Suscriptor digital

Murió Philip Roth, el gigante de la literatura norteamericana

Se destacó, principalmente, por la revisión que hizo de la experiencia judío-estadounidense lo que lo consolidó como un referente de la literatura de la época posterior a la Segunda Guerra Mundial
Se destacó, principalmente, por la revisión que hizo de la experiencia judío-estadounidense lo que lo consolidó como un referente de la literatura de la época posterior a la Segunda Guerra Mundial Crédito: www.thedailybeast.com
(0)
23 de mayo de 2018  • 02:24

El novelista Philip Roth, una fuerza dominante en la literatura de Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XX, murió a los 85 años. Roth falleció ayer en Nueva York a causa de una insuficiencia cardíaca, dijo su agente literario Andrew Wylie.

Eterno candidato al premio Nobel de literatura, había nacido el 19 de marzo de 1933 en Newark, Nueva Jersey. Sus abuelos fueron parte de la ola de inmigrantes europeos judíos a los Estados Unidos a comienzos del siglo XIX, un hecho que se constituiría en uno de los temas centrales de su obra. A través de la universalidad de su mensaje, Roth se consolidó como uno de los referentes literarios de su país en la posguerra, gracias a novelas como su admirada trilogía política, que comenzó con Pastoral americana (por la que ganó el premio Pulitzer) ; Me casé con un comunista (1998) y La mancha humana (2000). "No escribo en judío, escribo en estadounidense", afirmó.

Roth publicó 27 novelas, a veces una por año, además de libros de divulgación, decenas de cuentos, ensayos y entrevistas. Némesis, que salió a la luz en 2010 en Estados Unidos, fue su última obra publicada, pero continuó siendo considerado "uno de los grandes". Seis de sus novelas (de un total de 29 posibles) fueron seleccionadas por los lectores de The New York Times entre las mejores novelas de los últimos 25 años.

En 2012 anunció su retiro de la literatura. "La lucha con la escritura ha terminado", escribió en aquel momento en un trozo de papel amarillo que pegó en su computadora. "Cada mañana miro este papel, lo que me da mucha fuerza", afirmaba posteriormente. Donó en 2016 los alrededor de 4000 libros que llenaban las estanterías en la granja de Connecticut a la biblioteca de Newark.

Roth estuvo siempre al tanto de la actualidad política, también durante su jubilación. "Nadie que conozca pronosticó un Estados Unidos como en el que hoy estamos viviendo", dijo recientemente en la entrevista que concedió por email a The New York Times. El presidente estadounidense, Donald Trump, era en su opinión "la catástrofe del siglo XXI, la catástrofe más humillante de los Estados Unidos. (Es un) gran farsante, la desgraciada suma de todas sus insuficiencias, que no tiene más que la vacía ideología de un megalómano".

Con cada una de sus novelas, que parecían brotar del autor, precisaba más su voz, llenaba las páginas de sarcasmo, humor y melancolía. Aunque cambiara de temas, siempre era reconocible en sus páginas.

Entre sus obras destacadas se cuentan El escritor fantasma, Zuckerman encadenado (que compila tres novelas y una novela corta del autor); La lección de anatomía, El teatro de Sabbath, Elegía, El lamento de Portnoy, El animal moribundo y La humillación.

Varias de ellas fueron llevadas al cine. La española Isabel Coixet basó La elegida (2008) sobre El animal moribudo, con las actuaciones de Penélope Cruz y Ben Kingsley, mientras que La humillación fue llevada a la pantalla en 2014 por Barry Levinson -aquí se conoció como Un nuevo despertar-, protagonizada por Al Pacino y Greta Gerwig. Ewan McGregor debutó en la dirección adaptando Pastoral americana en 2016.

El autor pasó su últimos meses disfrutando de la vida, consciente de la muerte acechaba. "Por el momento lo único que me sorprende es que al final del día sigo estando aquí. Me duermo sonriendo y me despierto sonriendo. Estoy contento de seguir con vida", contó a The New York Times en enero último.

DPA, AFP y Reuters

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?