Suscriptor digital

Inesperados espasmos K en el oficialismo

Pablo Sirvén
Pablo Sirvén LA NACION
(0)
27 de mayo de 2018  

Inevitable déjà vu experimentó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, cuando el martes por la mañana participó de la primera reunión entre Nicolás Dujovne, como primus interpares, y sus colegas de nueve ministerios ligados a diversas áreas económicas.

Veinte años antes, el homónimo del mítico cofundador del MID, su abuelo, con Arturo Frondizi (ambos, por siempre presentes en una de las fotos que decora su despacho en el primer piso de la Casa Rosada), participaba de encuentros similares cuando gobernaba Carlos Menem. Solo que entonces había una voz cantante, la del ministro de Economía (Roque Fernández) y los demás eran secretarios de Estado que dependían de él. Operativamente resultaba más práctico y evitaba el nefasto síndrome del teléfono descompuesto. Frigerio es uno de los funcionarios que recuperó mayor visibilidad tras los últimos sacudones económicos y el que en la reunión del gabinete ampliado en el CCK volvió a poner sobre el tapete el tema de la eventual reelección de Macri en 2019, justo cuando parecía desvanecerse y empezaban a arreciar las versiones de que María Eugenia Vidal podía tomar esa crucial posta.

Volviendo a Dujovne -a quien se vio mucho más distendido y risueño durante el tedeum patrio-, es obvio que al coordinar a funcionarios de su mismo rango subió de nivel, aunque sigue estando unos cuantos escalones más abajo respecto de los superministros de Economía de otras épocas.

El presidente Mauricio Macri no quiere dar el brazo a torcer en este punto y en eso se parece a Néstor y Cristina Kirchner que, tras deshacerse de Roberto Lavagna, siempre prefirieron para ese cargo personas más dóciles y de bajo perfil.

En la peculiar forma en que se conoció este singular cambio el fin de semana pasado se intuyó la mano del cascoteado jefe de Gabinete, Marcos Peña, en pleno control de daños, y por eso también cauteloso al retomar un protagonismo menos enfático en su informe a los diputados y hasta en consentir un más alto perfil mediático de su lugarteniente Mario Quintana que, aunque despojado de su papel de coordinador económico, participó con Gustavo Lopetegui del debut en ese papel del ministro de Hacienda. Pregunta crucial: en tanto los nueve ministros del área ahora reportan a Dujovne, ¿este lo sigue haciendo a Jefatura de Gabinete o ya tiene un diálogo más privilegiado y directo con el Presidente?

Peña y cía. tienen por delante, en las próximas semanas, el gran desafío de demostrar qué tan buenos tiempistas son en la era de la fragilidad financiera, para restañar las heridas que sufrieron y recuperar el poder casi total que les confirió Macri en diciembre de 2016 (sus ojos, oídos e inteligencia).

La devaluación, y los dañinos efectos colaterales del consecuente plus inflacionario aún en proceso, despertó casi al mismo tiempo inesperados impulsos morenistas (no de Mariano, el patriota de la Primera Junta, sino de Guillermo, el abusador psicológico, y algo más, de los empresarios cuando mandaba el kirchnerismo) en Elisa Carrió, María Eugenia Vidal y el mencionado Quintana.

Las amenazas y admoniciones públicas de tan ilustres capitostes de Cambiemos a los descarriados que están subiendo los precios de manera irresponsable prueban dos cosas: 1) que, efectivamente, cuando suceden episodios cambiarios de la magnitud actual nunca faltan los vivos que se aprovechan de esa circunstancia y se hace necesario ponerlos en vereda rápido y 2) que ya desde la disparada de precios que hubo en los tiempos finales del gobierno de Cristina Kirchner, el nuevo equipo entrante demostró cierta incapacidad, indiferencia, desidia, inocencia, distracción (o todo junto) para establecer canales más institucionales, permanentes y eficaces, al menos en el funcionamiento normal del vital mercado de los alimentos básicos.

Pero, atención, punto a tener en cuenta: si creen que la economía argentina se normalizará solo pisando los talones de los empresarios y comerciantes desaprensivos van por mal camino. A no engañarse: rinden más tela mediática que resultados concretos.

Como no hay dos sin tres, en otra cosa más, el instinto kirchnerista (aunque con mejores modales, sin estridencias ni cadenas, pero sí más dudas) sobrevoló en estos días al equipo oficial: la tentación de ponerle stop al descenso gradual de las retenciones a la soja para no seguir ahondando el abismal déficit fiscal. A diez años exactos del enfrentamiento del campo con Cristina Kirchner, la mesa de enlace volvió a ponerse en guardia. El jefe de Gabinete salió con palabras más claras que Dujovne a tranquilizar al sector agropecuario.

Exégeta presidencial, Peña parafraseó en estos días aún de tantas incertidumbres económicas el desgraciado eslogan de Macri "lo peor ya pasó" con un inoportuno "ya hemos pasado la etapa más difícil", inútiles ejercicios de futurismo que las duras realidades que estamos atravesando (y atravesaremos) pueden terminar por desmentir nuevamente. Con el agravante de que en vez de tranquilizar suenan a negación de las dificultades, lo que inquieta mucho más porque supone que no se enfoca con precisión y de frente el enorme problema en el que estamos metidos.

psirven@lanacion.com.ar

Twitter: @psirven

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?