Suscriptor digital

El Amalfitani estuvo como nunca con Jaguares: casi 20.000 personas y mucho fervor

20.000 personas ingresaron al estadio
20.000 personas ingresaron al estadio Crédito: @AgusMonguillot
Agustín Monguillot
(0)
25 de mayo de 2018  • 19:12

Fue un feriado patrio perfecto para Jaguares . En lo deportivo, porque superó con el punto de bonus a Sharks , sumó su sexta victoria consecutiva y quedó mejor perfilado en la lucha por entrar a los playoffs. Y en respuesta del público, porque las 19.214 personas que cubrieron el José Amalfitani rompieron el récord de asistencia desde el desembarco de la franquicia argentina en el Súper Rugby .

El viernes puso todo en favor: el feriado tentó, el clima acompañó y no hubo jornada del Top 12 de la URBA, algo que suele coincidir en fecha con los encuentros de Jaguares -suelen tener lugar los sábados-. Ni siquiera en los primeros partidos de la franquicia argentina, cuando había expectativa por algo nuevo, se vio tanto público. Los accesos al estadio estuvieron colapsados -a pesar de las recomendaciones de asistir temprano- y fue habilitada la platea alta Sur, que suele estar vacía. La concurrencia desbordó a la organización: hubo malestar y empujones entre la gente por el amontonamiento y las demoras en los diferentes ingresos.

Una buena noticia fue la cantidad y la diversidad de clubes que aprovecharon su día libre para que sus socios alentaran a Jaguares. Hubo un entusiasmo comparable con el que generan los Pumas cada vez que juegan en Vélez. "Es la primera vez en el año que venimos con los chicos, y la verdad es que hoy la cancha explota en comparación con las otras veces. Para mí tiene que ver con el buen desempeño y con que Jaguares se juega mucho hoy", opinó Pablo, coordinador de las divisiones infantiles de Beromama, de González Catán.

El buen andar del equipo de Mario Ledesma hizo su parte. "Somos exitistas", respondió Alex, un hincha que llevaba una camiseta del conjunto argentino. Él y sus amigos juegan rugby empresarial, son habitués del Amalfitani y se mostraron contentos con esta explosión de popularidad: "Los chicos lo merecen. Venimos bancándolos desde el primer año", celebraron.

La nutrida afluencia de público tampoco pasó inadvertida en el Fan Fest, la zona donde están los juegos y entretenimientos de los patrocinadores y donde se puede consumir comidas y bebidas. "Mirá qué la semana pasada vino gente, pero no tanta como ahora...", distinguió un vendedor de uno de los tantos food trucks que tuvieron largas filas hasta el kick off.

Más público equivale a mayor recaudación para los negocios. "Es proporcional. El nivel de convocatoria es parecido al del primer año, cuando estaba toda la expectativa", apuntó Leonardo, encargado del local que comercializa la indumentaria oficial de Jaguares.

La mejor postal estuvo en las tribunas, que ofrecieron un marco entusiasmante, a la altura de un partido que era fundamental para Jaguares en su objetivo de meterse a los playoffs. La gente se compenetró con un encuentro que fue cerrado esta el final, explotó tras cada try argentino y abucheó al sudafricano Ruan Botha cuando vio fue expulsado por haber agredido a Matías Orlando. La ovación del final y lo que tardaron en retirarse los jugadores resultaron un síntoma del cambio que se aprecia en los últimos tiempos. Y que hace a un presente poco menos que inmejorable.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?