Suscriptor digital

Las lecciones de España, donde conviven en paz la historia y el futuro

Alejandro Melamed
Alejandro Melamed PARA LA NACION
(0)
27 de mayo de 2018  

España. Historia presente y futura, tan entramada y enredada con la nuestra, en una madeja que ni el más erudito historiador, o el más visionario futurólogo podrían desenmarañar.

España es tierra que combina tapas deliciosas, conquistas sangrientas, resguardo del conocimiento, persecuciones religiosas, inmigraciones de todo tipo, separatismos y turismo ejemplarmente hospitalario -recibe 82 millones de turistas al año y genera 110 mil millones de dólares anuales-. Es hogar de gente amable y de brazos abiertos, orgullosos de su historia y optimistas con su futuro.

Las contradicciones y maravillas del mundo que todavía está y las del que está por venir se palpan en todos lados. A los bares que sirven el carajillo centenario, se le suman ahora los cadetes del Uber Eat -el nuevo servicio para pedidos de comida de la empresa-. Hay taxistas dignos de una película de Almodóvar que se mezclan con las bicicletas o motos eléctricas de alquiler y el car2go.

El tatuaje, un arte que nació junto con la humanidad, hoy desarrolló una nueva industria: los negocios especializados en borrarlos. Las estaciones de "servicio" hoy son de "autoservicio", atendidas por una sola persona, que hacen descuentos si se paga con dinero virtual desde el celular.

Al lado de restaurantes donde un mozo nos atiende con absoluta amabilidad, emergen casas de comida automatizadas, y otras en las que se paga sólo con tarjeta o en un cajero automático, para que el vendedor no se ensucie con el dinero y luego manipule comida, o las tiendas 24 horas de la cadena Box24 que ofrecen pequeños locales con máquinas expendedoras para comprar todo tipo de bebidas y alimentos (incluidos calientes como pizza) sin que haya una sola persona atendiendo.

Frente a las onmipresentes megatiendas como El Corte Inglés, Zara y HyM se junta una enorme cantidad de inmigrantes africanos vendiendo en la calle productos de dudosa procedencia apoyados sobre sábanas y que salen corriendo con su mercadería cada vez que se acerca la policía, operación comercial posmoderna que se repite varias veces por hora.

Las fechas, por su parte, abruman. Mil años tiene este palacio, seiscientos esta mezquita, mil doscientos esta sinagoga. Desde este puerto zarpó Colon hace más de 500 años, por este puente cruzaron los judíos expulsados en el mismo año. En este fuerte resistieron los cristianos las invasiones moriscas hace mil años, en este subsuelo los rabinos ocultaron sus textos sagrados, en esta fortaleza se refugiaron líderes de las diferentes religiones para resistir el fascismo y en ese mismo lugar le hicieron frente con su sabiduría y fuerza moral al terrorismo separatista nacido en los '50 y que se extingue de a poco, bajo el peso de propia inmoralidad.

Las costumbres también se mezclan: en Toledo, la iglesia Santa María la Blanca fue construida como sinagoga en el 1180 con estilo árabe, fue expropiada por la iglesia 200 años más tarde y hoy es cuidada por curas católicos que hablan hebreo y además de la misa cristiana hacen ceremonias ecuménicas para las festividades judías. Lo que ayer fue conflicto, pelea, muerte, luego fue tolerancia, y hoy es paz, interreligiosidad, respeto, amor, convivencia, y frente común al terrorismo y el miedo.

En la ruta desde Madrid a Andalucía conviven plantaciones de olivos y viñedos centenarios, con paneles de energía solar y los molinos de generación de energía eólica. Las estaciones de tren son edificios que lo han visto todo: la industrialización, la guerra, la paz, el amor y el terrorismo, el fin de la historia, el shock del futuro, la revolución tecnológica y ahora el mundo global. Las mismas vías y andenes que despidieron soldados en trenes a vapor, hoy reciben viajeros interconectados e hiperconectados que llegan en trenes de alta velocidad, manejados por software e inteligencia artificial.

Y esa es la gran lección española: si las religiones y las ideas políticas pueden aprender a convivir en paz, también pueden hacerlo las ideas económicas y sociales. La diversidad y la inclusión son un valor y una fuente de innovación y creatividad. España es la prueba viviente de que pasado, presente y futuro pueden convivir y sobrevivir en el camino de la paz y la prosperidad.

Consultor en innovación disruptiva

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?