Los 110 años del Colón: vuelve Aida, la ópera que empezó todo

El Teatro Colón cumple 110 años presentando Aida

2:35
Video
Fue el título con el que la sala nació en 1908; actúan hoy todos los cuerpos estables y habrá streaming en teatros del país
Pablo Gianera
(0)
26 de mayo de 2018  

Al final, lo que fue en el principio posiblemente casual o caprichoso, resulta inevitable, y la historia parece así no poder haber sido más que como fue. Cualquiera que hayan sido las razones por las que el Teatro Colón quedó inaugurado, el 25 de mayo de 1908, con una función de Aida, de Giuseppe Verdi, la elección nos resulta inevitable, a tal punto que parece imposible imaginar un nacimiento diferente. ¿Por qué? La respuesta está en las cartas del propio Verdi, un testimonio fuera de serie en la historia de la música. "El éxito de Aida fue honesto, decisivo, y para nada envenenado por 'peros' y esas frases horribles sobre 'wagnerismo', 'música del futuro' y 'melodía infinita'. El público se abandonó a sus sentimientos y aplaudió. Eso fue todo".

Así le escribe Verdi a Clarina Maffei, defensora del Risorgimento. Aquello que Verdi buscaba era continuidad dramática y musical. Lo que importa es que, influido por Wagner o no, Verdi había encontrado algo nuevo. Y un teatro nuevo, el Colón, pedía novedad, y novedad que pudiera ser aplaudida. Antes, a principios del siglo XX, y ahora, con la función de hoy, cuando el teatro decidió festejar los 110 años con ese título.

La puesta elegida para celebrar el aniversario es de Roberto Oswald, régisseur emblemático del teatro
La puesta elegida para celebrar el aniversario es de Roberto Oswald, régisseur emblemático del teatro Crédito: Rodrigo Mendoza/Alejandro Guyot

En los ensayos hay agitación. Los pasillos que llevan a los camarines están poblados de figurantes y cantantes en trajes egipcios. Aquí se puede jugar a ser faraón o esclavo. En la puerta número 6, el director Carlos Vieu vuelve a revisar la partitura. La responsabilidad es mucha, y no solamente por los problemas musicales sino también simbólicos. Aida, en la primera mitad del siglo XX, estuvo vinculada con momentos claves del teatro; después de todo, la cantaron en la sala tanto Enrico Caruso como Maria Callas.

Beatriz Sarlo suele repetir que Jorge Luis Borges fue un Prode que se sacó la Argentina. Lo mismo podría ser válido para la revista Sur, por ejemplo, y especialmente para el Teatro Colón: una floración excepcional en el lugar menos pensado. Igual que Aida.

La soprano Mónica Ferracani tiene a su cargo el papel de la protagonista
La soprano Mónica Ferracani tiene a su cargo el papel de la protagonista Crédito: Rodrigo Mendoza y Alejandro Guyot

Vieu no ignora esta condición excepcional. " Aida es uno de eso títulos emblemáticos del repertorio -cuenta, casi con un pie en el podio antes del ensayo-. Y es un monumento verdiano tras el conocimiento del lenguaje wagneriano y del desarrollo del propio Verdi como compositor y como hombre de teatro. Ya en Il Trovatore, Traviata y Rigoletto, Verdi había probado cosas nuevas, efectos de instrumentación. El paradigma de ópera romántica empezaba a quedarle chico. El descubrimiento del leitmotiv ayuda. Si bien él ya había trabajado con motivos característicos en Traviata, otra cosa es que haya ya motivos que representan a Aida o a Amneris. Aida es una bisagra, un quiebre en el lenguaje verdiano".

Tampoco ignora Vieu el vínculo de Aida con el Colón. "Podría agregar a Beniamnio Gigli, que cantó muy de grande Aida y la gran expectativa era cómo el enorme Gigli de los años 20 y 30 iba a cantar el "Celeste Aida", muy difícil porque el tenor está casi en frío".

Según María Victoria Alcaraz, directora general del teatro, " Aida, que reúne a todos los cuerpos estables y representa a todo el teatro, era ideal para celebrar que una institución pública cumpla 110 años. Y la celebración también consiste en que la mayor cantidad de gente pudiera ver Aida. Después de todo, una ópera es una historia maravillosamente contada, y eso es siempre atractivo".

