srcset

Mundial Rusia 2018

Mundial Rusia 2018. Fuera de la lista: la historia del ausente de la selección campeona de Argentina '78

Olivia Díaz Ugalde
(0)
25 de mayo de 2018  • 23:59

¿Conciencia de grupo o salvación individual? De acuerdo a sus reacciones o las de sus familiares cercanos, futbolistas como Ricardo Centurión o Mauro Icardi tomaron muy mal la decisión de Jorge Sampaoli de marginarlos del plantel que jugará el Mundial de Rusia . "Gracias a la gente, ustedes son el pueblo, ustedes merecen algo mejor", tuiteó el jugador de Racing tras la noticia. "Lo que está pasando con Mauro es una injusticia, él se merece estar", afirmó la mujer de Icardi, Wanda Nara. Reacciones personales que no tuvieron en cuenta lo que podía ser mejor para la selección. Un caso muy distinto al que ocurrió 40 años atrás, cuando César Luis Menotti armó su plantel definitivo rumbo a la conquista de la Copa del Mundo de 1978, en la Argentina.

"Hay que saber aceptar el momento de quedar afuera de una lista mundialista, porque hay una ilusión muy grande como jugador. Pero me parece lo más justo, que el entrenador elija y del otro lado se acepte", opina hoy Víctor Bottaniz, uno de los tres marginados de aquella convocatoria, junto a un jovencísimo Diego Armando Maradona y al cordobés Humberto Mario Bravo, y que fue protagonista de una historia singular: el campeón sin corona de 1978.

"Fue un momento difícil porque el sueño de todo jugador es ir a un Mundial. Pero nosotros éramos 25 y ya sabíamos que iban a quedar 22. La elección del Flaco Menotti no fue mala. Maradona, Bravo y yo éramos los que menos experiencia internacional teníamos", explica Bottaniz desde Santa Fe a La Nación. "Fue muy claro cuando dio su decisión. Más allá de que duela creo que no se equivocó. Éramos los de menos roce y el grupo demostró estar a la altura, trabajó y se coronó", añadió.

Victor Bottariz, arriba a la izquierda
Victor Bottariz, arriba a la izquierda

Su último partido de ensayo con la selección se disputó en el estadio Centenario de Montevideo, el 26 de abril de aquel año. Uruguay ganó 2-0 a una formación en la que Menotti probó a varios jugadores. Para LA NACION, la actuación de Bottaniz mereció el siguiente comentario: "Lo mejor de la defensa. No fue lo suyo nada excepcional. Pero respondió con acierto y no se descontroló jamás".

"Futbolísticamente estábamos todos muy bien", recuerda Bottaniz hoy. "Veníamos trabajando desde enero y los últimos 17 días habíamos estado concentrando juntos. Nos enteramos fue después de un entrenamiento. El Flaco nos reunió en la mitad de la cancha se sentó sobre la pelota y dijo 'es un día muy triste, los desafectados son Diego, Humberto y Víctor', se levantó y se fue", describe con voz nostálgica quien vivió en carne propia el fin de un sueño.

Maradona abandonó rápidamente el sitio de la concentración argentina, la quinta de la fundación Natalio Salvatori en José C.Paz; Bravo se fue un rato más tarde. El lateral chaqueño, con los ojos llorosos, tomó al día siguiente otra decisión: Eligió permanecer con el plantel a compartir la aventura del Mundial. Sin críticas. Como uno más.

"Decidí quedarme y me pareció bien. Pensé en volverme a Santa Fe, mirar el Mundial por la televisión. Sin embargo, habiendo estado dentro, no me gustaba, yo quería seguir con el grupo, que estaba muy unido y nos sentíamos bárbaro. Así que no lo dudé". La AFA había invitado a los tres excluidos a quedarse con el plantel. Solo Bottaniz aceptó.

Había debutado en la primera de River en 1973; era jugador de Unión cuando fue convocado por Menotti, y con el club santafesino fue subcampeón del Torneo Nacional de 1979. Luego pasó por Racing y Temperley, antes de terminar su carrera futbolística en Central Córdoba de Santiago del Estero en 1989. A los 65 años, hoy es el entrenador interino de Atlético de Rafaela.

"No me arrepiento para nada en haberme quedado con el plantel. Había una calidez muy linda dentro del grupo. Fue fantástico, seguí aprendiendo y se vivió plenamente. Porque me sentía habilitado, si bien no podía jugar, era uno más. Fui parte de las previas, las concentraciones, y en cada partido iba al banco junto a los suplentes".

Aquella fue "la mejor decisión" que tomó. "Disfruté el día a día, los entrenamientos, cómo se iba construyendo el equipo que soñaba con alcanzar algo que la Argentina nunca había ganado. Viví desde adentro al equipo campeón del mundo. Compartí habitación con Ricardo La Volpe, que era el tercer arquero. Más allá del dolor de no estar en la lista, me sentía parte del equipo", describe.

Victor Bottariz durante los entrenamientos previos a la cita mundialista Argentina 1978
Victor Bottariz durante los entrenamientos previos a la cita mundialista Argentina 1978

Bottaniz no frecuenta las redes sociales y no comprende los cuestionamientos a las decisiones de Sampaoli sobre el armado del plantel definitivo. "Se dramatiza mucho -opina-. Se genera un drama alrededor de los desafectados, que ojalá le vaya bien a la selección en Rusia, porque si no siempre van a estar los que dicen 'perdimos porque no fue tal jugador'", argumenta.

El entrenador tiene su derecho, un número cuál cumplir, y el jugador lo tiene que aceptar. Me parece lo más justo, que el entrenador elija y del otro lado se acepte. No hay que dramatizar
Victor Bottaniz

"Es verdad que para llegar a formar parte de la lista tienen que ocurrirte varias cosas. Tener un buen rendimiento en el momento justo, porque con la vorágine en la que vivimos, en caso contrario te pasan por arriba. Pero hay que aceptar las decisiones y si el DT eligió a esos, tiene sus razones."

Se dio el gusto de ser parte del equipo campeón del mundo. Entrenó y vivió a la par de un grupo que soñaba con alcanzar lo que nadie hasta el momento había logrado en el país: levantar la Copa del Mundo.

"Uno lo recuerda y se le cae un lagrimón. Pero si me volviera a ocurrir, elegiría lo mismo. Fue una experiencia rara pero la más linda que viví. Sentí cosas que son inexplicables", rememora.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.