Con una nueva escultura, el "artista del Papa" ya parece "el artista de la Avenida 9 de Julio"

En montaje de "Diálogo interreligioso"
En montaje de "Diálogo interreligioso" Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Silvina Premat
(0)
25 de mayo de 2018  • 20:30

Una nueva obra acompaña desde ayer la vida intensa que transita a diario por la avenida 9 de Julio en su cruce con San Juan. Según su autor, el artista Alejandro Marmo, es "la metáfora de una estrella" y contiene símbolos de las tres grandes religiones: el judaísmo, cristianismo y el islam. La obra pertenece a la serie de obras que viene desarrollando el escultor sobre el diálogo interreligioso, una de cuyas piezas Mauricio Macri entregó al Papa Francisco en su primera visita a la Santa Sede como presidente de la Nación. Aquella escultura tenía 70 cm de alto y transportaba un mensaje desde la patria del Pontífice. La emplazada ayer a metros de la bajada de la autopista 25 de Mayo tiene ocho metros de alto y tres de ancho, y busca ser testimonio de una experiencia vivida en suelo porteño y que da el nombre a la obra: "Diálogo interreligioso".

Monumento de Alejandro Marmo en San Juan y 9 de Julio
Monumento de Alejandro Marmo en San Juan y 9 de Julio Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Será inaugurada en fecha aún a determinar por la Secretaría de culto de la ciudad de Buenos Aires que secundó el proyecto presentado ante la Legislatura porteña por Omar Abboud y financiado por empresas privadas a través de la Ley de Mecenazgo.

De hierro y acero inoxidable del descarte de distintas fábricas, en sus pliegues la escultura conserva la huella de las manos de medio centenar de soldadores y alumnos del taller y centro cultural de Marmo, en Pilar, "Arte en las fábricas" de donde también salieron las obras de este artista que están sobre la mítica a avenida 9 de Julio: los murales de Evita en el edificio del ministerio de Acción Social, la escultura de la Sirena del Río de la Plata y las siluetas de Roberto Goyeneche y Carlos Mugica.

En diálogo con LA NACION Marmo explicó que su nuevo trabajo traduce una lectura de la fe "más emocional que teórica" y que la forma de un astro, en el centro de la obra, simboliza a un Jesús abstracto "que une todas las religiones". Tiene también signos propios de la religión católica, judía y musulmana.

"Respetando el credo en la universalidad, pero trabajándolo desde lo artístico traté de testimoniar las diferentes creencias asociando también la cultura del trabajo, porque estos materiales provienen del mundo del trabajo y tienen la energía de todo el universo de la producción y la industria", dijo . Y advirtió: "En mi caso la fe está en el arte; mi religión es el arte. Respeto a todas las religiones siempre y cuando busquen mirar al otro y construir una sociedad con una esperanza colectiva".

En términos personales la concreción de esta obra es para el artista la "coronación" de su vínculo con el Papa Francisco, quien promovió la firma de un convenio entre los Museos Vaticanos y Arte en las fábricas, y al que conoció en 2009. En ese primer encuentro Marmo trasmitió al entonces arzobispo de Buenos Airs su idea de instalar en Buenos Aires "un anclaje del dialogo interreligioso". La demora de nueve años desde aquellos primeros pasos no es un problema para el escultor que está convencido que obras que se integran en una postal urbana como ésta o los murales de Evita, que tardaron cinco años de idas y venidas, no tienen tiempo físico, "existen antes en el imaginario colectivo de la gente y tienen una fuerza espiritual muy grande que trasciende el tiempo", afirmó.

Con cinco obras de envergadura emplazadas en la vía más importante del país ¿Marmo se convertirá en "el" artista de la 9 de Julio? Lo rechaza de plano. "¡No! Yo soy un trabajador. Con esas obras fui testimonio una época, pero no creo ser el autor, simplemente yo trato de ver eso invisible que existe en la sociedad o en la calle. Tampoco me creo tan importante para pensar que uno es 'el artista de...'. Como decía, estas obras existían incluso mucho antes de que yo fuera artista. Las obras no son mías. Mi autoría corresponde hasta que salen del taller, después ya son de la sociedad o de la Avenida".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.