great Redeemer, uno de las favoritos de Diana y que sonó en su funeral en 1997. De hecho, al oír la canción, Harry no pudo contener las lágrimas.

Por otro lado, Markle, quien es una gran admiradora del trabajo social de Lady Di, también quiso rendirle tributo con su ramo de flores, que llevó las favoritas de Diana, peonias y rosas de jardín blancas.

Asimismo, el anillo de compromiso de Meghan, diseñado por Harry, contó con dos piedras de la colección personal de Diana.

Luego de anunciar su compromiso, el príncipe Harry habló sobre la presencia de su madre en la boda. "Son días como hoy en que realmente echo de menos tenerla cerca y perder la oportunidad de compartir las buenas nuevas. Estoy seguro de que ella está con nosotros".

TEMAS EN ESTA NOTA