El fin del eterno soltero: la historia de amor de Hugh Grant y Anna Eberstein

La pareja el año pasado, en la entrega de los premios Bafta
La pareja el año pasado, en la entrega de los premios Bafta Fuente: AFP
Malen Lesser
(0)
30 de mayo de 2018  • 00:54

Héroe romántico en la pantalla grande, seductor empedernido en la vida real, dueño de un sex appeal innegable, el actor inglés Hugh Grant siempre tuvo una concepción singular acerca del compromiso. Por eso, sorprende la noticia de su flamante casamiento cuando a los 57 años nadie lo imaginaba pasando por el altar.

Un papel muchas veces interpretado, nunca vivido

Hugh Grant y su flamante mujer, Anna Eberstein, a la salida del registro civil
Hugh Grant y su flamante mujer, Anna Eberstein, a la salida del registro civil Crédito: Grosby Group

Guapo, exitoso y seductor marcó la década del 90 como intérprete de comedias como Notting Hill, El diario de Bridget Jones y Cuatro bodas y un funeral. El amor le sonrió una y otra vez, pero ninguna de sus relaciones más largas (Elizabeth Hurley, de 1987 a 2000, y Jemima Khan, de 2004 a 2007) lo llevaron al matrimonio o a la paternidad. Sus romances -o rumores de romance- con compañeras de set fueron noticia a lo largo de su carrera (Sandra Bullock y Drew Barrymore, entre otras), aunque ningún momento fue más polémico en su vida que el escándalo del que fue protagonista en 1995 con la prostituta Divine Brown en Los Ángeles, con quién fue sorprendido in fraganti. Pero el tiempo pasó, él pidió disculpas y siguió con su vida y su carrera intentando cuidar su vida privada y evitando, al máximo, que la prensa se metiera entre sus sábanas.

Sin embargo, inevitable fue que trascendiera la noticia de su boda. El eterno soltero y seductor se casó con Anna Elisabet Eberstein, cerca de donde la pareja tiene su residencia en West London. La afortunada y paciente novia es madre de tres de sus cinco hijos, exproductora de televisión del canal ESPN y directora de la marca de indumentaria infantil Ace&Me. Están juntos hace seis años, desde 2012.

De la pareja se sabe a cuenta gotas, ya que aunque se vienen mostrando en público desde hace un tiempo evitan las declaraciones públicas sobre su amor. Ella lo acompañó a los premios Globo de Oro, en donde se los vio alegres y románticos, pero silenciosos: no quieren dar muchas pistas sobre su romance. El actor dejó en claro que no le gusta develar ningún detalle personal y se cuida de dar información en sus entrevistas. Lo inocultable para él es que por primera vez, a los 57 años, decidió decir oficialmente "sí, quiero" a una de sus parejas. Mientras que para Eberstein, de 39, este es su segundo matrimonio.

Eberstein es hija de un matrimonio de jueces de Estocolmo y su existencia hubiera quedado en el anonimato si él no hubiera agregado su apellido al certificado de nacimiento del primer hijo de ambos, un año después de nacido el niño. Grant es un acérrimo defensor de la privacidad de las personas cuyas profesiones son de alcance público y recurre constantemente a bromas e ironías cuando los entrevistadores le consultan algo personal en cualquier reportaje sobre su trabajo. Lo hace con humor y maestría, pero ha sido tan cuidadoso que se desconocen muchos aspectos de su vida, aunque habla con ternura de sus hijos.

En un reportaje con Jess Cagle para People admitió que ser padre fue una sorpresa, pero también "lo más lindo que le pasó". Y agregó que no puede evitar disfrutar de ser padre porque es algo encantador. "Tener todo ese amor alrededor, amar a alguien más que a vos mismo y ese hijo te ama a vos, todo es mágico".

¿Desprolijo?

La paternidad, según Hugh Grant con Ellen Degeneres - Fuente: NBC

04:35
Video

Igualmente, la formalidad nunca fue lo suyo. De sus cinco hijos, dos son de la actriz china Tinglan Hong, que conoció en el barrio de Chelsea y con quién el romance le valió "una grata sorpresa", como él mismo describió la llegada de su primera hija. Hacia fines de 2011, cuando admitió que visitaba casi todos los días a la actriz y ex Miss Hong Kong para compartir tiempo con su retoño, bromeó en una charla con Ellen DeGeneres: "Todos me decían que tuviese hijos, que te cambia la vida y yo decía 'ay, callate', pero sí es así y lo recomiendo, ya está, tengo uno" . En la misma entrevista aseguró que el significado del nombre de su hija Xiao Xi significaba de hecho "grata sorpresa" en mandarín.

Pero aunque la paternidad le llegó cumplidas las cinco décadas, Hugh no perdió el tiempo. A las pocas semanas de ese reportaje, ya comenzado 2012, Eberstein quedaba embarazada y en septiembre de ese mismo año daba a luz al primer bebé de la pareja. Durante un tiempo, el certificado de nacimiento del bebé estuvo en blanco, hasta que poco después, él fue a reconocerlo y a sumar su apellido al documento. Más tarde y con tan sólo 12 semanas de diferencia, nacería su segundo hijo con la actriz nacida en Hong Kong.

Es decir, el primer hijo de Grant, la pequeña Tabitha cuyo nombre significa grata sorpresa, nació en septiembre de 2011. En septiembre de 2012, nació John, hijo del actor y Eberstein, y en diciembre del mismo año, nació Félix, el segundo retoño de Hugh y Tinglan. Y como si fuera poco, para sumar otro elemento poco convencional, Grant es el padrino de Damián Hurley, hijo de su ex Elizabeth Hurley. El actor suele llevarlo a paseos y visitarlo con frecuencia ocupando una figura paternal, ya que su exnovia está divorciada del padre del niño y éste no lo visita a menudo. A pesar del embrollo, la relación con Anna creció y la sueca le dio dos hijos más, una niña que tiene dos años y un bebé que llegó en marzo de este año, aunque se desconocen sus nombres.

Nunca es tarde

"Sí, quiero". Los recién casados salen del registro civil rumbo al íntimo festejo de la unión
"Sí, quiero". Los recién casados salen del registro civil rumbo al íntimo festejo de la unión Crédito: Grosby Group

Lo cierto es que finalmente cambió de idea con respecto a lo que había declarado en 2016, en plena promoción de su película Florence Jenkins Foster, cuando en una entrevista radial con Howard Stern, había dicho sobre el matrimonio: "¿Pienso que los seres humanos están destinados a permanecer en relaciones monógamas, fieles, de 40 años de duración? No, no, No. ¿Quién dijo que sí? Sólo la Biblia o algo. Nadie dijo que fuera una buena idea". Y luego agregó que le parecía una idea poco romántica, y aunque alabó a los franceses e italianos por ser tan devotos del matrimonio.

En otra oportunidad había declarado que él conocía ejemplos de uniones que sólo se prodigaban mutua miseria, aunque no desconocía lo bueno de la paternidad. "Lo que más me sorprendió es lo encantador que puedo ser como padre, me rompo el corazón", dijo a la revista People. Como sea, la paternidad parece haberlo hecho seguir otra dirección y el nuevo rumbo tuvo su punto de inflexión cuando cumplió 50. En aquel momento, en una entrevista al Daily Mirror, admitió que temía convertirse en "un viejo triste y solitario". Sin duda ahora no está nada solo y se lo ve distinto. Con cinco hijos, varias ex, un ahijado y una esposa, estará al menos entretenido y atareado. Y, por supuesto, nunca es tarde para celebrar y abrazar nuevas convicciones y darle otra oportunidad al amor.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?