Nacional de Clubes de Rugby: otro momento inolvidable en el eterno romance de Agustín Gosio y Newman

Mignone, Gutiérrez Taboada y Uranga festejan el segundo try de Gosio, tapado por Brandi en la escena
Mignone, Gutiérrez Taboada y Uranga festejan el segundo try de Gosio, tapado por Brandi en la escena Crédito: Rodrigo Néspolo
Alejo Miranda
(0)
26 de mayo de 2018  • 23:59

Ni los mellizos Contepomi, ni Marcos Ayerza, ni Cristian Viel. Agustín Gosio es "el jugador más importante en la historia de Newman ". Las palabras de Florencio Llerena reflejan el sentir de todo el club. "Es una leyenda", resume Jerónimo Ureta.

El Canario jugó su primer partido del año en la división superior del Cardenal y resultó decisivo al apoyar dos tries en la vibrante victoria 30-27 sobre Pucará, en las semifinales del Nacional de Clubes , ayer en Benavídez. En la definición volverá a tener enfrente a Hindú, en busca del esquivo primer título en su historia.

El partido fue apoteótico, ya que Newman perdía 27-10 al inicio de la segunda mitad y lo dio vuelta a puro corazón. Un penal de Gonzalo Gutiérrez Taboada de más de 40 metros a un minuto del final estableció el score definitivo, no sin antes sufrir en el cierre con la espalda contra el in-goal.

En esa levantada mucho tuvo que ver el Canario. Una tendinitis en el talón de Aquiles había postergado su presencia en el primer equipo esta temporada, pero se reincorporó de a poco jugando en las divisiones subalternas y ayer estuvo como resesrva del primer equipo. Ingresó a los 26 minutos por la lesión en el tobillo de Francisco Montoya y marcó dos tries con su sello.

El primero fue en el final de un primer tiempo que había sido todo rojo. Pucará explotó al máximo la potencia de Manuel Montero , que apoyó el primero y gestó el tercero (en el medio hubo uno del hooker Romandetto). A los seis minutos del segundo tiempo se puso 27-10 gracias a la conquista de Juan Delguy. El partido daba la sensación de cosa juzgada. No sólo por el score, sino porque el visitante dominaba el juego de forwards y desequilibraba con sus backs.

Pero Newman nunca se dio por vencido. Un par de penales le facilitaron el segundo try por la vía del line-out y el maul (Marco Mazuchelli), y luego Gosio capitalizó un genial quiebre defensivo de Gutiérrez Taboada para dejar el partido a tres (27-24). Después, Scoobie acertó dos penales kilométricos para sellar el triunfo. El pie del apertura fue determinante. Sus 15 puntos respondieron a un 100% de eficacia, cuando los pateadores de Pucará fallaron dos goles, dos penales muy accesibles y un drop.

"Tratamos de no perder el control y volver al plan estratégico que teníamos, algo que en el primer tiempo no habíamos hecho", graficó Gutiérrez Taboada. "En el segundo tiempo cuidamos más la pelota y tuvimos más orden. Después, fue el corazón del equipo que se mató para darlo vuelta".

El eufórico festejo con la ruidosa hinchada resonó más al contrastar con el llanto y la desolación de los jugadores de Pucará. En el epicentro estaba Gosio. "El Canario es todo lo que representa el rugby de Newman. Hoy lo volvió a demostrar. Es un jugador distinto al resto", amplió Llerena su opinión.

Newman fue una fiesta con el triunfo sobre Pucará
Newman fue una fiesta con el triunfo sobre Pucará Crédito: Rodrigo Néspolo

Ureta fundamentó su concepto de Gosio como "leyenda" del Cardenal: "Esté dentro de la cancha, de suplente o desde afuera, siempre aporta para poner al equipo arriba. Es un placer disfrutarlo jugar. Lo admiro desde que tengo 10 años y ahora es un honor poder jugar a su lado".

Los elogios entre sus compañeros se multiplican. "Lo que hizo el Canario es algo espectacular", agregó Tomás Keena. "Que entre y contagie energía como lo hizo es lo más lindo. Tenerlo adentro de la cancha es tener a parte de la historia de Newman".

A los 35 años, Gosio sigue desparramando velocidad dentro de la cancha, igual que cuando una destacada incursión en Pampas XV lo llevó a vestir la camiseta de los Pumas en el Mundial de Nueva Zelanda 2011, donde incluso consiguió marcar un try, en el partido ante Georgia.

Es el alma de este Newman que vuelve a estar en una final grande, como en la de la URBA 2008 y la del Nacional de Clubes 2015, todas con el emblemático wing adentro de la cancha (junto con Luciano Borio son los únicos jugadores entre los que actuaron ayer que estuvieron en ambas definiciones). Todas ante Hindú. La historia se repetirá el próximo 30 de junio en Vélez, en el marco del partido entre Jaguares y Stormers. Al romance entre el Canario y el Cardenal sólo le falta un título para que sea total.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.