Suscriptor digital

Entre los recortes y la campaña: Pro lanza un entrenamiento de militantes para 2019

Impulsada por Jóvenes Pro, la iniciativa buscará que los dirigentes jóvenes tengan más exposición mediática y política
Impulsada por Jóvenes Pro, la iniciativa buscará que los dirigentes jóvenes tengan más exposición mediática y política
Alan Soria Guadalupe
(0)
28 de mayo de 2018  • 11:13

En paralelo al recorte de gastos y a la profundización de un ajuste en la administración pública, el oficialismo no pierde de vista el desafío electoral de 2019. La juventud de Pro pondrá en marcha a partir de la semana que viene un programa de formación de líderes con el objetivo de hallar y potenciar nuevos cuadros políticos en todo el país que asuman un rol protagónico en la campaña del año que viene.

Si bien el plan es llegar con las capacitaciones a los 24 distritos en un año, el ojo estará puesto particularmente en el interior, en aquellas provincias donde Pro todavía está lejos de tener el peso que tiene en la Ciudad de Buenos Aires o en la provincia. Por eso, las primeras capacitaciones serán en Tucumán, el 2 de junio, y en Santiago del Estero al día siguiente. Le seguirán Río Negro, Corrientes, Rosario y Córdoba.

El plan será entrenar a los dirigentes jóvenes para que puedan desempeñarse mejor en lugares de alta exposición. Participarán de talleres en los que simularán entrevistas periodísticas, darán discursos y serán motivados para aparecer con mayor frecuencia en debates universitarios o en los medios. Deberán usar esas herramientas para construir su propio capital político.

Con el apoyo de la Escuela de Formación de Dirigentes Políticos, que dirige el senador Esteban Bullrich , los talleres también contarán con capacitaciones en cuestiones más técnicas ligadas a la gestión, aunque no será lo central.

"En 2019 habrá muchos municipios y provincias donde hay que ganar. Los jóvenes tienen que estar preparados para ocupar todos esos espacios y tomar decisiones", señaló a LA NACION Damián Arabia, flamante secretario de Formación Política de la agrupación. Y agregó: "No se trata de formación técnica ni profesional. Es formación de jóvenes que van a tener que tomar decisiones, ver si aprueban proyectos de ley o llevar adelante una gestión. Por eso el programa se llama Decisiones".

Arabia, hombre del riñón de Patricia Bullrich y actual funcionario en el Ministerio de Seguridad, es uno de los dirigentes que renovó la cúpula de Jóvenes Pro junto a Camila Crescimbeni, que reemplazó a Pedro Robledo en la presidencia y que busca que la formación de líderes sea un pilar de su gestión.

La decisión de orientar la formación a las cuestiones más informales como la oralidad o el debate partió de los resultados que arrojaron los focus group que la agrupación realizó entre los militantes en los últimos meses. Más de la mitad de los nuevos dirigentes –entre los que hay un alto porcentaje de profesionales o estudiantes universitarios- se identifican como militantes pero no como futuros líderes. "El trabajo está ahí, en hacer que se sienta esa autoestima de líder", sintetizó Arabia, que viajará al interior para coordinar los talleres, que serán brindados por dirigentes locales.

Los jóvenes Pro de todo el país asistirán en los próximos meses a charlas con dirigentes experimentados del macrismo, con posibilidad de ampliarlo al resto de Cambiemos, y participarán de talleres que buscarán explotar capacidades de liderazgo, como en la recreación de modelos de Naciones Unidas, conocidos en los colegios secundarios.

Habrá actividades llamativas. Uno de los ejercicios será simular una entrevista periodística con un detalle curioso: el dirigente evaluado será un candidato en campaña, pero con un pasado de actor independiente. La tarea será convencer que puede ser un político con capacidades de gestión.

Militantes de Pro, en el búnker de Cambiemos el día de la elección presidencial que ganó Macri
Militantes de Pro, en el búnker de Cambiemos el día de la elección presidencial que ganó Macri

Otra actividad plantea la necesidad de distribuir oficinas de distintas características entre un grupo de dirigentes que serán del mismo equipo y con cargos de igual jerarquía. Algunas serán pequeñas, ruidosas o sin ventanas, mientras que otras serán espaciosas y cómodas. Se verá quién lidera el debate, quién cede en beneficio del conjunto o si afloran los egos.

Por su parte, el programa también contempla que los militantes participen en un ejercicio de confianza. Todo transcurrirá en un cuarto en el que habrá un balde vacío en una esquina y, en la otra, habrá un grupo de dirigentes con los ojos vendados y con un vaso lleno de agua en la mano. Sólo habrá una persona con los ojos libres que deberá guiar al grupo hasta depositar el agua en el balde.

"Queremos orientar la formación hacia el liderazgo que implica reconocer escenarios y tomar decisiones de todo tipo, en lo ejecutivo y lo legislativo. Queremos apoyar a los jóvenes de todo el país que eligieron involucrarse en la política", sostuvo Crescimbeni.

Según indicaron en la agrupación, los cursos serán itinerantes y no se abrirán escuelas. Sí evalúan implementar, como en muchas instituciones educativas, una plataforma digital para subir contenidos académicos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?