Suscriptor digital

Gracias, internet: el emblema de una ciudad estonia será la hoja de cannabis

La bandera de Kanepi, elegida por voto popular y defendida por el gobierno de la ciudad
La bandera de Kanepi, elegida por voto popular y defendida por el gobierno de la ciudad Fuente: Reuters
Kimiko De Freytas Tamura
(0)
25 de mayo de 2018  • 00:00

A estas alturas, hay algo que ya debe quedar claro: si le pides a los usuarios de internet que decidan algo, lo haces bajo tu propio riesgo.

Una municipalidad en el sureste de Estonia hace poco preguntó a usuarios de internet cuál debía ser su símbolo. Su respuesta: la hoja de cannabis.

Impávida, la ciudad de Kanepi adoptó la hoja como su escudo el 16 de mayo. Kaido Koiv, presidente del ayuntamiento, defendió la decisión arguyendo que se trató de un proceso "muy democrático", de acuerdo con Reuters, aunque el número de votantes en línea que eligieron el símbolo -cerca de 12.000- fue más del doble de la población de la municipalidad de 5000 habitantes.

La elección de la planta de marihuana no es totalmente incongruente: Kanep significa cannabis en estonio y la hoja, de acuerdo con una leyenda local, se ha utilizado como símbolo de la zona por lo menos durante 150 años, en referencia al cáñamo que tradicionalmente se cultiva ahí y se convierte en prendas, aceite y sogas.

La bandera elegida para la ciudad de Kanepi
La bandera elegida para la ciudad de Kanepi Fuente: Reuters

Sin embargo, Arno Kakk, otro miembro del ayuntamiento, expresó sus reservas: "Debo decir que no estoy de acuerdo con el hecho de que estaremos marchando con este tipo de bandera", dijo a Reuters. Nueve miembros del ayuntamiento votaron a favor del diseño, mientras que ocho se opusieron.

La venta y el consumo de marihuana son ilegales en Estonia y la posesión en pequeñas cantidades se castiga con una multa.

El suceso ilustra las consecuencias de invitar a usuarios de internet a tomar decisiones.

En 2016, el Ministerio de la Ciencia en el Reino Unido comenzó una campaña para nombrar un buque de investigación en la Antártida, pero el plan resultó contraproducente cuando los votantes apoyaron de manera abrumadora el nombre Boaty McBoatface (Barquito McCaradebarco), una opción que no logró capturar el esplendor que los funcionarios probablemente estaban buscando.

Para consternación de muchos, el ministerio ignoró los resultados de la votación y anunció que la embarcación llevaría el nombre del naturalista David Attenborough.

Con el fin de intentar acallar las críticas, los funcionarios británicos reconocieron el fenómeno Boaty McBoatface dándole ese nombre a un submarino operado de manera remota que acompañaría a la embarcación David Attenborough recolectando datos y muestras.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?