Análisis táctico: Real Madrid y el valor de tener una defensa que gana partidos (y finales)

Christian Leblebidjian
Marcelo grita con furia uno de los goles del Real; fue una de las figuras, como Sergio Ramos y Varane
Marcelo grita con furia uno de los goles del Real; fue una de las figuras, como Sergio Ramos y Varane Fuente: Reuters - Crédito: HANNAH MCKAY
(0)
26 de mayo de 2018  • 18:14

Uno de los puntos que más se le cuestionó a Jorge Sampaoli a la hora de armar la lista de 23 jugadores para disputar el Mundial fue el poco recambio que ofrecía el plantel en los puestos de marcadores centrales y el N° 5. Se desprende que los titulares serían Otamendi y Fazio en la zaga, con Biglia más adelantado, pero después estaría Rojo como central natural. Pero también fue tema de discusión la inactividad por lesiones de Javier Mercado (en duda hasta hace poco sobre sus posibilidades de viajar), el propio Lucas Biglia y que la única alternativa para jugar como mediocampista tapón es Javier Mascherano, que más allá de haberse ido a jugar a China no había logrado hacer buenos partidos con la selección en los últimos tiempos. Porque, más allá de los estilos y tener una voluntad protagónica, si hay algo a considerar en un Mundial es que la defensa debe ofrecer garantías, desde las calidades individuales y desde el bloque colectivo, un sistema que los potencie.

El mejor ejemplo se vio en la final de la Champions League que ganó Real Madrid ante Liverpool . Es cierto que los flashes se fueron con el terrible golazo de Bale para el 2-1 y con los errores que cometió el arquero Karius, pero la defensa del equipo de Zidane respondió desde lo individual (sobre todo) y desde lo colectivo (también) para estar a la altura de una final así.

Carvajal (después Nacho), Varane, Sergio Ramos y Marcelo tuvieron aportes "salvadores" en Kiev, mucho antes de que la final esté definida. En los primeros cinco minutos hubo dos cierres de Varane (como líbero) muy veloces y justos que evitaron que dos jugadores de Liverpool queden mano a mano con Navas. A los 21 minutos de la primera etapa, hubo otro gran cierre de Sergio Ramos desde el centro (casi a la altura del punto penal) hacia la derecha. El arquero Navas respondió más de una vez, la primera para desviar un remate cruzado de Alexander Arnold. A los 32 minutos, Casemiro (un equilibrista) se impuso ante Milner, ganó la posición con el cuerpo y, con oficio, generó un foul defensivo sobre la banda a favor de Real Madrid. Era un contraataque peligroso, pero...

Uno de los ataques del Real con las proyecciones de Marcelo

Varane volvió a aparecer en el segundo tiempo, a los 9 minutos, para cabecear al córner una jugada que tenía destino de gol de Mané, entrando por el segundo palo. Sergio Ramos apareció en todo su potencial con otro cruce "salvador" a los 24, cuando todavía el partido estaba 2-1. Era gol de Firmino, pero salvó Ramos.

Lo mejor de Marcelo, se sabe, son sus proyecciones como wing izquierdo. Por allí fue, por 25° vez, en la jugada que envió el centro con derecha (con el perfil invertido) para el golazo de Bale. Pero Marcelo fue el jugador de Real Madrid que más pelotas recuperó en la final: 11, según los datos de Opta, seguido por Kroos (7 quites). No todo lo que reluce es cruzando a campo rival.

Nacho (reemplazante del lesionado Carvajal -que sí se equivocó en un pase atrás a Ramos en el primer tiempo-) tuvo un par de complicaciones pero defendió también con "el cuchillo entre los dientes" y no bien ingresó casi hace un golazo pisando el área rival.

La defensa, con Ramos, sí falló de arriba (ante Lovren), en la pelota parada del transitorio gol de Mané, pero después el Real ganó de arriba en 5 de las 7 tiros libres que tuvo Liverpool. Que los defensores pierdan duelos individuales fueron una excepción.

Otra vez ganó Real Madrid una Champions. Los ojos se fueron con los que hicieron los goles (y con los que se equivocaron), pero los defensores de Zidane tuvieron su triunfo invisible. Porque, en definitiva, más allá de sus gestos técnicos, lo que más se valora de un defensor es que defienda bien. En una final de Champions League como en un Mundial.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.