El gran momento de Jaguares se refleja en el récord de público y en que los playoffs están cada vez más cerca

20.000 personas colmaron las tribunas del Amalfitani
20.000 personas colmaron las tribunas del Amalfitani Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Alejo Miranda
(0)
25 de mayo de 2018  • 23:59

A falta de 10 minutos para el final, el partido estaba como para cualquiera de los dos. Jaguares ganaba por 17-13 y había dejado pasar un par de ocasiones. Sharks edificó un ataque de toda la cancha y no llegó al try por un knock-on a centímetros del in-goal. Fue entonces cuando se reveló el temple del equipo argentino. Recuperó una pelota en defensa, realizó un contraataque tremendo y definió el partido.

Esa fortaleza mental es el mayor activo que adquirió este plantel de la mano de Mario Ledesma. La misión inmediata será prolongar ese ímpetu hasta la ventana de junio, y tras esa pausa continuar por la misma senda para llegar a los playoffs, una instancia que Jaguares ya siente próxima.

El éxito por 29-13 con punto de bonus fue el primero de Jaguares sobre Sharks en cinco enfrentamientos, el sexto consecutivo en el Súper Rugby y el octavo en los 13 encuentros de Jaguares en la temporada, cantidad con la cual supera los siete del año anterior, y todavía con tres partidos por jugar. Ramiro Moyano, autor de tres tries y gestor del restante, el de la jugada clave narrada que terminó rubricando Bautista Delguy, fue la gran figura, en una actuación consagratoria.

En resumen, se trató de otra producción superlativa y un paso más en la dirección correcta para Jaguares, que deleitó a la concurrencia récord de 19.214 espectadores en Vélez, cifra que superó la de 18.000 registrados en los dos primeros partidos en casa de la franquicia argentina, en marzo de 2016.

Sharks opuso una resistencia feroz, tanto en los puntos de contacto como en el scrum, y el gran mérito de Jaguares fue estar a la altura en esa batalla física, primero, y en tener paciencia tanto para encontrar resquicios en una defensa asfixiante como en sobreponerse a cierto nerviosismo inicial, en segundo lugar.

Los nervios de la primera media hora se reflejaron en algunas pelotas perdidas en el contacto, pero la defensa compensó con buenos tackles, generando también pérdidas de Sharks. El partido se abrió gracias a una gran jugada de Jaguares, que tras percutir insistentemente en el medio de la cancha consiguió un quiebre por obra de Emiliano Boffelli, que capitalizó Moyano. Y en seguida, luego de que Nicolás Sánchez jugara rápidamente un penal, el wing tucumano estiró aun más la ventaja, que sobre el cierre del primer tiempo Sharks achicó a 10 puntos (17-7).

Dos penales de Robert Du Preez, el máximo goleador del certamen, al inicio de la segunda mitad pusieron a la concurrencia al borde del infarto. Hasta que llegó la gran acción individual de Moyano, inteligente para leer que había un forward enfrente y tozudo para esquivar su tackle. Sobre el final, con el triunfo asegurado y un jugador más por la tarjeta roja mostrada a Ruan Botha, Jaguares tuvo la ambición de ir por el bonus. Y lo consiguió.

"Sharks es el equipo más fuerte del Súper Rugby", sentenció el autor del hat-trick. "Supimos dominarlo ahí, y por momentos ellos nos dominaron. Por suerte logramos quebrarlos en los momentos clave y definimos cuando teníamos que definir. Cuando tuvimos la pelota marcamos puntos", analizó el back.

Dos puntos, apenas, separaban a los dos contrincantes que al inicio de la semana 15 ocupaban las dos últimas plazas clasificatorias para los playoffs. El éxito impulsó a Jaguares hasta la quinta ubicación general del Súper Rugby, al menos hasta la madrugada de este sábado, cuando se enfrentaban Highlanders y Chiefs, que tenían dos partidos jugados menos. Lo más trascendente es que los argentinos quedaron a dos unidades de Lions y sacaron un buen colchón de puntos de distancia contra Sharks (a seis) y Bulls (a diez, con un encuentro menos). Los tres ganadores de las conferencias y los siguientes cinco de la tabla general se clasificarán para los cuartos de final. En las últimas tres fechas, todos los de la conferencia sudafricana se medirán entre sí.

Ahora para el equipo argentino el Súper Rugby entra enuna impasse a raíz de la ventana internacional de junio. El plantel se sacará el traje de Jaguares para vestirse de Pumas. El regreso de la franquicia se producirá dentro de cuatro semanas, cuando recibirá a Stormers, también en Vélez, para luego cerrar la etapa regular de la temporada con dos compromisos en Sudáfrica, ante Bulls y Sharks.

El éxito en el día patrio dejó a Jaguares a las puertas de los playoffs. Un objetivo al que los jugadores no esquivan. Con la mentalidad con la que actuaron este viernes, pueden llegar hasta donde se propongan.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.