Suscriptor digital

Guía para elegir tu próximo sommier

(0)
25 de mayo de 2018  • 00:01

La cama es un lugar que muchas veces damos por sentado sin prestarle demasiada atención, y sin embargo -si hacemos bien la cuenta- notaremos que es uno de los sitios donde más tiempo pasamos: con suerte las reglamentarias ocho horas de sueño, pero también otros momentos por lo general entrañables como leer, meditar, ver una película o llenar a los chicos de cosquillas. En ocasiones buscamos bienestar alrededor de un arco enorme de actividades, y en el camino nos olvidamos de ese cuadrilátero tan esencial para el descanso. ¿Conclusión? Si existe un espacio de la casa en el que hacer una inversión ciento por ciento redituable, ese es el sommier. Por todo lo anterior y porque se calcula que un sommier de buena calidad dura unos ocho años: más que suficiente para recuperar el gasto en cientos de horas de relax.

La firmeza necesaria al momento de elegir un colchón es, de acuerdo con los que saben, el factor principal a la hora de decidir qué producto comprar. "El hecho de que resulte demasiado duro o demasiado blando puede ocasionar o empeorar el dolor de la espalda baja", señalan desde Sommier Center, la red con amplias sucursales donde los clientes pueden tanto probar los modelos de varias marcas como asesorarse con verdaderos "expertos en descanso".

Claro que existen diferentes tecnologías, adecuadas a su vez a distintas personas con diversas necesidades. Según los grados de firmeza, desde la cadena minorista recomiendan probar alguno de estos modelos:

El "ultrasoft" es el que ofrece una menor resistencia al tacto en la superficie, exhibiendo al mismo tiempo una mayor adaptación al cuerpo por las propiedades de la espuma. De ahí que resulta especial para quienes prefieren dormir como si estuvieran flotando sobre telas y algodones.

El "soft" es ideal para quienes quieren sumergirse en el descanso con suma suavidad, ya que a través de una serie de espumas especiales logra minimizar la sensación de estar acostado sobre una base firme.

El "medium" está construido con unos materiales firmes y suaves que se combinan para generar un módulo superior de confort altamente equilibrado, además de muy recomendable para quienes sienten la necesidad de descansar equilibrando soporte y suavidad.

El "firm" brinda una mezcla de capas firmes con un mínimo toque de espumas softs que hacen la sensación más suave al tacto superficial. Por eso es perfecto para quienes prefieren rigidez sin dejar tampoco de sentir cierta suavidad.

El "extrafirm", por último, está confeccionado con espumas de altísima densidad ubicadas en la superficie de contacto, que plasman una sensación rígida y excelente para quienes necesitan sentir adaptación y extremada firmeza en el soporte.

Otra de las recomendaciones de Sommier Center tiene que ver con elegir resortes con sistema pocket, que al estar embutidos en fundas individuales se mueven entre sí independientemente y evitan las fricciones, eliminando ruidos y mejorando notablemente la calidad del descanso. "Si uno duerme con alguien que se mueve mucho o se levanta de la cama, esta tecnología minimiza el impacto de ese movimiento y evita la interrupción del sueño", explican.

¿Y qué hay para aquellas personas que tienen tanto contextura gruesa como problemas de espalda? Desde la firma, que también trabaja con una línea hotelera, aconsejan para estos casos un colchón con una densidad de 35 kg, preparado para un peso de hasta 160 kg por plaza, o uno de 30 kg para un peso de hasta 120 kg. "Esto permite que el cuerpo permanezca recto, lo que previene los dolores de espalda. Son los kinesiólogos los que mayormente recomiendan este tipo de colchones", advierten y concluyen: "Hablamos de los mismos productos presentes en los mejores hoteles, preparados para personas de diferentes contexturas y asegurando siempre un alto rendimiento, gran confort y buena inversión".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?