Tucumán: quiénes son las tres personas que murieron en el derrumbe del histórico cine

El edificio tenía más de 90 años y estaba siendo refaccionado Fuente: AFP Crédito: WALTER MONTEROS
24 de mayo de 2018  • 17:51

Un ingeniero que se destacó como investigador y docente, su madre y un fanático del club San Martín de Tucumán que se preparaba para alentar al equipo en la final del torneo reducido que definirá un ascenso a la Superliga. Ellos tres fueron las víctimas del trágico derrumbe del excine Parravicini, según informaron hoy fuentes judiciales.

Miguel Morandini, quien quedó bajo los escombros cuando caminaba por la calle 24 de septiembre al 500 justo cuando se produjo el derrumbe del emblemático edificio, era un ingeniero que cumplía tareas en el departamento Suelos de la Estación Experimental Obispo Colombres.

La madre de Morandini, que caminaba junto a su hijo en el momento del trágico suceso, fue otra víctima fatal.

A través de un comunicado, la institución donde trabajaba destacó que Morandini "fue autor de los protocolos para la disposición de efluentes en suelo que hoy son normativas en la provincia" y precisó que fue "técnico, investigador docente destacado, además de un excelente profesional y mejor persona".

La tercera persona fallecida es Víctor Hugo Aranda, muy conocido en el ambiente del fútbol ya que era fanático de San Martín y según contó una sobrina, murió cuando iba a una casa de venta de productos deportivos para retirar una camiseta del club de La Ciudadela.

Aranda pensaba estrenar la camiseta en la final del torneo Reducido de la B Nacional que los tucumanos jugarán el domingo contra Sarmiento de Junín.

"Estaba como loco por la final, no hablaba de otro tema. Esto es increíble, estamos destruidos", señaló a la prensa un allegado de Aranda.

Por las redes sociales se difundieron numerosos mensajes contando el amor de Aranda por San Martín, uno de los clubes más populares de la región que busca regresar a la máxima categoría del fútbol argentino.

El siniestro ocurrió ayer a las 20, cuando se escuchó una explosión en 24 de Septiembre al 500, a menos de 100 metros de la Casa de Gobierno provincial, y los peatones que circulaban por el lugar se sorprendieron al ver una enorme columna de tierra que se desplazaba del inmueble.

El edificio tenía más de 90 años de antigüedad y allí estuvo durante varias décadas el cine Parravicini, luego se instaló un restorán de comida china y también funcionó como un lugar recreativo que albergó canchas de bowling.

Agencia Télam

TEMAS EN ESTA NOTA