Duque y Petro pasan al ballottage más polarizado de la historia de Colombia

El festejo de los seguidores de Iván Duque
El festejo de los seguidores de Iván Duque Fuente: AP
Daniel Lozano
(0)
27 de mayo de 2018  • 19:22

BOGOTÁ.- El derechista Iván Duque, elegido personalmente por Álvaro Uribe para regresar al poder presidencial, parte como favorito para ganar la segunda vuelta electoral tras obtener más de 7 millones y medio de votos, con el 39,14% del total de los sufragios. El discípulo del expresidente superó las cifras del maestro en 2002 y 2006, incluso lo logrado por el derrotado Óscar Iván Zuloaga en 2014, gracias al histórico crecimiento de la participación electoral.

"Tenemos el deber de seguir adelante para lograr la victoria. Quiero ser el presidente que una nuestro país y no gobernaré con espejo retrovisor", adelantó el ganador, quien insistió en que encabeza a una nueva generación de jóvenes.

Su rival será Gustavo Petro, quien además ha escrito otro capítulo de la historia política del país cafetero: nunca antes la izquierda había aspirado a la presidencia en segunda vuelta, que se disputará el 17 de junio. El exalcalde de Bogotá conquistó 4.850.000 votos y el 25,08% de los sufragios, rompiendo el techo obtenido por el histórico dirigente del Polo Democrático Carlos Gaviria, quien en la primera vuelta de 2006 enfrentó a Uribe con el 22,02% de los votos y dos millones votos menos que Petro. Una gran paradoja, ya que Gaviria no ocultaba el desagrado que le producía las estrategias de quien fuera guerrillero del M-19, convertido hoy en el principal símbolo de la izquierda colombiana.

Iván Duque, el canidato de Uribe, hoy después de votar
Iván Duque, el canidato de Uribe, hoy después de votar Fuente: AFP

"Ha culminado una etapa. Matemáticamente la ventaja de Duque y sus aliados ha disminuido en 10 puntos, ellos parecen tener un techo y somos nosotros, las fuerzas libres de la ciudadanía, las que no parecen tener techo. Vamos a vencer, se puede cambiar la historia de Colombia", clamó Petro, quien insistió en el pluralismo como uno de los ejes de la democracia, olvidado el país de los conservadores y los liberales.

Para Petro, denostado por buena parte del país por sus vínculos con Hugo Chávez, lo que está en juego es avanzar al futuro o volver al pasado, el autoritarismo y la exclusión contra los ciudadanos libres y una "sociedad clase media que brinde oportunidades a la población".

Sergio Fajardo, tercero en disputa, se quedó a 1,36% y 260.000 votos de culminar la remontada, que en los últimos días parecía la de un sprinter en un maratón. La lucha por la segunda plaza, voto a voto, no ha variado un centímetro el discurso político del líder de la alianza con Verdes y con el Polo Democrático, que de forma sorprendente ganó Bogotá al exalcalde Petro con 1.200.000 votos. Un paisa (Medellín) reinando en la capital Bogotá.

Petro es el primer candidato de izquierda que pasa a una segunda vuelta
Petro es el primer candidato de izquierda que pasa a una segunda vuelta Fuente: AFP

"Hemos avanzado muchísimo, son muchos votos. Votos libres, construidos por convicción y entusiasmo. Hay que cuidar Colombia, tenemos muchas heridas, no queremos más violencia", destacó el gran perdedor, quien confirmó que la alianza se mantiene en pie y que luchará por conquistar alcaldías el año que viene, incluida la capital del país y sus 8 millones de habitantes.

Fajardo felicitó a los dos ganadores, pero no dio pistas de a quién apoyará dentro de tres semanas. Lo mismo ocurrió con Germán Vargas Lleras, cuarto con el 7,07% de los sufragios, quien no ocultó su decepción. Quien era gran favorito el año pasado fue arrastrado por la fuerza y carisma de los otros candidatos.

Colombia vive así un duelo donde nunca antes las ideas estaban tan alejadas, casi en las Antípodas. Así se lo recordaron los simpatizantes de Duque a Petro, cuando empezaron a entonar el cántico "Y no, nos da la gana, una dictadura como la cubana", repetido una y mil veces en las marchas opositoras de Venezuela.

Sabedores de que no les basta con lo ya hecho, los dos candidatos, tildados por Santos de ser extremistas de derecha e izquierda, iniciaron anoche mismo un viaje urgente al centro político, con la misma intención: sustituirle. Petro insistió en que no pretende expropiar y Duque lanzo guiños a diestro y siniestro, incluyendo a Fajardo ("sintonizo con él en la ética"), a Vargas Lleras ("su programa es riguroso y serio") y De la Calle.

Un duelo inédito en Colombia, donde la izquierda sobrevivió estigmatizada por el terrorismo de las guerrillas marxistas y maoístas. En los sondeos previos a la jornada de hoy, al ser preguntados a quién votaría de pasar los dos ganadores a segunda vuelta, los colombianos otorgaban a Duque una ventaja de diez puntos, menos incluso que los 14 logrados hoy.

La mejor noticia del día llegó con la participación récord. En un país donde más de la mitad de sus gentes viven de espaldas a la política, hoy votó el 53,3%, 12 puntos más que en la primera vuelta de hace cuatro años. Unas cifras históricas, empujadas por los vientos de regeneración política de las nuevas generaciones y por el fin de la guerra de medio siglo con las FARC. Su líder, Rodrigo Londoño "Timochenko", acudió hoy a las urnas como un ciudadano más, sin pena ni gloria pero dejando testimonio del triunfo de la paz en el país pese a las turbulencias que atraviesa el proceso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?