Matías Moroni y Tomás Cubelli volvieron y entusiasman a Pumas y Jaguares

Matías Moroni
Matías Moroni
Agustín Monguillot
(0)
24 de mayo de 2018  

Una buena noticia unió a Daniel Hourcade con Mario Ledesma en los últimos días. Después de meses de espera e incertidumbre, Matías Moroni y Tomás Cubelli dejaron atrás sus lesiones y volvieron a jugar oficialmente al rugby. Dos piezas de jerarquía y fundamentales para el futuro de los Pumas, con el Mundial cada vez más grande en la mira, y de Jaguares, que se esperanza cada vez más en el Súper Rugby.

"Es muy lindo. Extrañaba, pasó mucho tiempo y fui pateándolo. Decidí operarme y estoy contento de haber pasado todo ese tiempo de recuperación y de volver a jugar, y más con esta camiseta", dijo Moroni para LA NACION. El back surgido en CUBA fue una de las revelaciones de los Pumas en el mundial de 2015, pero una serie de lesiones le impidió consolidarse como indiscutido tanto en el equipo dirigido por Daniel Hourcade como en Jaguares.

Pasaron cinco meses exactos desde que Tute, de 27 años, sufrió una rotura del labrum (hombro) izquierdo hasta que reapareció el último sábado, en Argentina XV 64 vs. Uruguay 15, por el Sudamericano 6 Naciones. Vivió una montaña rusa de emociones: "Pasé por todo. Momentos buenos y malos. Mucha y poca ansiedad. Cuando el equipo estaba acá era cuando más sufría, pero cuando se iba de gira podía enfocarme más en mi lesión y en mí. Por suerte llegó el día".

Ubicado de centro, Moroni jugó todo el partido y redondeó una tarea sobria tanto en el ataque (marcó un try) como en la defensa. "Ya quedé contento con haber jugado los 80 minutos. Con entrar a la cancha y terminar el partido quedaba conforme", apuntó quien se quedó un rato largo después del juego atendiendo cada pedido de fotos.

El caso de Cubelli, de 28 años, es más traumático porque viene de dos temporadas sin continuidad. El talentoso medio-scrum había tenido una lesión en un tendón rotuliano (rodilla) en febrero del año pasado, durante la pretemporada de Brumbies. Tras dos años en la franquicia australiana, en la que fue titular y pieza importante, firmó con la UAR hasta fines de 2019. Llegó para competir por la camiseta 9 de los Pumas, pero a los pocos partidos sufrió una fractura en la quinta vértebra cervical y una hernia de disco.

"Me acuerdo perfectamente", dijo. Fue ante All Blacks por el Rugby Championship, el 30 de septiembre. Tiene grabada la escena: "Un ruck que salió medio desprolijo. La idea era atacar cerca de la base y alguien que venía como apoyo me cantó que no llegaba, así que tuve que guardar la pelota. Me retuvieron arriba y me dieron un golpe. Estaba medio agachado y me mareé un poco. Se me nubló la vista, pero no hubo un síntoma mayor. Por suerte [el doctor] Guille Botto me sacó, porque no estaba como para seguir y tenía una vértebra fracturada", contó. Continuó pensando, suspiró y soltó como si fuera una confesión: "Me acuerdo del momento y le agradezco al de arriba por seguir estando acá".

Ocho meses y dos operaciones después, Cubelli volvió a jugar, el 18 de abril en un amistoso de Argentina XV con los Pumitas. Cuando el árbitro marcó el kick-off, el medio-scrum se reencontró con el nerviosismo de quien esperó mucho un instante. "¿Viste cuando la cabeza va más rápida que el cuerpo? No sabía si me había lesionado el cuello o un pulmón. Del cuello me olvidé", bromeó el producto de Belgrano Athletic. El back siguió sumando rodaje en el Sudamericano 6 Naciones y fue titular en la sorpresiva derrota frente a Brasil, la primera de la historia en rugby de 15 ante ese país y que privó del trofeo al seleccionado. "En un equipo en desarrollo, la prioridad primera no es el resultado, pero nos dolió lo que pasó. Contra Uruguay el equipo tenía que aparecer y dejar una buena imagen, y aprovechó la oportunidad", analizó Cubelli, que ingresó en la goleada sobre los orientales. "En los pocos minutos que jugó demostró que es diferente", lo elogió Moroni.

Superado lo más difícil, Moroni y Cubelli deberán sumar minutos y luchar para meterse entre los 23 que elige Mario Ledesma. "Estoy a disposición de cualquier seleccionado", advirtió Tute, uno de los backs más completos del rugby argentino. Su versatilidad (puede ser centro o wing) le suma posibilidades.

Cubo la tiene más difícil. Gonzalo Bertranou se afianzó como titular a fuerza de buenas labores y Martín Landajo recuperó parte de su nivel en los últimos partidos. "Se mata entrenando", destacaron sobre Cubelli en el cuerpo técnico. Quizás ambos disputen la Nations Cup, del 2 al 10 de junio en Uruguay, para continuar la puesta a punto a la esperan de su oportunidad. Hoy, el rugby argentino celebra sus regresos.

Montero, otro regreso importante

Manuel Montero era una gran promesa para el rugby nacional, pero dos lesiones en una rodilla lo hicieron caer en la consideración de los cuerpos técnicos. Luego de romper su contrato con Jaguares para volver a disfrutar en su club de origen, Pucará, el corpulento wing (1,95 metros y 104 kilos) volvió a calzarse una camiseta argentina, al igual que Moroni y Cubelli, y se despachó con un try en el 64-15 sobre Uruguay por el Sudamericano 6 Naciones. "Estoy tranquilo, disfrutando y ganando confianza para seguir teniendo oportunidades", manifestó el wing, que no pierde la esperanza de regresar a los Pumas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?