En buenas manos: el director Vieu en un ensayo
En buenas manos: el director Vieu en un ensayo

Cierto: Aida es un título bien de repertorio y una historia muy bien contada. A la vez, resulta una ópera de secreta peligrosidad. Bastan unas líneas de la crónica de la inauguración de 1908 que publicó LA NACION para darse cuenta: "La enorme expectativa pública que originó el anuncio de esta inauguración, la importancia extraordinaria del teatro y la seguridad de que repercutirán los ecos de esta primera hasta en Europa, infundió en los cantantes, debutantes o no, un pavor que produjo los más desgraciados efectos. Se contaba con el tenor Paoli, y ni este ni Borgatti se atrevieron a cargar con esta responsabilidad".

Quien vaya hoy al Colón, no tendrá razones para desconfiar de las voces. La de Guadalupe Barrientos (Amneris) llena la sala, y no se quedan para nada atrás Mónica Ferracani (Aida) y Enrique Folger (Radamés). "Verdi es uno de los compositores más extraordinarios que escribe para la voz humana. Es un gran tour de force: Radamés, Aida y Amneris", explica Vieu.

Pero Aida es traicionera, con su coro dividido en pueblo, sacerdotes y esclavos, además de los tríos, cuartetos o quintetos, y esto para no hablar de las trompetas egipcias en escena. "Es una partitura muy compleja porque involucra mucha concertación en varios planos -sigue Vieu-. Además, es la primera vez que la mayoría de los músicos de la Estable tocan Aida porque hace 22 años que no se representa. Y para colmo tenemos tres elencos, que hacen versiones completamente diferentes. Yo no soy de esos directores 'modernos' que imponen sus tempi, no importa que el cantante respire o no respire, y fija su versión, sigue y todos obedecen. Yo soy a la antigua: yo sigo al cantante". Después del segundo acto, Vieu hace ajustes rítmicos. Hay todavía imprecisiones, aunque cada ensayo es un verdadero campo de maniobras.

En esta puesta aniversario de Aida confluyen los tres elencos estables del Colón: la orquesta, el coro y el ballet
En esta puesta aniversario de Aida confluyen los tres elencos estables del Colón: la orquesta, el coro y el ballet Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

La puesta de Roberto Oswald, por su parte, se ve mejor que nunca, puro mérito del repositor Aníbal Lápiz. "Quisimos hacer un homenaje a Oswald, a sus colaboradores, y además es una apuesta a títulos que deben integrar el repertorio del teatro", dice Alcaraz, sobre uno de los régisseurs que hizo del Colón lo que el Colón es todavía.

¿Cuánto cambió el teatro en un siglo y pico? ¿Es el mismo que en 1908? "El teatro fue creado con el espíritu de traer las compañías enteras que venían de Europa -dice Alcaraz-, y recién más adelante se empieza a producir. En este punto cambió. Pero en el espíritu siempre está presente la idea de una institución de puertas abiertas. Los compañeros de ruta del teatro están a 10 mil kilómetros de distancia. Es un gran esfuerzo mantener los mismos estándares desde el fin del mundo, y eso desde 1908. Es un entrenamiento: trabajar con estándares internacionales desde su nacimiento. Si no, no era".

Sin embargo, el Colón fue, y sigue siendo, ese Prode que nos ganamos. En términos simbólicos, es incluso un wishful thinking, una expresión de deseos, de lo que podríamos ser colectivamente.

La puesta elegida para celebrar el aniversario es de Roberto Oswald, régisseur emblemático del teatro
La puesta elegida para celebrar el aniversario es de Roberto Oswald, régisseur emblemático del teatro Crédito: Rodrigo Mendoza/Alejandro Guyot

Todos con Aida: la agenda

  • Director musical: Carlos Vieu; director de escena: Roberto Oswald; director repositor: Aníbal Lápiz; Coreografía: Alejandro Cervera. Con la participación de los tres cuerpos estables del Teatro Colón. En la función del estreno los papeles principales estarán a cargo de los cantantes: Mónica Ferracani (Aida), Guadalupe Barrientos (Amneris) y Enrique Folger (Radamés).
  • Domingo 27 de mayo, a las 17, se estrena la ópera de Verdi en una función que será transmitida en pantalla gigante en la Plaza Vaticano y en distintos teatros del interior del país. Por streaming, se podrá seguir en directo desde el sitio web del Colón.
  • Más funciones. Con tres repartos, las funciones continuarán los días 29, 30 y 31 de este mes y el 2 y 5 de junio, a las 20, y el domingo 3, a las 17. Entradas desde $150.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.