Suscriptor digital

Bodas de sangre: cruce entre realidad y ficción

Carlos Pacheco
(0)
26 de mayo de 2018  

Bodas de sangre / Dramaturgia: Fernando Rodil / Actores: Ariel Mele, Romina Sak, Silvia Daurat, Nela Forrunato, Sara Córdoba, Fernando Rodil / Música: Los Tabaleros / Dirección: Jimena del Pozo Peñalva / Sala: La Carpintería, Jean Jaurès 858 / Funciones: jueves, a las 21 / Duración: 80 minutos / Nuestra opinión: buena

El mundo rural en el que García Lorca desarrolla su tragedia Bodas de sangre es trasladado por el dramaturgo Fernando Rodil al campo argentino, durante la década de 1950, época en la que el radioteatro estaba en su máximo esplendor. En su texto el creador traslada la historia lorquiana a Pergamino, donde un grupo de teatro amateur decide interpretar la pieza en los estudios de la radio local. Algo inesperado sucede mientras la función se desarrolla en vivo, poco a poco, irá desapareciendo el límite entre la ficción y la realidad. El radioteatro se irá desdibujando para fortalecer un universo pueblerino que nadie esperaba. Pero están allí Los Tabaleros, un grupo musical que apoyará la acción con zambas, chacareras y logrará que el arte de Lorca sobreviva sin dejar de lado su grandeza. Esas creaciones musicales son potentes, pero en esa mixtura de estilos la pieza pierde algo de su originalidad en pos de situaciones de una cotidianeidad que el Lorca nunca hubiera imaginado.

La experiencia es atractiva en lo formal. El juego del radioteatro funciona y también ese cruce entre la ficción y la realidad. Desde la dirección de actores ese universo se complejiza. Los intérpretes deben recrear a actores de provincia con una formación endeble. Y ahí las marcaciones no terminan de ser las adecuadas. Estos actores no expresan pasión a la hora de interpretar los diálogos o los monólogos de Lorca. Con lo cual no queda claro si pueden llegar a participar de un mundo que les propone ser parte de una experiencia de teatro dentro del teatro. Abunda la caricatura, en otros la falta de intención a la hora de enaltecer la poética lorquiana, sobre todo en los textos que dice la Madre. Aun así, el proyecto posee verdaderos aciertos. Entre los más destacados, la aparición de la Luna a través de una elocuente cantante, el monólogo final que recita uno de los guitarristas con aires de milonga.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?