Referente con mayores virtudes

Íntegramente nueva, la quinta generación del Honda CR-V extiende las capacidades de este exitoso SUV con gran habitabilidad y confort, una mecánica más eficiente y alta tecnología
Gabriel Tomich
(0)
26 de mayo de 2018  

El nuevo Honda CR-V
El nuevo Honda CR-V

Hace dos meses atrás se lanzó en el país la quinta generación de un modelo referente entre los sport utility vehicles (SUV) medianos, el Honda CR-V.

Este flamante CR-V es íntegramente nuevo: plataforma, diseño, mecánica y tecnología. Hasta la procedencia; mientras antes llegaba de México, ahora lo hace desde Estados Unidos. Esto resulta una desventaja desde lo fiscal: el CR-V ahora carga con el 35% que grava a los vehículos extrazona, lo que influye en el precio de la única versión, EXT.

Sin embargo, desde la perspectiva de la habitabilidad, comodidad, calidad de las terminaciones y los materiales, respuesta de la mecánica, confort de marcha y tecnología, queda claro que los estándares del nuevo CR-V deben responder a un mercado muy exigente como el norteamericano.

El diseño, atractivo y moderno, confluye con el nuevo lenguaje de Honda en la materia, pero con la distinción de mantener la identidad del modelo. Solo la resolución de los pilares traseros y las nuevas ópticas posteriores (full LED) escapan a lo clásico en el CR-V, apelando a líneas zigzagueantes entre unos y otras, que le quedan muy bien.

La nueva plataforma permitió aumentar la distancia entre ejes más de 4 cm (de 261,9 a 266) y eso significó el incremento de la ya de por sí excelente habitabilidad para los pasajeros del asiento trasero (con respaldo reclinable): dos adultos viajarán muy cómodos (ahora con salidas de climatización y dos puertos USB de carga para ellos). Esto, sin perjudicar el baúl; con 646 L de capacidad está entre los más grandes del segmento. El portón eléctrico tiene función manos libres: basta pasar el pie por debajo del paragolpes para que se abra.

El interior ofrece gran confort, habitabilidad y una excelente posición de manejo
El interior ofrece gran confort, habitabilidad y una excelente posición de manejo

El conductor dispone de una comodísima butaca con regulación eléctrica y dos memorias, que proporciona una posición de manejo superlativa, que se vuelve aún más cómoda por el moderno diseño y la funcionalidad de todo el entorno: el tablero digital pleno de información, la gran pantalla táctil de alta resolución y la estupenda respuesta de la dirección con asistencia eléctrica.

Este nuevo CR-V hace la vida aún más fácil con el sistema Lanewatch: una cámara en el retrovisor derecho que se activa al bajar la palanca del giro hacia ese lado, mostrando a pleno el punto ciego del lateral trasero derecho. También se pone en funcionamiento con un botón en la punta de la palanca de las luces. Otro elemento interesante es el Head-Up Display (HUD), que refleja información como la velocidad y otras en el parabrisas.

Para estacionar cuenta con cámara de retroceso (con tres ángulos y guías direccionales) y sensores traseros, pero no con delanteros. Tiene 6 airbags, anclajes Isofix, freno de estacionamiento eléctrico, sistema detector de fatiga, monitoreo de la presión de los neumáticos y mucho más.

Todo es nuevo, incluso el motor de 4 cilindros en línea 1.5 L Turbo con inyección directa y sistema variable de válvulas i-VTEC, que entrega 190 CV a 5600 rpm y un par de 24,5 kgm entre 2000 y 5000 rpm. Lo acompaña una caja de velocidades automática del tipo CVT (variable continua) con 7 marchas preconfiguradas para apurar los cambios con las levas en el volante (otra novedad), y modos ECON y Sport.

La pantalla táctil, más grande
La pantalla táctil, más grande

Con esta última función tiene muy buenas respuestas: acelera de 0 a 100 km/h en 9,1 s; de 0 a 400 m en 16,8 s, y de 80 a 120 km/h (recuperación), en 6,2 s. En el modo ECON, los consumos fueron: 12,7 L/100 km en ciudad y 9,9 L/100 km en ruta a 120 km/h. La alta cifra urbana quizás se deba al trabajo propio de las CVT, que patinan al acelerar.

Para destacar, el fantástico confort de marcha, suave y cómodo, gracias a unas suspensiones muy mullidas (McPherson delantera y Multilink trasera), que tampoco desentonan al doblar más exigidos. En esto también ayudan dos elementos vitales: la tracción integral inteligente on demand Real Time del tipo AWD (All-Wheel Drive), que proporciona mayor agarre en el asfalto y nos permite bajar a la arena, a un barrito o un camino de ripio sin preocupaciones y, por fin, el reclamado sistema de control de estabilidad y tracción (VSA), que interviene rápido para mantenernos en la trayectoria correcta. Frena en forma excelente; de 100 km/h a 0 en 39 metros. El origen y la tecnología tienen su precio; el Honda CR-V EXT cuesta US$57.200, lo que lo pone bastante por encima de sus rivales, pero con prestaciones muy altas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.