Suscriptor digital

La Iglesia hizo una fuerte apelación en contra de la despenalización del aborto

Poli encabezó el tedeum ante Macri, y dijo que "el primer deber del Estado es cuidar la vida de sus habitantes"; esta semana terminan las audiencias en Diputados
Poli encabezó el tedeum ante Macri, y dijo que "el primer deber del Estado es cuidar la vida de sus habitantes"; esta semana terminan las audiencias en Diputados Crédito: Presidencia
Mariano De Vedia
(0)
26 de mayo de 2018  

Tras el respaldo de la multitudinaria marcha que el domingo pasado reunió a cientos de miles de personas frente al Congreso, en una movilización que se replicó en varios puntos del país, la Iglesia aprovechó ayer la vidriera del tedeum, en la Catedral porteña, para enviar un mensaje contundente en rechazo a la despenalización del aborto .

Lo hizo en la voz del arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli , frente al presidente Mauricio Macri y su Gabinete, al expresar que "el primer deber del Estado es cuidar la vida de sus habitantes, especialmente de los débiles, los pobres y los marginados". Entre esos débiles incluyó, principalmente, a los niños no nacidos.

"Si la propuesta es optar por una u otra vida, en esta bendita tierra austral apostamos decididamente a que vivan las dos, para Dios no hay excluidos", remarcó el cardenal, en momentos en que la Cámara de Diputados se apresta a iniciar la última semana de audiencias públicas antes del tratamiento legislativo de la iniciativa. Poli se sumó, así, a la consigna "Vale toda vida", que la Iglesia promueve en contraposición al aborto. Además, acompañará la jornada de ayuno y oración convocada por el Episcopado para el 7 de junio para "valorar y cuidar el don de la vida".

"Los cambios sociales y culturales se dan en procesos que demandan tiempos que nos trascienden y se extienden más allá de los períodos de un gobierno", dijo el cardenal primado, que recibió por tercera vez en la Catedral a Macri, al cumplirse 208 años de la Revolución de Mayo.

El Presidente llegó puntal a la Catedral, luego de caminar con su Gabinete la distancia que separa a la Casa Rosada del templo mayor de la ciudad, y fue recibido por el cardenal Poli, quien acompañó a Macri y a Juliana Awada por la nave central. Junto a ellos marchaba el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta , y su esposa, Bárbara Diez. Quizás como una concesión por la fecha patria, Larreta lucía una corbata.

En su homilía, que se extendió durante 15 minutos, Poli pidió a las autoridades "desconfiar de los logros instantáneos y recetas prometeicas", en lo que pareció una alusión a las expectativas puestas por el Gobierno frente a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"La indiferencia y el egoísmo de los ricos frente a la miseria de los pobres no pasan inadvertidos a los ojos de Dios, que sí se acuerda de los pobres y no olvida su clamor", dijo el arzobispo, al replicar un salmo y citar varias veces a Francisco.

Recordó, así, que "el magisterio del Papa nos anima a que la defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo". Y, al continuar la cita, expresó que "igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya han nacido, que se debaten en la miseria, el abandono, la postergación, la trata de personas, la eutanasia encubierta [...] y en toda forma de descarte".

La situación social

Poli encaminó su homilía a partir del relato evangélico basado en la figura de Zaqueo, aquel cobrador de impuestos que ejercía "un oficio despreciable" y se esforzaba por ver a Jesús. Un pasaje que le permitió reflexionar sobre la tensión económica que repercute hoy en la sociedad.

Tomó, además, la figura del pueblo, un clásico en las expresiones de Francisco, para recordarle al Presidente la importancia de la memoria histórica y de evitar caer en errores del pasado. "Este pueblo que todo lo toleró sin perder la esperanza de un mañana mejor, confiando en una justicia distributiva largamente anhelada", graficó.

Ante los ministros, entre los que se encontraba el flamante coordinador del gabinete económico, Nicolás Dujovne, llamó a recordar que " en la historia no dominan las fuerzas económicas, sino las espirituales".

"De no ser así -agregó- nos costará mucho explicar cómo, durante más de 200 años, nuestro pueblo atravesó con paciencia y virtud laboriosa los momentos oscuros: viviendo, conviviendo y no pocas veces sobreviviendo a sostenidos períodos de confusión, a la carencia de medios básicos y al flagelo de la desocupación, dando lugar a los inhumanos y humillantes rostros de la indigencia".

Acompañado por sus obispos auxiliares, Poli recordó que "Dios está nombrado en el Preámbulo de la Constitución Nacional, pero nos olvidamos que además existe".

"Pareciera que lo dejamos al margen de nuestras decisiones, confiamos solo en nuestra capacidad, en las estrategias, en las ecuaciones sin que dominemos todas las variables y aun nos afirmamos en nuestra corta experiencia, sin tener en cuenta la memoria histórica del país que también tiene algo que enseñarnos en las horas de prueba".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?