Juicio a Cristian Aldana: la defensa intentó desacreditar a las víctimas

Aldana en la primera audiencia delo juicio, junto a su abogado defensor.
Aldana en la primera audiencia delo juicio, junto a su abogado defensor. Crédito: Pedro Lázaro Fernández/Clarín
En la segunda audiencia pública, los abogados del músico dejaron asentada su estrategia: cuestionar la salud mental de las denunciantes y sugerir un boicot
Romina Zanellato
(0)
24 de mayo de 2018  • 15:38

En la segunda audiencia del juicio a Cristian Aldana por abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal y corrupción de menores, quedó asentada la estrategia de la defensa del cantante de El Otro Yo: sus abogados pretenden poner en duda la salud mental de las denunciantes y generar la sospecha de un boicot en contra del músico.

En la primera jornada se leyeron los cargos y la elevación a juicio. Estaban citadas a declarar tres de las siete denunciantes, pero la declaración de la primera, A., duró más de cinco horas y se llamó a un cuarto intermedio ya de noche. Hoy se retomó desde las 10:30, con las preguntas de la defensa a la mujer que declaró haber sido violada desde los 14 años y sometida a vejaciones de todo tipo.

Ella fue la única de las denunciantes que permitió que su declaración fuera pública y hoy recibió las preguntas del defensor de Aldana, Rodolfo Patiño, quien dijo: “Creemos que la testigo fabula. No es una calificación, es una conducta”, ante lo cual el presidente del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°25 de la Ciudad de Buenos Aires, Rodolfo Bustos Lambert, tuvo que interrumpirlo para que no valorara a la declarante.

La defensa pretendía obtener información sobre la madre, madrina y hermana de la denunciante, a quienes ella había mencionado en su relato. “Establecer la actitud mental de la testigo es un objetivo claro, lícito y pertinente”, dijo el abogado, quien calificó la declaración del martes como un “frondoso relato al que nos sometió con cantidad de contradicciones e incoherencias”. El tribunal tuvo que hacer un cuarto intermedio con las partes para retomar el debido proceso.

Mientras su abogado discutía con el fiscal y el juez, Aldana parecía un poco más inquieto, aunque menos rígido que en la primera audiencia. Esta vez de camisa blanca y campera beige, hizo gestos de afirmación cuando Patiño hacía alguna pregunta a la denunciante. Llegó antes de las 8 de la mañana al Tribunal y estuvo acompañado por su esposa, a quien besó en la sala de audiencias.

El objetivo parece ser ampliar la base probatoria con testimonios del círculo de amigos de la época en la que fueron pareja con la denunciante, cuando A. tenía 14 años (ahora ella tiene 28 y él, 47). “Nos refiere historias que solo están en su conocimiento y cuando pretendemos corroborar ese conocimiento, ya sea de los hechos o de las particularidades de los relatos que hacen a la verosimilitud de esta denuncia, solo contamos con su relato. Casualmente no tiene padre, madre, no tiene hermana, parece extraída de una historieta porque ella está en su personaje”, dijo Patiño.

Entre las preguntas de la defensa estuvieron: quién fue el médico que le diagnosticó hepatitis B, que ella adjudicó haberse contagiado de Aldana; dónde hizo la denuncia y cuántas veces vio a las otras denunciantes, además de pedir detalle de las reuniones; le preguntó por el consentimiento de la primera relación sexual, a lo que ella le contestó: “Tenía 14 años, él era mi ídolo, sí hubo consentimiento de ir con él al hotel pero no cuando me violó fuera del baño, y grité, cuando vio mi dolor”; le preguntaron por los abusos previos que vivió a los 4 y 9 años por parte de un primo, a lo que ella comentó que Aldana, cuando tenían relaciones sexuales, le pedía que lo nombrara como el familiar, que le dijera su nombre, “para liberarme de lo que mi primo me había hecho”.

Para la querella, la declaración de A. se sostiene con lo que relató en las distintas instancias y, aunque tuvo momentos de llanto y otros de bronca, dio un testimonio sólido. Aldana reconoce el vínculo de pareja que tuvo con ella, pero rechaza los cargos y niega todo lo que se le imputa en relación con las otras seis mujeres.

La audiencia continuará el martes 5 de junio, sin público, sin prensa y sin que Aldana pueda ver a las próximas mujeres que declararán, tal como lo solicitaron ellas por el tenor de las acusaciones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.